Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ian Gibson: “La presencia de Vox en Andalucía no ayuda a buscar a Lorca”

El hispanista irlandés deja como legado en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes dos libros de Gerald Brenan

Ian Gibson sostiene la caja con los dos libros de Gerald Brenan que ha legado al Instituto Cervantes, en Marid.
Ian Gibson sostiene la caja con los dos libros de Gerald Brenan que ha legado al Instituto Cervantes, en Marid.

Residente en España desde 1978, el hispanista irlandés Ian Gibson, de 80 años, ha recordado este martes la primera vez que pisó suelo español: "Fue en los años cincuenta, en Soria, donde sentí el sol de Castilla en mis mejillas mientras tomaba una copa de vino tinto". Fue suficiente para empezar a enamorarse de España y estudiar su cultura y literatura. Seis décadas después, Gibson ha sido invitado, este martes, por el Instituto Cervantes a dejar un legado en la Caja de las Letras de la institución.

El autor de estudios biográficos sobre García Lorca, Machado, Buñuel o Dalí ha elegido depositar en el cajetín 1.498 dos libros de su mentor, Gerald Brenan, hispanista como él: Historia de la literatura española (1951) y Al sur de Granada (1957), dos obras que, como aseguró en el acto el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, "están en el origen de la vocación de Gibson como hispanista".

Desde su primer libro, La represión nacionalista de Granada en 1936 y la muerte de Federico García Lorca (1971), prohibido en España hasta 1979, Gibson ha dedicado media vida a intentar encontrar el lugar donde fue fusilado el poeta granadino en la carretera que une las localidades de Víznar y Alfacar, en la madrugada del 18 de agosto de 1936. Una investigación que espera poder continuar, aunque reconoce que "la presencia de Vox en Andalucía" (donde este partido ultra apoya el Gobierno de PP y Ciudadanos) "no ayuda a esta tarea; aunque no digan abiertamente que se oponen".

"Lorca es el poeta nacional de España y como él hay 100.000 personas fusiladas en cunetas. Eso no puede seguir y el argumento de que si se hace se abren heridas es mentira. Lo que hay son heridas abiertas que no se han cerrado", ha agregado. Las últimas noticias sobre el caso Lorca remiten a la petición a un juez de la nieta de Dióscoro Galindo, el maestro asesinado con el poeta, de retomar la búsqueda de los restos de ambos. La reclamación de Nieves García Catalán se basa en el testimonio conocido recientemente de una persona que reconoció que, en 1986, había sacado un fémur en una obra de la zona donde se suponen que fueron enterrados. Si el juez lo autoriza, sería la quinta ocasión en que se intenta oficialmente encontrar los restos de Lorca. 

De vuelta al homenaje que ha recibido en el Cervantes, Gibson explicó que la fecha de apertura de la caja, el 18 de febrero de 2022, tan cercana, no obedece a "ningún motivo especial". "Estos libros de Brenan que estaban mi biblioteca se quedarán aquí". De ellos recordó, sobre todo, Historia de la literatura española, que le "encandiló" cuando lo leyó con 18 años. Gibson es, desde hoy, el segundo no hispanohablante que deja un legado en el Cervantes, tras el también hispanista e historiador John H. Elliott, que lo hizo en octubre de 2017.

Con su legado, Gibson ha querido homenajear a Brenan, "un autodidacta, que luchó en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, vivió horrores y soñaba con descansar en el Mediterráneo, buscaba la libertad en el sur", dijo. "Al final, eligió las Alpujarras, en Granada, y subió 5.000 libros a lomos de bestias hasta el pueblo de Yegen. Yo, como él, también quería huir". En el caso de Gibson, la necesidad de marcharse de su país era por "el ambiente de Dublín, con una Iglesia muy fuerte", en una ciudad en la que él pertenecía a la minoría protestante. También apuntó que entonces en Irlanda "no se podía leer el Ulises, de Joyce, estaba prohibido; había que ir a Londres por él, cuando es nuestro Quijote".

Con nacionalidad española desde 1984, Gibson habló también de sus pasos en el norte de España para señalar sus vínculos con los celtas irlandeses. "Probablemente los de mi país procedan de la península Ibérica porque hay muchos topónimos en Galicia que me hacen sentir que estoy en casa".

Y de sus proyectos literarios inmediatos, mencionó dos: "Un libro sobre como querría que fuese España, una república federal ibérica, unida a Portugal, un proyecto que soñaron Saramago, Pessoa, Unamuno, Ortega...". La otra publicación será, en inglés, sobre su infancia en su Dublín natal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >