La historia de explotación sexual y empoderamiento de las mujeres que rodearon a Manolete

Una obra de teatro revisa la vida de represión y prostitución que sufrieron dos hermanas del diestro cordobés

Alicia Montesquiu (en primer plano) y Ana Turpin, en un ensayo de 'Las hermanas de Manolete', en el teatro Fernán Gómez de Madrid. Foto: KIKE PARA

“Manolete, la faena que ayer me hicieron tus hermanas fue mucho mejor de la que estás haciendo tú hoy”. El torero se quedó mudo ante esta ofensa lanzada por uno de los asistentes a la corrida con la que el diestro se presentaba ya como figura en su ciudad natal, Córdoba. Otros optaron por abuchear, insultar y calificar de “putas” a las dos hermanas mayores que asistían desde un palco al gran acontecimiento familiar. Fue en el año 1943 y las crónicas taurinas dieron cuenta al día siguiente de esta desagradable situación. La abrumadora historia de esas dos mujeres que se vieron obligadas a dedicarse a la prostitución para ayudar a la economía de la familia, centrada en la carrera del torero, es el tema principal de la obra teatral Las hermanas de Manolete, que se estrena este miércoles en el teatro Fernán Gómez de Madrid, dirigida por Gabriel Olivares y escrita por Alicia Montesquiu, quien también interpreta la obra junto a Alicia Cabrera y Ana Turpin.

La obra, una tragicomedia que recrea el encuentro entre estas dos hermanas con la amante de Manolete, la actriz Lupe Sino, poco después de la muerte del torero en Linares en agosto de 1947, es también todo un retrato de la represión que las mujeres sufrieron durante el franquismo. Se llamaban Dolores y Angustias y eran hijas del matrimonio de la madre, que a la muerte de su marido se volvió a casar y tuvo otras tres niñas, además de al diestro.

A Alicia Montesquiu (Barcelona, 45 años) le explotó en la cabeza esa ofensiva frase que se oyó en el coso cordobés aquella tarde y que leyó en una de las crónicas taurinas de la época. Llevaba tiempo investigando la vida del diestro y de su amante Lupe Sino y ese día la pulsión por llevar al teatro esta historia se desató definitivamente. “La figura de Manolete me ha parecido siempre fascinante. Esto, unido a mi interés por conocer la vida real en la posguerra española, fue lo que me llevó a comenzar mi estudio en torno al torero y las mujeres que lo rodearon. Esas dos hermanas mayores se dedicaban a la prostitución, al mismo tiempo que Manolete iniciaba su carrera. La familia apostó a muerte por el talento del hermano y, sobre todo, con el conocimiento de la madre”, asegura la autora tras un ensayo general.

Alicia Cabrera (izquierda) y Alicia Montesquiu, en otro momento del ensayo de 'Las hermanas de Manolete'.
Alicia Cabrera (izquierda) y Alicia Montesquiu, en otro momento del ensayo de 'Las hermanas de Manolete'.KIKE PARA

Las hermanas de Manolete no juzga a ninguna de estas mujeres. “Todas son víctimas del momento, incluida la madre”, aseguran tanto la autora como su director, Gabriel Olivares, quienes han optado por darle un toque berlanguiano a la obra. Frente a estas hermanas, dos mujeres educadas en la tristeza y la represión social de entonces, emerge la figura de Lupe Sino, una actriz valiente, moderna, decidida y republicana, que fue el gran amor de Manolete, y a la que impidieron acercarse al diestro en su lecho de muerte para impedir que se cumpliera el deseo del torero de casarse con ella. “Mi intención ha sido hacer un retrato de las mujeres de la posguerra, de lo difícil que fue para ellas tener libertad. Es fácil ahora emitir un juicio de valor, pero hay que meterse en la piel de todas ellas para comprender la situación a la que se tuvieron que enfrentar”, asegura Montesquiu.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

En este sentido, Gabriel Olivares (Albacete, 1974) cree que esta obra bien podía haberse titulado Las mujeres de Manolete o Las mujeres del franquismo. “Cualquiera de los tres títulos podía servir. En la función se ven claramente las dos Españas. Por un lado, la modernidad y la vanguardia que representaba Lupe Sino, que sería moderna incluso hoy en día. Y por otra parte están las hermanas, fruto de la España franquista y reprimida”, explica el director, quien desde un primer momento rechazó la tentación de hacer culpable de todo ello a la madre, Angustias, un personaje muy lorquiano, autoritaria y profundamente rígida. “No quería que la culpa recayera en ella. Ella también fue víctima de unas circunstancias adversas. El enemigo no es Angustias. El enemigo fue el contexto histórico”.

Otra escena de 'Las hermanas de Manolete'.
Otra escena de 'Las hermanas de Manolete'.KIKE PARA

La función, con una escenografía muy móvil, se desarrolla como si se tratara de un rodaje de cine, con sus cortes, cambios de cámara de sitio, flashbacks y repeticiones. El proceso de trabajo, asegura Olivares, ha partido de la investigación sobre el propio escenario. “La idea del rodaje me ayudó a entrar en este drama costumbrista con una visión que plantea un cierto distanciamiento para abordar la historia, como un punto de vista que ayuda a entender el contexto social en el que se desarrolla”, explica el director.

Las hermanas de Manolete

Texto: Alicia Montesquiu. Dirección: Gabriel Olivares. Reparto: Alicia Montesquiu, Alicia Cabrera y Ana Turpin. Teatro Fernán Gómez. Madrid. Del 12 al 30 de enero. De martes a sábados, a las 20.30 horas. Domingos, a las 19.30 horas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS