Crítica | La estafaCrítica
i

Pedagogía de guante blanco

Hugh Jackman logra una de sus mejores interpretaciones en esta película basada en el desfalco millonario de un colegio estadounidense

Hugh Jackman y Allison Janney, en 'La estafa'. En vídeo, el tráiler de la película.JOJO WHILDEN

La estafa está basada en un escándalo ocurrido en Estados Unidos en los primeros años de este siglo, cuando se destapó una fuga millonaria en los fondos de uno de los colegios más prestigiosos de Long Island, en el distrito de Roslyn. El superintendente, Frank Tassone, llevaba una doble vida a costa de las arcas escolares. Una especie de Dr. Jekyll y Mr. Hyde de guante blanco que logró engañar durante años a padres, profesores y alumnos. La noticia fue una bomba local no solo por ser el mayor desfalco en la historia del sistema educativo de EE UU, sino por la peculiar personalidad de su principal sospechoso.

La ácida película de Cory Finley, en ocasiones de abrupto humor negro, es sobre todo el retrato feroz de este pícaro con corbata que jugaba la carta de la alta pedagogía mientras vivía como un marajá a costa de los fondos para las mejoras del colegio. Escrita por Mike Makowsky, un exalumno del centro que vivió este grotesco desfalco a manos del equipo gestor del centro (Tassone y su mano derecha, Pamela Gluckin, se gastaron el dinero básicamente en los caprichos de una vida que no estaba a su alcance), arranca con un plano de un aula vacía y un megáfono que anuncia, en el inicio de un nuevo y ambicioso curso, al artífice del éxito del centro: el inefable Dr. Tassone.

Jackman logra extraer decenas de matices a un mentiroso patológico capaz de ofrecer mil caras sin inmutarse

El actor australiano Hugh Jackman, el famoso Lobezno, se apodera con maestría de este personaje escurridizo que, en sus manos, nada con garbo en la ambivalencia. Jackman logra extraer decenas de matices a un mentiroso patológico capaz de ofrecer mil caras sin inmutarse. Un seductor presumido, un cínico con encanto, un exprofesor enamorado de los trajes y el lujo, pero también de los triunfos de la pedagogía y un homosexual capaz de mantener un falso relato de su vida. Arropado por un reparto en el que destaca la siempre impecable Allison Janney, Jackman logra una de las mejores interpretaciones de su carrera con un personaje que el actor salva del patetismo más fácil.

Fiel a los hechos que destaparon esta red de corrupción, la película recoge cómo fue el insignificante periódico de la institución, The Hilltop Beacon, quien destapó el escándalo. Aunque en la historia real la investigación estuvo a cargo de varios alumnos que siguieron la pista de una filtración, en el filme es una sola estudiante quien empieza a tirar de la manta. Reflejo de la propia sociedad estadounidense, la película manifiesta a través de este personaje su fe en el periodismo, vital por minúsculo que sea. Aunque en uno de esos malabarismos de quien o está loco o se cree invencible, apunta que el propio Tassone fue quien dio aliento a la investigación que acabó con su edén a fondo perdido.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50