_
_
_
_

El fervor por Sorolla resucita en el centenario de su muerte

Varias exposiciones celebran en 2023 el centenario del maestro de la luz. El Museo del Prado centra su homenaje en los retratos del artista con dos piezas que salieron de España durante la Guerra Civil

'Mi mujer y mis hijas en el jardín, 1910', Sorolla de la Colección Masaveu.
'Mi mujer y mis hijas en el jardín, 1910', Sorolla de la Colección Masaveu.Marcos Morilla

Pocos artistas en la historia gozan de la popularidad y del fervor que Joaquín Sorolla (Valencia, 1863Cercedilla, 1923) consiguió en vida. No solo fue muy pronto profeta en su tierra, sino que en la primera década del siglo pasado arrasaba en las principales ciudades del mundo con exposiciones en las que exhibía un insólito número de obras. Valgan algunos ejemplos: en su muestra de París de 1906 se mostraron 497 cuadros; en Berlín, al año siguiente, 280; y en 1909, en Nueva York, 356. El maestro de la luz y del color, como muy pronto se le empezó a conocer dentro y fuera de España, adquirió tal relevancia y poder que el cainismo nacional no dejó de criticarle por ir a contracorriente en un comienzo de siglo en el que las grandes revoluciones artísticas se sucedían sin descanso. Cuando no le comparaban con Pablo Picasso. Ahora, en vísperas del comienzo del centenario de su muerte, el 10 de agosto de 2023, son varias las iniciativas que se han adelantado a una programación oficial que tendrá carácter nacional e internacional.

La primera exposición se inauguró el pasado lunes en el Museo Sorolla de Madrid, uno de los centros de peregrinación obligados de los admiradores del artista y su mundo. La que fuera vivienda de la familia del pintor exhibe de manera permanente unas 1.500 obras. La muestra para celebrar el aniversario se titula Orígenes. Aquí se explora el camino de dificultades que sorteó el valenciano hasta convertirse uno de los pintores de mayor éxito nacional e internacional de la España de entre siglos. Con tan solo dos años, la epidemia de cólera que asoló la ciudad en 1865 le dejó huérfano y fue acogido, con su hermana Concha, por sus tíos maternos, Isabel Bastida Prat y José Piqueres, quienes les dieron calor y cariño y guiaron sus primeros pasos. La exposición continúa con los inicios del pintor en su Valencia natal, su formación en las Escuelas de Artesanos y en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, un tiempo durante el que compaginaba las clases de dibujo con el trabajo en el taller de cerrajería de su tío José. Comisariada por Luis Alberto Pérez Velarde, a partir de marzo la exposición viajará a Valencia.

La sala del Museo del Prado donde se expone el retrato que hizo a Manuel Bartolomé Cossío.
La sala del Museo del Prado donde se expone el retrato que hizo a Manuel Bartolomé Cossío.efe

Orígenes es la confirmación de que pronto se convertiría en el artista prolífico y popular que inventó un peculiar impresionismo gracias a su visión de la luz y del color. Aquel consiguió que en Nueva York, casi 170.000 personas acudieran a una de sus exposiciones en la Hispanic Society of America durante un solo mes, febrero de 1909, según recogen las crónicas de The New York Times. En las páginas del diario se contaba cuando Sorolla retornó a España podía presumir, con motivos, de haber hecho las Américas. Había vendido 195 cuadros y había firmado retratos del presidente William Howard Taft y otras personalidades estadounidenses relevantes en la época. En su siguiente visita a Estados Unidos, en 1911, recibió nada menos que 54 encargos de retratos de poderosos ciudadanos. Fue tanto el trabajo que algunas de estas solicitudes fueron rematadas después de retornar a Madrid.

Los otros fastos

El Consejo de Ministros aún tiene que aprobar la Comisión Nacional, encargada de organizar y coordinar los fastos. Por lo que ha trascendido de ese programa aún abierto, queda descartada una antológica. En 2009, el Museo del Prado le dedicó una gran exposición a Sorolla. Se reunieron entonces 102 pinturas, el 20% inéditas, para retratarle como un pintor plenamente instalado en la modernidad del siglo XX, situado a la altura de los grandes maestros españoles representados en el museo: Velázquez, Goya o el Greco. Pero con un artista tan productivo (más de 4.000 obras inventariadas) y tan reconocido en todo el mundo, son muchos los aspectos pendientes de desvelar a lo largo de los dos años que durará la conmemoración de su muerte, 2023 y 2024.

Una de las obras de la muestra 'Sorolla. Orígenes', en el Museo del pintor en Madrid.
Una de las obras de la muestra 'Sorolla. Orígenes', en el Museo del pintor en Madrid. Borja Sánchez Trillo (EFE)

Por eso, el Prado, que cuenta con 23 pinturas de Sorolla, ha organizado una nueva muestra, esta vez centrada en sus retratos. En la propuesta se incluyen dos nuevas piezas, el retrato de Manuel Bartolomé Cossío, adquirido recientemente por la pinacoteca (80.000 euros) y el de Francisco Giner de los Ríos (20.000), prestado por la Institución Libre de Enseñanza. Ambas obras salieron de España durante la Guerra Civil y han permanecido en Oxford hasta que el museo se los ha comprado a los bisnietos de Cossío, en una operación conjunta entre las dos instituciones. Cuando concluya la exposición, el retrato de Cossío de Sorolla colgará en la colección permanente junto a El caballero de la mano en el pecho de El Greco.

Javier Barón, jefe de Conservación de Pintura del Siglo XIX, ha explicado que los precios de la obra de Sorolla se mueven en una horquilla muy amplia: de los 10.000 euros al millón. El experto reconoce que siguen existiendo dudosas atribuciones en el mercado, pero que cada vez son más escasas las operaciones bajo sospecha.

A falta de antológica, lo más parecido será la exposición que organizan conjuntamente la Fundación María Cristina Masaveu Peterson y el Museo de Bellas Artes de Valencia a partir del 29 de junio. Reunirá cerca de medio centenar de piezas de la colección Masaveu que plantean un recorrido global por la trayectoria del autor, con telas que van desde 1882, cuando aún era un joven de 19 años en plena etapa de formación, y 1917, tres años antes de su fallecimiento. La Masaveu es la colección privada con mayor número de piezas del artista y la tercera en volumen e importancia a nivel mundial, tan solo superada por la de otras dos instituciones públicas como el Museo Sorolla y la Hispanic Society of America.

El aniversario de Sorolla además ha servido de pretexto para la apertura de un nuevo espacio en Barcelona: el Palau Martorell, sala polivalente que se estrena con una muestra temporal titulada Cazando impresiones. En febrero, el Palacio Real inaugurará Sorolla a través de la luz: una mezcla de diferentes experiencias artísticas y sensoriales con obras originales. Comisariada por Consuelo Luca de Tena y Blanca Pons Sorolla puede ser la iniciativa más popular de una programación cargada de sorpresas.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_