Muere el dramaturgo Alfonso Sastre, autor de radical compromiso político

Referente del realismo y uno de los últimos representantes vivos de la generación de posguerra, el escritor ha fallecido este viernes a los 95 años en su domicilio de Hondarribia

El dramaturgo Alfonso Sastre, en su casa de Hondarribia en 2008.
El dramaturgo Alfonso Sastre, en su casa de Hondarribia en 2008.JESÚS URIARTE

El dramaturgo madrileño Alfonso Sastre, máximo representante del realismo de posguerra, ha fallecido a los 95 años en su casa de Hondarribia, ciudad vasca en la que vivía hace décadas. Sastre, que nunca renunció a su compromiso político, ya fuera a través de sus numerosas obras teatrales, su poesía o ensayos, está considerado uno de los grandes autores de la posguerra española y segunda mitad del siglo XX junto con Antonio Buero Vallejo, Francisco Nieva, Max Aub y Fernando Arrabal. Su rotunda lucha política le llevó a ser perseguido y encarcelado en el franquismo, contra el que luchó decididamente, para pasar en la Transición y años posteriores a apoyar a la izquierda independentista vasca.

Más información

También destacó su labor como guionista cinematográfico y autor de numerosas versiones teatrales de piezas tanto clásicas como contemporáneas. Una de sus pasiones era escribir cuentos de terror, que recopiló en el libro Las noches lúgubres.

Nacido en 1926 en una familia modesta, hijo de un actor de teatro, fue niño de la guerra y sufrió en Madrid los bombardeos y el hambre. Muy joven comenzó su actividad teatral y en 1945 fundó el efímero grupo Arte Nuevo con un grupo de dramaturgos españoles realistas, muy críticos con la situación del país y por tanto víctimas de la censura franquista. Sus propósitos rupturistas no se referían solo al contenido de los textos, sino también a la forma. Por ejemplo, abogaba por la desaparición de las conchas de los apuntadores en los escenarios (hoy ya extinguidas) y rechazaba la división tradicional en tres actos que encorsetaba las obras.

Tras sus primeros montajes, algunos prohibidos, acentuó sus posturas marxistas y su acercamiento al Partido Comunista, en el que militó. Al terminar sus estudios de Filosofía y Letras estrenó su primera obra con cierto éxito, Escuadra hacia la muerte. Su teatro de empaque revolucionario prosiguió con títulos como La mordaza, una crítica encubierta a la dictadura; Tierra roja y La sangre de dios. Tanto durante el franquismo como tras la llegada de la democracia fue apoyado por directores considerados de derechas, como Gustavo Pérez Puig y Juan Carlos Pérez de la Fuente.

Ensayo de <i>La taberna fantástica</i> de Alfonso Sastre, en una producción del Centro Dramático Nacional en 2008 dirigida por Gerardo Malla.
Ensayo de <i>La taberna fantástica</i> de Alfonso Sastre, en una producción del Centro Dramático Nacional en 2008 dirigida por Gerardo Malla.MANUEL ESCALERA

Durante el franquismo protagonizó asimismo un sonado debate intelectual con Buero. Mientras en los escenarios europeos se representaba en los años cuarenta y cincuenta del pasado siglo un teatro innovador (Brecht, Ionesco, Beckett), la escena española estaba invadida por un teatro o burgués o de humor (Paso, Jardiel Poncela, Miguel Mihura). Además, la censura impedía representar obras que “atentaran contra valores morales”. Tanto Buero como Sastre se rebelaron contra ese contexto y trataron de denunciar en sus textos la violencia y la injusticia social de la posguerra, aunque cada uno a su manera: mientras Buero propugnaba un teatro “posibilista”, que sin dejar de lado su compromiso político pudiera ser asimilado por la sociedad y tolerado por la censura, evitando el ataque directo al poder, Sastre abogaba por un arte completamente rupturista y crítico con el régimen. De ahí que Buero fuera más representado en los escenarios teatrales que Sastre y su teatro realista, lo que les llevó a un profundo enfrentamiento.

En los años sesenta Sastre inicia lo que denominaba Teatro penúltimo, un ciclo de títulos entre los que destaca La taberna fantástica (1966), uno de sus textos más conocidos, que, sin embargo, no fue representado hasta 1985. Poco a poco sus obras comenzaron a verse fuera de España (Cuba, Italia, Estados Unidos y Rusia, entre otros países) y se convirtió, junto con Arrabal, en el autor de mayor reconocimiento internacional.

Más información

En 1974 fue encarcelado tras ser acusada su esposa, Eva Forest, de haber colaborado con la banda terrorista ETA en un atentado con 12 muertos (el de la calle Correo), en una causa que finalmente fue sobreseída. El matrimonio se trasladó en 1977 a Hondarribia, donde inició su apoyo político a la izquierda radical vasca, con la que el dramaturgo se presentó como candidato en sucesivas formaciones y siglas a diferentes elecciones, pero en varias ocasiones fue invalidada su candidatura por sus vínculos con la formación ilegal Herri Batasuna.

Sastre continuó su actividad teatral hasta sus años finales. Su último título fue En el cuarto oscuro: ocho historias para un cine de terror, de 2012. Pero nunca fue muy representado e incluso pasaban largos periodos, de hasta veinte años, sin que una obra suya se presentara en un teatro español.

En el año 2007 la Asociación de Autores de Teatro organizó unas jornadas en torno a Sastre y se estrenaron varias de sus obras. Entre ellas, ¿Dónde estás Ulalume dónde estás?, que reproduce los últimos días de Edgar Allan Poe, dirigida por Pérez de la Fuente y con un aplaudido trabajo del actor Chete Lera. Ese mismo año el grupo Animalario puso en pie su versión del Marat-Sade de Peter Weiss, dirigida por Andrés Lima. Además, vio la luz un monográfico sobre él en la revista República de las Letras, sin olvidar sus muchas publicaciones en la editorial Hiru.

En 1986 ganó el Premio Nacional de Teatro por La taberna fantástica, cuyo montaje dirigido por Gerardo Malla y protagonizado por Rafael Álvarez El Brujo obtuvo un sonoro éxito y que el Centro Dramático Nacional repuso en 2008 también dirigido por Malla. Recibió el de Literatura Dramática en 1993 por Jenofa Juncal y en 2003 se le concedió el Premio Max de Honor por su contribución a la creación teatral. La SGAE, que aprobó hace seis meses otorgarle su Medalla de Honor, le hará entrega de esta distinción a título póstumo el próximo 4 de octubre.

Obras teatrales seleccionadas

Uranio 235 (1946).

Escuadra hacia la muerte (1953).

La mordaza (1954).

El cuervo (1956).

La taberna fantástica (1966).

Tragedia fantástica de la gitana Celestina 1978.

Jenofa Juncal (1983).

El nuevo cerco de Numancia 2002.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción