Crítica | Fuego
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

‘Fuego’: Juliette Binoche se quema en su triángulo amoroso

La cineasta francesa Claire Denis explora las pasiones maduras en un filme que se queda por debajo de sus posibilidades

Vincent Lindon y Juliette Binoche, en 'Fuego'.

Fiel a sí misma, Claire Denis se acerca a los cuerpos de un triángulo amoroso maduro entre una pareja que parece feliz (Juliette Binoche y Vincent Lindon) y un viejo amigo de ambos y expareja de ella (Grégoire Colin) que reaparece en sus vidas. En un arranque idílico y de una sensualidad extrañamente enfermiza, como si la fatalidad ya estuviese presente en ese primer instante, Denis nos presenta a una pareja en su burbuja, enredados entre el agua del mar en unas vacaciones que seguramente son una escapada después del confinamiento de la pandemia. Una pareja que regresa a París con esa sensación de curación en el cuerpo que deja el mar cuando se presentan los primeros signos de fatiga. Es un amor de vuelta, de esos que parecen sólidos como una piedra, hasta que el pasado se presenta por sorpresa y el folletín (nada en contra de esa gran género chico) llama a la puerta.

Basada en una novela de la escritora Christine Angot, el principal problema de la adaptación es que Denis reduce al personaje de Binoche, la bisagra de todo este engranaje, a una mujer errática que se divide entre “un ángel” (Vincent Lindon) y “un diablo” (Grégoire Colin) sin que su dilema nos acabe de importar. Así, la película entra en un terreno peligroso, el del desequilibrio de un personaje femenino que acaba resultando muy antipático por su comportamiento caprichoso y mentiroso. Una mujer adulta con la que no logramos empatizar, jugando porque sí en esa liga de las pasiones locas que a la mínima rozan el ridículo.

Fuego tiene momentos de angustia impagables, como el primer ataque de pánico de Binoche al ver de lejos a su ex o el reencuentro de ambos en una fiesta con ella paralizada como una cría. La actriz francesa saca oro en esos instantes de febril inseguridad ante un deseo que renace. Pero el personaje que más le interesa a Denis es el ángel-Lindon, un hombre que pasa por graves problemas económicos y domésticos porque su único hijo, nacido de la relación con una mujer antillana, vive con su abuela y lo rechaza. Un adolescente con problemas escolares del que nadie sabe muy bien cómo ocuparse.

Lindon es el único personaje que encuentra un espacio propio, porque al que da vida Grégoire Colin solo le falta romper las medias de Binoche con las uñas de un sátiro. Con todo, Denis sabe envolver su cine de tensión y misterio y, además, le regala al espectador una solución final para cualquier dilema amoroso tan sabia que solo por eso merece ver la película y tomar nota.

Fuego

Dirección: Claire Denis.

Intérpretes: Juliette Binoche, Vincent Lindon, Grégoire Colin, Bulle Ogier.

Género: drama. Francia, 2022.

Duración:  116 minutos. 

Estreno: 30 de septiembre.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Elsa Fernández-Santos

Crítica de cine en EL PAÍS y columnista en ICON y SModa. Durante 25 años fue periodista cultural, especializada en cine, en este periódico. Colaboradora del Archivo Lafuente, para el que ha comisariado exposiciones, y del programa de La2 'Historia de Nuestro Cine'. Escribió un libro-entrevista con Manolo Blahnik y el relato ilustrado ‘La bombilla’

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS