MUSEO DEL PRADO

El Bosco reabre su jardín y algunos secretos

El nuevo montaje de la sala del maestro flamenco en el Museo del Prado permite contemplar el reverso del popular tríptico, que ha estado cerrado al público desde el 12 de marzo

El Museo del Prado es célebre en todo el mundo por acoger lo mejor de artistas como Velázquez, Goya, el Greco y el Bosco. Las salas donde se exhiben Las meninas y El jardín de las delicias han sido las más visitadas a lo largo de su historia. Una gran parte de los tesoros de la colección permanente volvieron a deslumbrar compartiendo la galería central con la exposición Reencuentro (hasta el 29 de noviembre, de momento). En medio de esa conjunción de estrellas, se echaba de menos el tríptico de El jardín de las delicias, difícil de mover desde la sala 56 A. Pero el fervor popular que despierta la obra ya no tiene que esperar más. La sala en la que se agrupa la obra del Bosco (Hertogenbosch, actual Países Bajos, hacia 1450 -1516) reabre hoy con un nuevo montaje e iluminación que permite contemplar el reverso de las pinturas con la misma nitidez que su vista frontal. La nueva museografía, patrocinada por la Comunidad de Madrid y Samsung, incluye un monitor en el que se proyectan las figuras que pueblan la obra de El Bosco a un tamaño 12 veces superior al real.

Las nueve obras que atesora el Prado del maestro flamenco ocupan su ubicación clásica. La novedad es que se ha intensificado el verde de las paredes, se ha transformado la iluminación y los soportes permiten la aproximación a los detalles que pueblan cuadros tan admirados en todo el mundo como El jardín de las delicias, La Adoración de los Magos, Las tentaciones de San Antonio Abad, Mesa de los pecados capitales o La extracción de la piedra de la locura.

Andrés Úbeda, director adjunto de Conservación e Investigación del Prado, precisa que el aforo impuesto por la pandemia permitirá la visita de 40 personas simultáneamente. Nada que ver con las multitudes que se agolparon durante la exposición que el museo dedicó al artista entre el 31 de mayo y 25 de septiembre de 2016 , a la que acudieron 600.000 personas, un récord absoluto en la historia de la institución. El director adjunto añade que durante el año pasado, más de 7.000 visitantes al día pasaron por la sala del Bosco, acumulando un total de dos millones y medio de visitantes al año. El jardín de las delicias es una de las cinco obras más escuchadas por los usuarios de audioguías del Museo, sólo por detrás de Las meninas. Durante el periodo de confinamiento por la covid-19, el vídeo más visto fue un directo en Instagram dedicado a esta obra, con 1.344.240 impresiones.

Respecto a los planes del museo sobre nuevas aperturas de salas, Úbeda ha señalado que está condicionado por la evolución de la pandemia. “Hemos dividido el museo por módulos sobre los que iremos actuando cuando se pueda, pero el futuro inmediato es una incógnita”, remata.

Para Alejandro Vergara, jefe de Conservación de Pintura Flamenca, la forma en la que se muestra ahora la sala del Bosco es como la observan los trabajadores del museo cuando no hay público. “Es una experiencia única que hemos querido compartir con los visitantes, porque tal como ha quedado es como lo veíamos nosotros antes”, comenta. En el mundo solo se conservan algo más de una veintena de obras del Bosco, de las cuales nueve están en el Prado. Para Vergara, representan el mejor conjunto que se pueda ver de obras del maestro flamenco: “No hay comparación. El Bosco ha dado importancia mundial al Prado y nuestro museo se la ha dado a él a lo largo de la historia. Aquí se puede contemplar su oscuro universo mental y pictórico como en ninguna otra parte”.

Lo más visto en...

Top 50