LEER PARA CREER
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Y lo bien que se está sin Twitter

La era de Trump es la de las redes sociales, que a diferencia de los aparatos de radio y televisión, no son neutrales

Seguidores de Donald Trump que asaltaron este miércoles el Capitolio de Estados Unidos.
Seguidores de Donald Trump que asaltaron este miércoles el Capitolio de Estados Unidos.DPA vía Europa Press (Europa Press)

Donald Trump debe de estar rabiando tras quedarse sin Twitter y, sin embargo, alguien debería decirle que podrá vivir mucho mejor. Salir de ahí es una de las mejores decisiones para quienes queremos huir del odio y el asalto verbal. Que no es el caso.

Recuerda Irene Lozano en su oportuno ensayo Son molinos, no gigantes (Península) cómo la radio fue el instrumento eficaz que empleó Goebbels para expandir la propaganda nazi a través de los Volksempfänger, aparatos básicos que transmitían los mensajes del Tercer Reich sin capacidad para recibir ondas cortas (extranjeras). La televisión y la imagen marcaron, años más tarde, la campaña entre Kennedy y Nixon con el resultado y recorrido que todos conocemos.

La era de Trump es la de las redes sociales, que a diferencia de los aparatos de radio y televisión, no son neutrales. La información que consumimos nos llega a partir de lo que Lozano llama un “algoritmo intolerante”, elaborado a partir de millones de datos que ni el propio Zuckerberg compartiría cómodamente con nosotros, como reconoció ante el Senado de EE UU. Mientras creemos asomarnos al mundo, no lo estamos haciendo, sino que nos asomamos a un espejo que nos devuelve la imagen que queremos ver, la que se parece a nosotros. Los criterios de jerarquización y contraste propios de los medios de comunicación se han evaporado.

Más información
Marjorie Taylor Greene, seguidora de QAnon, ha ganado un escaño para los republicanos en Georgia.
La paranoia conspirativa de QAnon entra en el Capitolio

Solo así puede explicarse que tantos millones de norteamericanos crean que Biden es socialista, que le han robado las elecciones a Trump y que el chavismo manejó el recuento electoral en una carrera lunática que ha llevado a un hombre con gorro de cuernos al atril del Congreso. Al estilo Pedro Picapiedra, pero con armas.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

El falso documental Death to 2020, elaborado por los creadores de Black Mirror, nos regala en Netflix hilarantes personajes de ficción, interpretados por actores como Hugh Grant o Samuel L. Jackson, que intercala con escenas reales del año por fin concluido. La que encarna a la portavoz de Trump arranca risas en su constante recurso a formulaciones como: “Ucrania no existe”, cuando le preguntan por la presión de Trump a este país. “Claro que existe”, asegura el periodista. “Prefiero pensar que no”. Y sin que se le mueva una ceja.

Algo así ocurrió con el presidente casi golpista Donald Trump, que a la vez jaleaba a los asaltantes y les pedía irse a casa en paz, en un “yo no he sido” que no supera la prueba del algodón.

Si Black Mirror nos ofrece la parte siniestra y perturbadora del control tecnológico al que estamos expuestos, Death to 2020 nos ofrece inteligencia para reírnos de ello. Lo único bueno de Twitter en las últimas horas es haber expulsado a Trump. Ha sido más fácil que un impeachment, tanto como lo es salir de ahí sin quedarnos pegados a la trampa de moscas en que se ha convertido esta red social. Adiós, odio.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Berna González Harbour

Escribe en Cultura, es columnista en Opinión y analista de ‘Hoy por Hoy’, además de responsable de la newsletter EL PAÍS de la mañana. Ha sido enviada en zonas en conflicto, corresponsal en Moscú y subdirectora al frente de varias secciones. Premio Dashiell Hammett por 'El sueño de la razón', su último libro es ‘Goya en el país de los garrotazos’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS