Semana Negra

Claudia Piñeiro gana el Premio Dashiell Hammett de la Semana Negra de Gijón

La escritora argentina ha obtenido el galardón con ‘Catedrales’, una novela negra profunda, contada a múltiples voces y con el aborto, la memoria y el perdón como grandes temas

Claudia Piñeiro, el jueves en la Semana Negra de Gijón.
Claudia Piñeiro, el jueves en la Semana Negra de Gijón.Juan González / EFE

Claudia Piñeiro (Buenos Aires, 61 años) ha ganado el Premio Dashiell Hammett de la Semana Negra de Gijón con Catedrales (Alfaguara). En una de las citas con más calidad que se recuerda —los otros finalistas eran Lorenzo Silva, Marta Sanz, Elia Barceló y Alberto Gil— la escritora argentina ha obtenido el galardón por unanimidad con una novela, “no canónica” a ojos del jurado que resalta “su gran riqueza literaria” y el “profundo conocimiento de la realidad humana” que muestra. El acta también subraya la capacidad de la novela para dejar en evidencia la hipocresía de ciertos sectores sociales.

La muerte sin resolver de su hermana Ana hace 30 años condiciona la vida de Lía, una argentina que vive en Santiago de Compostela y que ha hecho de su librería su vida. Cuando la mataron, Lía dejó de creer en Dios, o lo reconoció, dejó a su familia, menos a un padre con el que se cartea, pero nunca dejó de buscar al asesino. Este sencillo planteamiento es el inicio de una trama que recurre a las distintas voces protagonistas de la historia para desplegar una panoplia de temas apabullante. Porque esta es una novela sobre la memoria, el olvido, la culpa, la muerte, los secretos, la familia o Dios y todos esos temas juntos necesitan de una gran estructura literaria para que no quede una novela pedante, excesiva o intelectualoide. Nada más lejos de la realidad. Con el oficio que le ha dado una carrera con novelas del nivel de Las viudas de los jueves, Piñeiro, premio Pepe Carvalho de novela negra en 2020, escarba en el alma de sus personajes y nos va contando el crimen o los crímenes que acabaron con la joven Ana en un descampado, quemada y descuartizada.

“Mucha gente que me conoce sabe que es el premio que siempre quise ganar, aunque parezca mentira”, asegura a EL PAÍS, divertida, pocos minutos después de conocerse la decisión del jurado. Catedrales, confiesa Piñeiro, es una novela que tardó en arrancar porque, una vez macerada la idea en la cabeza y con los personajes listos para la acción, no sabía quién podía llevar la voz cantante. Al final, construyó una novela coral. “Necesitaba todos los puntos de vista para saber la verdad, pero necesitaba que cada personaje pudiera decir su verdad y así los conociéramos y, al tiempo, admitieran sus responsabilidades en lo que le pasó a Ana”, explica Piñeiro.

Piñeiro ha sido uno de los rostros más visibles en la lucha por conseguir una ley que legalizara el aborto en Argentina. “Lo he intentado evitar todo el tiempo”, sorprende al hablar de uno de los temas centrales de Catedrales. “Es una de las grandes deudas pendientes, que no la única, con las mujeres en Argentina”, añade. El factor que la empujó a volver a tratar uno de los grandes temas de su literatura, presente desde su primera novela, Tuya, fue el deseo de hablar del poder las iglesias, y en este caso de la católica, a la hora de influir en la vida privada de la gente, una política que genera un fanatismo que la autora de Elena sabe (Alfaguara) quería poner en evidencia.

“Uno puede pensar que es una historia antigua, pero las muertas de las que no sabemos lo que pasó dan actualidad”, ha reflexionado la escritora argentina. “Puede ser la historia de muchas argentinas, de muchas latinoamericanas”, ha añadido antes de pedir, emocionada, que se tenga en cuenta la violencia contra las mujeres y su lucha de “tantos años, de tantas mujeres en todo el mundo”.

Ahora, la autora prepara la segunda temporada de una de las series que Netflix lanza este verano, en concreto el 13 de agosto. Se trata de una ficción realizada con el director y showrunner Marcelo Piñeyro, un thriller sobre un político conservador que se echa en brazos del evangelismo para tratar de ganar votos. Pero el político muere y ahí empieza, de nuevo, otra historia con la marca de Piñeiro.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50