Cine

“Los pacientes no somos un problema, somos personas”

El documental 'Monumental’ busca normalizar los conceptos de locura y esquizofrenia a través de la realidad de siete personas diagnosticadas con enfermedad mental grave

Pedro Lara en una imagen de 'Monumental', película dirigida por Rosa Berned
Pedro Lara en una imagen de 'Monumental', película dirigida por Rosa Berned

Una mujer, durante una charla sobre salud mental, defiende la importancia de la opinión de los familiares, ya que son “los que están soportando el problema”. A lo que Pedro Lara, uno de los protagonistas de Monumental (2020), responde desde su butaca, con la voz temblorosa: “Los pacientes no somos un problema, somos personas”. Esta secuencia recoge la intención del documental de la directora Rosa Berned: desgranar y redefinir los conceptos de locura y esquizofrenia. Monumental cristaliza los hábitos de siete personas con una enfermedad mental grave que asisten a un Centro de Día. Se proyectará en distintos puntos de Madrid —a partir del 16 de septiembre en el Artistic Metropol, entre otros— y está a la espera de estrenarse en salas de Sevilla, Barcelona y varios festivales.

El relato está construido a través de sus historias dispares, pero con puntos en común. “Algunos tienen padres o madres rígidos, problemas dentro de la propia familia, y la mayoría ronda los 50 años y pertenece a una generación en la que el estigma era mayor que ahora”, explica la directora. Durante casi tres años, el equipo ha grabado sus aprendizajes artísticos en varios talleres realizados en el local de Usera (Madrid). Incluso Berned, que estudió arte dramático, impartió uno de teatro. “Se acabó convirtiendo en un escenario más, con algunos procesos catárticos”. Ellos elegían sus textos —como Hamlet o Casa de muñecas— y actuaban recreando sus propias vivencias.

Lo más difícil para Silvia Jiménez, de 54 años, fue hablar de la relación con su madre, porque no asumía que fuera esquizofrénica: “Me lo detectaron a los 17 y ella me tiró las pastillas. No podía aceptar a una hija con problemas mentales, eso era una vergüenza”. Para la directora resultó complicado acceder a las familias, que al principio fueron un poco reticentes, pero luego se mostraron encantadas. Jiménez relata que su hermana fue la que la puso en manos de profesionales, porque sabía que le pasaba algo. “Cuando rompí un cristal con la cabeza ella dijo que no era normal. Me llevó al psiquiatra y, a partir de ahí, mucho mejor” recuerda. Lo que más le gusta del documental es la naturalidad y que hayan explicado bien el problema. "Todos tenemos un poco de locura y todos somos iguales”, asegura con vehemencia.

A lo largo de la película, Jiménez muestra un interés genuino por la fotografía. Quiere huir del posado fingido, prefiere expresar la esencia de cada persona. De este modo, retrata a cada uno de sus compañeros: Maria Jesús Rodríguez, Pedro Lara, Nieves Rojo, Emilio Garagorri, Manuel Jiménez y Julia Vera, además de fotografiarse también a sí misma. Ellos señalan la falta de integración, la torpeza periodística con la que se les define, el ostracismo social al que les condenan, temas más silenciados como el suicidio, e incluso los problemas de género. “Es el doble estigma: tienes una enfermedad mental y eres una mujer”, explica Berned.

Así, María Jesús Rodríguez, una mujer de 66 años, representa las preocupaciones de una época. “Si hubiera tenido que depender de un hombre, habría estado en ayunas toda la vida”, se queja en una secuencia, y provoca la risa en la sala de cine. También la de sus compañeros de película, que al salir de la presentación, ayer miércoles, contaban que los 77 minutos habían sido de lágrimas, nervios, intensidad y descubrimiento. Porque muchas cosas las compartieron solos ante la cámara. Rosa Berned agradece la experiencia personal: “Me han enseñado la gran generosidad, la resiliencia que tienen y, sobre todo, el respeto".

Para no caer en el fácil sensacionalismo y retratar la sencillez de la rutina, la montadora, Amaya Villar, ha tenido que sopesar los momentos más llamativos que no alimentaran prejuicios, lo que ha supuesto un constante trabajo entre ella y Berned de readaptación del guion. Ahora, preparan la distribución, en la que la directora bromea con que la productora Pilar Durante está haciendo un trabajo “monumental”. Por el momento, han pasado por el Festival Internacional de Cine de Navarra (Niff 2020), el Prisma Independent Film Awards en Roma y el Festival Internacional Por Los Derechos Humanos en Colombia. ”La idea es que tenga la máxima difusión”. El motivo lo tienen claro, pero Pedro Lara lo verbaliza: “Quiero que la sociedad nos deje de ver como un problema”.

Lo más visto en...

Top 50