Uno de los cinco últimos ‘botticellis’ en manos privadas se vende por 40 millones de euros

Dos compradores batallan en Sotheby´s de Nueva York por ‘Cristo, varón de dolores’ que oculta un boceto de una virgen con un niño bajo la pintura

La obra de Sandro Botticelli 'Cristo, varón de dolores', antes de ser subastado en la casa Sotherby's en Nueva York.
La obra de Sandro Botticelli 'Cristo, varón de dolores', antes de ser subastado en la casa Sotherby's en Nueva York.JUSTIN LANE (EFE)

Quedan pocos cuadros de Sandro Botticelli en manos privadas en el mundo. Según el cálculo del director del departamento de Grandes Maestros de Sotheby’s en Nueva York, Christopher Apostle, unos cinco. La cifra es aproximada y tal vez forme parte del juego de la especulación que rodea siempre a una subasta de este tipo. Ha funcionado. El cuadro Cristo, varón de dolores, ha alcanzado este jueves los 45,4 millones de dólares (unos 40,7 millones de euros) en una subasta de la ciudad estadounidense, en la que dos compradores, de los que se desconoce su identidad, batallaron por la pieza con constantes pujas.

El martillo sonó cuando la subasta alcanzó los 39,3 millones de dólares (más de 35 millones de euros), que al sumarle tasas e impuestos llegó a los 45,4 millones de dólares, por encima de los 40 millones de dólares (casi 36 millones de euros) que habían estimado los expertos de Sotheby’s. La cifra está lejos de los más de 82 millones de euros que otra pieza del maestro renacentista consiguió hace justo un año. Aún así se ha convertido en un evento en el mundo de las subastas. La tela fue pintada cuando el pintor tenía ya más de 50 años, con lo que se trata de una de sus obras más tardías, y se vendió por última vez al mejor postor en 1963. En este caso escondía un secreto: un boceto de una virgen con un niño oculto bajo la pintura. “Es un detalle emocionante sobre el artista, cómo trabajaba y cómo creaba sus pinturas”, ha explicado a Efe Apostle.

La pieza ha sido expuesta desde octubre en Londres, Dubái, Los Ángeles y Hong Kong antes de su venta en Nueva York y, según Sotheby’s, ha pertenecido a colecciones privadas desde el siglo XIX. “Es una pintura metafísica de una persona madura que está encarando su propia mortalidad, y es lo que hace que sea tan emotiva”, agregó el experto de Sotheby’s. En la imagen se representa a Cristo con una corona de espinas, rodeado de ataduras, con las manos cruzadas sobre el pecho y con un halo de ángeles sobrevolando su cabeza, el cuadro tiene un estilo sobrio y austero, alejado de la inocencia de sus obras primeras, como el Nacimiento de Venus.

En enero de 2021, el retrato Young Man Holding a Roundel (Hombre joven sujetando un medallón), tardó poco más de cuatro minutos en venderse en otra batalla entre varios compradores que pujaban por teléfono a través de representantes de la empresa presentes en las oficinas de Nueva York y de Londres. Aquella pieza contaba con unos 540 años de antigüedad, y es solo uno de los tres creados por Botticelli que permanecen en manos privadas, y pese a sus más de cinco siglos de vida, estaba en muy buenas condiciones.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS