Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mafia china ofreció 800.000 euros a El Niño Juan por el robo en el museo chino de Fontainebleau

El encargo, en el que participaron cinco delincuentes españoles, era sustraer los jarrones, platos y otras porcelanas de una vitrina concreta de la colección de arte

Vitrina con los objetos que querían robar los detenidos. En la imagen pequeña, fotografía policial de Juan María Gordillo, 'El Niño Juan'. En vídeo, declaraciones del jefe de la brigada de patrimonio histórico de la Policía Nacional, Fernando Porcel.

Robar en el museo chino del castillo de Fontainebleau, al sur de París, tenía un precio de seis cifras. El grupo de la mafia china iba a pagar cerca de 800.000 euros a la banda que encabezaba el alunicero madrileño Juan María Gordillo Plaza, alias El Niño Juan, para que sustrajeran para ellos diversas piezas de porcelana de la colección de arte asiático que atesoró la emperatriz Eugenia de Montijo, la esposa española de Napoleón III, según detallan a EL PAÍS fuentes policiales. En concreto, una parte de los jarrones, vasijas y otros objetos que contenía una de las vitrinas de la exposición cuya fotografía fue encontrada en poder de los delincuentes españoles. Fuentes policiales sospechan que El Niño Juan y el resto de su grupo también planeaban sustraer otras piezas, que luego intentarían vender en España a través de peristas chinos para aumentar el beneficio del robo.

Para perpetrar el golpe, el célebre alunicero se había hecho acompañar de otros dos delincuentes muy conocidos por la policía española, Juan Carlos Quintero y Gabriel Lanzas, alias El Americano, especialistas ambos en el robo de vehículos y la realización de butrones (agujeros en paredes y puertas blindadas para entrar a robar). Los otros dos componentes del grupo, identificados como Óscar Andreu y Juan Carlos Herranz, tenían un papel secundario. La misión de ambos fue adquirir en comercios la ropa oscura y el material de cerrajería que necesitaban para perpetrar el asalto. Todos ellos fueron detenidos por la policía francesa en la madrugada del pasado 28 de diciembre junto a un ciudadano chino identificado como Hu Shouyang, de 45 años, del que no constan antecedentes policiales ni en España ni en Francia. Este es considerado por los investigadores el supuesto enlace de la mafia china con el grupo español. Él se encargaba de pagar a los cinco españoles con su tarjeta de crédito todos sus gastos, desde el alojamiento a la adquisición del material y las entradas para visitar el museo que iban a robar, y compartía hotel con el grupo.

Para perpetrar el golpe, el célebre alunicero se había hecho acompañar de otros dos delincuentes muy conocidos por la policía española

La investigación que ha permitido desbaratar el robo arrancó en España, al llegar información a los especialistas en delincuencia organizada de la Policía Nacional de que un conocido delincuente español había recibido el encargo de asaltar, a cambio de una elevada cantidad de dinero, un museo en Francia dedicado al arte chino, aunque entonces aún no se conocía cuál era en concreto. Esta información fue puesta en conocimiento de la policía francesa y supuso el inicio de la Operación Bambú. El seguimiento a este individuo, que para desplazarse utilizaba un vehículo a nombre de una empresa, permitió localizar en un primer momento a un segundo integrante del grupo, con el que se desplazó a bordo de un automóvil a Francia. Allí, se reunieron con otros tres individuos que finalmente fueron identificados como delincuentes españoles. En total, todos ellos suman más de 120 antecedentes policiales por todo tipo de delitos. Durante varios días, los cinco, que simulaban no conocerse, se alojaron en la localidad de Nemours, al sur de París, a tan solo 17,5 kilómetros del castillo de Fontainebleau. Primero, en el Hotel Ibis. Después, en el F1, donde el 26 de diciembre, solo dos días antes de la fecha elegida para el robo, El Niño Juan mantuvo un encuentro con tres ciudadanos chinos, entre ellos Shouyang, según detallan fuentes policiales.

La investigación policial apunta a que el plan de la banda era asaltar el museo de noche, una vez que hubiera cerrado sus puertas al público. Para ello, los miembros del grupo iban a vestir con la ropa negra que acababan de comprar en un célebre supermercado de ropa deportiva de la zona y portarían los picos, hachas, material de oxicorte y destornilladores que habían adquirido para ello. El punto elegido para acceder al interior era una puerta de madera del castillo que tenía un enrejado y que daba acceso directamente a las salas del museo. Una vez dentro, el objetivo eran varios objetos que aparecían marcados en la fotografía que portaban de una de las vitrinas de la exposición y que habían localizado en la visita previa que al menos un miembro del grupo había realizado al museo. Para llegar hasta el lugar y posteriormente huir, el grupo había sustraído un automóvil Mercedes Clase A y un Renault Espace utilizando avanzada tecnología. "No habían dejado nada al azar", detalla el inspector jefe de la Brigada de Patrimonio de la Policía Nacional, Fernando Porcel.

En total, todos ellos suman más de 120 antecedentes policiales por todo tipo de delitos

Finalmente, en las primeras horas del 28 de diciembre, el día presuntamente elegido por la banda para perpetrar el robo, la policía francesa arrestó a los delincuentes españoles y al ciudadano chino en el hotel y su aparcamiento. Cerca de la una de la madrugada fueron detenidos dos españoles. Poco después se arrestaba el supuesto enlace con la mafia, que había pagado los gastos del grupo. Y a las seis de la mañana fueron capturados los otros tres españoles. Los seis detenidos permanecen en prisión y la justicia francesa les acusa de “participación en asociación de malhechores con vistas a preparar un crimen”, así como por “robo y receptación en banda organizada”. Otros dos ciudadanos chinos que fueron detectados en las reuniones preparatorias del asalto, y que se desplazaban en un vehículo todoterreno con matrícula italiana, no pudieron ser localizados y permanecen huidos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >