Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Prado dedica una sala exclusiva al Bosco tras el éxito de su exposición

La muestra del maestro holandés cerró sus puertas el domingo como la más visitada de la pinacoteca

Fragmento del 'Tríptico de la Adoración de los Magos', obra expuesta en la sala dedicada al Bosco.
Fragmento del 'Tríptico de la Adoración de los Magos', obra expuesta en la sala dedicada al Bosco.

Desde el próximo viernes, el Museo del Prado dedicará en exclusiva la sala 56 A a las obras del Bosco, espacio que antes compartía con artistas como Pieter Brueghel El Viejo y Joachim Patinir. Según ha informado este lunes la pinacoteca madrileña, con motivo del cierre de la muestra El Bosco. La exposición del V centenario, los trípticos El jardín de las delicias, el Carro del heno o la Adoración de los Magos se exhibirán junto a otras obras del maestro holandés, como la Extracción de la piedra de la locura.

Estos trípticos se podrán volver a visitar con un nuevo montaje, que, según el museo, "singularizará más" el carácter de los mismos, al permitir contemplar tanto el anverso como el reverso de sus laterales. Así, esta nueva instalación de pintura flamenca de los siglos XV y XVI "enfatizará" la importancia de sus principales artífices, otorgando al Bosco por primera vez un espacio exclusivo (sala 56 A) y dedicando otra sala (55 A) a Joachim Patinir y Pieter Brueghel El Viejo.

El nuevo montaje hará, asimismo, hincapié en la magnífica pero no siempre destacada colección de pintura de la segunda mitad del siglo XVI, con Antonio Moro como principal representante (sala 56). Estas salas contarán con sistema de luminarias led como una nueva fase del proyecto integral Iluminando el Prado/Lighting the Prado, patrocinado por la Fundación Iberdrola.

El regreso de las obras del Bosco a las salas de la colección permanente cobrará también protagonismo para los jóvenes a través de la actividad ¿Quedamos en el Prado?, una iniciativa dirigida a jóvenes de 13 a 17 años de edad.

El Bosco. La exposición del V centenario cerró el domingo sus puertas como la más visitada de la historia del museo, después de que se inaugurara el 31 de mayo, y fue visitada por un total de 589.692 visitantes, con una afluencia semanal media de 34.688 personas, según los últimos datos facilitados por el museo.

Los visitantes, además de disfrutar de las obras de la colección permanente del Prado, también tuvieron la ocasión de contemplar préstamos como el Tríptico de las tentaciones de san Antonio Abad del Museu Nacional de Arte Antiga de Lisboa o el Cristo camino del Calvario de Patrimonio Nacional, entre otras.