Bruce Willis vende los derechos de su imagen para ser utilizada en futuros proyectos mediante inteligencia artificial

El actor es el primero vivo en ceder su cuerpo a una empresa de tecnología ‘deepfake’

El actor Bruce Willis, en 2019. Foto: ANGELA WEISS (AFP) | Vídeo: EPV

Una actriz en decadencia firma, a cambio de una suma importante de dinero, un contrato según el cual un estudio de Hollywood hará una copia digital de ella y la utilizará como le plazca en los próximos 20 años para todo tipo de películas, y ella seguirá eternamente joven en pantalla. Esta es la trama de la película de ciencia ficción El congreso, de Ari Folman, que advierte de los peligros de un mundo que avanza irremediablemente hacia la digitalización. Pero hoy esa historia ya no es un argumento de ficción. El actor Bruce Willis (Alemania, 67 años) acaba de convertirse en el primero vivo en vender sus derechos a la empresa estadounidense Deepcake, que tendrá la posibilidad de reproducir un “gemelo digital” de Willis, según el diario británico The Telegraph. Con el uso de la tecnología deepfake, el intérprete ha ofrecido su parecido para ser utilizado en pantalla en futuros proyectos.

Esta tecnología permite utilizar la imagen de una persona para superponerla a otra. Mediante el uso del aprendizaje automático y la inteligencia artificial, es posible crear un “gemelo” visual y sonoro de alguien en los vídeos. Aunque la capacidad de recrear a alguien de forma casi perfecta plantea algunas cuestiones éticas, la tecnología ya se ha utilizado varias veces. La compañía Worldwide XR resucitó digitalmente a la leyenda del cine James Dean en el drama bélico de 2020 Finding Kack. También se ha empleado en el universo de Star Wars con Rogue One: Una historia de Star Wars y en la segunda temporada de The Mandalorian. Y en España, Cruzcampo lanzó una campaña de publicidad en la que la imagen de Lola Flores aparecía en un vídeo modificado con inteligencia artificial. El doble artificial de la cantante reproducía sus manierismos y gestos en el anuncio.

En 2021, Willis ya dio permiso a Deepcake para hacer un cameo en un anuncio para el servicio telefónico ruso, MegaFon, sin pisar nunca un plató. En este spot publicitario permitió que su rostro fuera “trasplantado digitalmente a otro intérprete”. Ahora, el actor ha vendido oficialmente los derechos de su imagen para ser “contratado” por esa empresa para futuras producciones. Recientemente, Willis hizo público su diagnóstico de afasia, un trastorno del lenguaje que causa problemas con la lectura, la escucha y el habla. Él y su familia anunciaron en marzo que se alejaría de la actuación después de más de cuatro décadas de películas, lo que no fue una decisión fácil para la estrella.

La estrella expresó su satisfacción con esta inteligencia artificial en un comunicado: “Me gustó la precisión con la que salió mi personaje. Es una minipelícula de mi género habitual de acción-comedia. Para mí, es una gran oportunidad de retroceder en el tiempo. Con la llegada de la tecnología, incluso estando en otro continente, pude comunicarme, trabajar y participar en el rodaje. Es una experiencia muy nueva e interesante”.


Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS