Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Hospital 12 de Octubre prueba una ‘app’ para prevenir el suicidio en pacientes psicóticos

La herramienta permite saber el tiempo que personas con esquizofrenia pasan en Internet y si hacen búsquedas relacionadas con delirios

Imágenes de la aplicación que ensaya el Hospital 12 de Octubre.
Imágenes de la aplicación que ensaya el Hospital 12 de Octubre.

“Javier era un chico brillante, sociable, inconformista, rebelde. Nunca paraba de planear cosas. Le encantaba vivir”. Con estas palabras recuerda Javier Bonet a su hijo. Se suicidó el año pasado, con 21 años, después de “tres años de calvario”. Tenía un trastorno bipolar y sufrió un brote psicótico con 18 años. Después, tuvo múltiples recaídas. Incluso llegó a estar ingresado siete veces en solo un año. Con el objetivo de prevenir este tipo de situaciones, el Hospital 12 de Octubre va a probar con 30 pacientes psicóticos voluntarios una herramienta informática capaz de detectar si buscan ideas delirantes o sobre suicidio en Internet y redes sociales.

Su objetivo es estudiar la conexión entre variaciones en el uso de Internet y cambios clínicos en el paciente. Para ello, los responsables del Programa de Psicosis del hospital van a analizar durante seis meses las variables obtenidas a través de la aplicación con las conseguidas en la evaluación clínica. Los pacientes participantes en el proyecto, que tienen entre 18 y 45 años y están diagnosticados de esquizofrenia o trastornos similares, pueden instalar y desinstalar libremente en cualquier momento esta herramienta en sus móviles y ordenadores.

“La conducta desarrollada en Internet puede representar un buen correlato de su situación clínica. Existen numerosas apps informáticas con supuesta aplicabilidad clínica, pero son muy escasas las que realmente han sido testadas clínicamente”, ha afirmado este miércoles en la presentación de la herramienta Roberto Rodríguez-Jiménez, investigador principal y Jefe de Sección del Servicio de Psiquiatría del Hospital 12 de octubre.

Búsquedas relacionadas con obsesiones

La herramienta, llamada Searching Help y desarrollada por Yslandia, permite saber el número de horas que un paciente pasa en Internet y las franjas horarias en las que más se conecta. También si busca palabras neutras —como minerales o nombres de plantas—, relacionadas con obsesiones y delirios —como teoría de la conspiración o envenenamiento— o con suicidios —por ejemplo, fármacos letales o formas no dolorosas de morir—.

Además, recoge parte de su actividad en redes sociales: el número de personas que agrega al día, los me gustas que da y las publicaciones que comparte. Borja Anguita, director general de innovación y tecnología en Yslandia, ha explicado que “cuando un paciente tiene un brote, tiene una hiperactividad dentro de las redes sociales”: “Puede dar 100 me gustas, poner 30 comentarios y enviar decenas de solicitudes de amistad en solo cinco minutos”. En la mayoría de ocasiones, según subraya, “amigos y familiares no son capaces de identificar estos brotes”. En cambio, Searching Help puede analizarlo y activar alertas.

Enrique Ruiz Escudero, Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ha afirmado que “el 3% de la población general sufrirá delirios y brotes psicóticos a lo largo de su vida”. “En el contexto de la sociedad española supone que más de un millón de personas a lo largo de su vida podrán sufrirlo”.

El Hospital 12 de Octubre cuenta con un Programa de Atención a Primeros Episodios Psicóticos, que incluye hospitalización, atención ambulatoria sin ingreso y consulta en los centros de salud mental. Por el momento, el proyecto “está teniendo una buena aceptación entre pacientes y familiares”, según Juan Manuel Espejo, psicólogo clínico del hospital. Desde el centro, han propuesto el proyecto a personas con quienes creen que puede funcionar: “Hay pacientes cuya ideación delirante tiene que ver con que les espían. A esos no se lo proponemos de primeras. Pero no todos los pacientes son iguales: hay otros que piensan que les quieren secuestrar, que les quieren matar o que están poseídos por el diablo”.

Alerta

En el caso de que se demuestre que hay una conexión entre la actividad del paciente en Internet y los cambios clínicos, se podría activar un sistema de alertas para evitar recaídas o desenlaces no deseados. De esta forma, la aplicación avisaría al médico por correo electrónico y por WhatsApp cada vez que un paciente hiciera búsquedas relacionadas con delirios o suicidios para que pusiera en marcha un plan de atención precoz. “Si los resultados son favorables, en pocos meses podríamos implementar esta herramienta a un número mayor de pacientes con trastorno psicótico o trastorno mental grave”, ha explicado Rodríguez-Jiménez.

Los creadores de la aplicación insisten en que solo se recogen datos cuantitativos y anonimizados por el derecho a la intimidad del paciente. “Guardamos la categoría de las páginas en las que ha entrado. Pero no guardamos el historial de navegación para preservar la privacidad y la intimidad del paciente”, afirma Anguita. Por ejemplo, es posible saber si entra en una web de compras, cuántas veces lo hace o las horas que ha pasado en ella, pero no exactamente en qué web o para qué.

‘Ens veiam aviat’: el destino de Javier

La madre de Javier, Remei Silvestre, recuerda la primera vez que acudieron a consulta después de que a su hijo le diera un brote psicótico cuando estaban de viaje en Japón: “El doctor nos dijo que iba a ser muy complicado”. Javier solo tenía 18 años y toda una vida por delante. Pero, según relatan sus padres, tenía que cambiar su forma de enfocar la vida y seguir unas pautas. Entre ellas, dormir ocho horas, evitar el estrés o no consumir ningún tipo de sustancia. “Eso con 18 años es difícil de aceptar”, afirma su padre. Además, la medicación le empezó a afectar. No podía escribir porque le costaba concentrarse. Estudiaba música y, al tocar el violín, le temblaban las manos. Esa, según cuentan sus padres, no era la vida que él quería: “Cuando te pasa algo así, tu proyecto de vida se desmorona”.

Cerca de 800.000 personas se suicidan cada año, según la OMS. “Hemos tratado de hacer todo, pero no puedes atar a alguien para que no se suicide. La clave para evitarlo está en la educación emocional. La mente es tu mejor aliado y puede ser tu peor enemigo”, explica con los ojos llorosos Bonet.

La frustración que sentía Javier se refleja en algunos de sus escritos, recopilados por su familia en un libro titulado ‘Elucubraciones inconexas y otros poemas’. En uno de ellos, titulado Ens veiam aviat (nos vemos pronto, en español) habla así de la muerte: “Me gustaría encontrarla. No la conozco y es seguro que lo haré, quiera o no. Es irrevocable su aparición en la escena que representa el existir. Me veo ante ella, tímido, sin atreverme a abrazar con mi alma su misterioso halo, pero convencido de que solo es ella quien puede redimirme de unas cadenas que me atan y oprimen, pero que no se muestran sobre la fachada, sobre la imagen borrosa que dibujo en la superficie”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información