Opinión
i

Gracias por todo, señor Connery

Su pinta, su personalidad, su expresión, su voz, sus andares, su gestualidad, la mitología que arrastraba después de tantas interpretaciones inolvidables.... Qué grande era el escocés

Solo le vi y escuché de cerca una vez. En la rueda de prensa que dio en el festival de Berlín después de proyectarse Descubriendo a Forrester. Impresionaba. Su pinta, su personalidad, su expresión, su magnetismo, su voz, sus andares, su gestualidad, la mitología que arrastraba después de tantas interpretaciones inolvidables. Era Sean Connery, un icono con causa, un fulano del que se enamoraría la cámara aunque estuviera rodeado en el plano de un montón de gente. Y asistí a dos reacciones espontáneas y entusiastas del ...

Más información