_
_
_
_

La candidatura del Paisaje del Olivar de Andalucía como Patrimonio Mundial de la Unesco se tambalea

Tres organizaciones agrarias esgrimen el rechazo de propietarios de fincas a la inclusión en la lista de la organización de la ONU porque afectaría “al derecho de propiedad y a la libertad de empresa”

Paisaje del Olivar Andalucia
Paisaje de olivares en la ciudad cordobesa de Luque.paco puentes
Ginés Donaire

La candidatura del Paisaje del Olivar de Andalucía para lograr ser Patrimonio Mundial de la Unesco se tambalea. Después de ocho años de trabajo y cuando el expediente enfilaba ya hacia el Comité de Patrimonio Mundial para su evaluación en 2024, la aspiración de buena parte del sector oleícola andaluz y de las instituciones públicas ha recibido un frenazo en seco por las alegaciones presentadas por tres organizaciones agrarias. Asaja, Coag y Cooperativas Agroalimentarias esgrimen el rechazo de los propietarios de las fincas olivareras por entender que “tanto el derecho de propiedad como la propia libertad de empresa se ven seriamente afectados por esta catalogación”. El presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, visiblemente enojado, ha anunciado que el documento se paraliza hasta la reunión de urgencia convocada para este miércoles, 18 de enero, con la presencia de todas las partes implicadas.

El expediente para encumbrar al Paisaje del Olivar incluye fincas oleícolas de una superficie de 139.000 hectáreas (sobre un total de 1,3 millones de hectáreas en toda la comunidad andaluza), localizadas en cinco provincias: Jaén, Córdoba, Granada, Sevilla y Málaga. Sin embargo, según el escrito de alegaciones presentado por las tres organizaciones agrarias, “son evidentes las limitaciones y obligaciones que esta figura impondrá a los agricultores, ganaderos y propietarios del territorio afectado”. Entre ellas mencionan la ejecución de obras y actuaciones de conservación, los derechos de tanteo y retracto, la expropiación o la obligación de comunicar cualquier alteración agraria a la Administración competente. “La modernización y reconversión del olivar se vería afectada por esta catalogación”, ha expresado el gerente de Asaja en Jaén, Luis Carlos Valero.

Las organizaciones que han alegado dicen que desconocen cuáles serán las “supuestas ventajas” de esta figura para los propietarios de las fincas y recuerdan que en el documento de adhesiones que se les presentó en 2017 se indicaba con claridad que no habría ninguna limitación de uso de manejos en la actividad productiva. “El expediente se ha hecho a hurtadillas y sin tener en cuenta a los agricultores”, ha censurado Valero.

En cambio, desde la Diputación de Jaén —principal impulsora de la candidatura junto a las fundaciones Savia y Juan Ramón Guillén—, se ha indicado que el expediente está “totalmente terminado” y que se ha reformulado en el último año siguiendo las indicaciones de la Unesco. El documento iba a ser presentado este mismo mes ante el Ministerio de Cultura y Deporte, para que a su vez este lo haga ante la Unesco para su evaluación en el año siguiente.

Según informó el Consejo de Patrimonio Histórico Español (órgano de colaboración entre el Estado y las Comunidades Autónomas), el Monasterio de San Jerónimo de Yuste, en Cáceres, y el Monasterio de Santa María la Real de Aguilar de Campoo, en Palencia, son candidaturas que España presentará para la obtención del sello del Patrimonio Cultural Europeo en marzo de 2023. Mientras, las candidaturas a Patrimonio Mundial son: Menorca Talayótica, que será evaluada en junio por la Unesco y Los paisajes del olivar, que estaba prevista evaluarla en el verano de 2024 si sigue adelante.

Con todo, todas las partes confían aún en poder salvar la candidatura en la reunión del miércoles, que contará con presencia de representantes de la Diputación de Jaén, la Junta de Andalucía —a través de las consejerías de Cultura y Agricultura— y las organizaciones agrarias para abordar las alegaciones presentadas al expediente. Desde el Gobierno andaluz, presente en el encuentro celebrado este lunes en Jaén, se ha informado de que la declaración que se persigue “es buena para Andalucía”, pero, al mismo tiempo, dicen entender las razones de los propietarios de las explotaciones olivareras: “Hay que contar con ellos”.

A la espera de poder acercar posturas, a las organizaciones que han alegado les han llovido las críticas. Sin embargo, UPA Jaén, la organización agraria que se ha descolgado del escrito de alegaciones, ha lamentado la “escasa altura de miras” y la “falta de lealtad institucional” del resto de organizaciones, que “hacen peligrar la candidatura del Paisaje del Olivar”. El vicesecretario de Organización de UPA Jaén, Elio Sánchez, ha subrayado: “Lo que sí tenemos muy claro es que esta declaración no puede ir en detrimento de los agricultores”.

En la misma línea, Francisco Casero, presidente de la Fundación Savia, de ámbito nacional, que tiene como objetivo dar valor a lo rural, advierte del “error histórico” que supondría retirar la candidatura y añade: “No se pueden tirar por la borda ocho años de trabajo para poner en valor un paisaje cultural con 180 millones de árboles que es único en el mundo”. El expediente que iba a ser elevado a la Unesco realza un manto verde que se extiende desde la provincia jiennense hasta la localidad sevillana de Estepa, un itinerario de algo más de 200 kilómetros que supone el elemento articulador y de mayor visibilidad de un paisaje singular, con incursiones en las comarcas de La Loma, Sierra Mágina o Sierra Sur, en Jaén; la Subbética cordobesa, las campiñas media y alta del Guadalquivir y las sierras de Estepa.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_