La crisis del coronavirus

Los festivales de verano mantienen sus calendarios por ahora

Sónar, Mad Cool, Primavera Sound o BBK Live confían en poder celebrarse y alertan del desastre económico que supondría la cancelación

Imagen del público en la edición de Mad Cool de 2019. Foto: Julian Rojas
Imagen del público en la edición de Mad Cool de 2019. Foto: Julian Rojas@ Julian Rojas

En uno de los últimos mensajes en su cuenta de Twitter, Taylor Swift muestra una foto donde se ve a su gata Meredith en lo que parece su lugar de descanso preferido, una tinaja con un ventanuco. El texto de la estrella del pop dice: “Para Meredith la autocuarentena es una forma de vida. Sé como Meredith”. A día de hoy, Swift sigue siendo cabeza de cartel de la próxima edición de Mad Cool, que tiene lugar en Madrid del 8 al 11 de julio. “Nuestro objetivo es que se celebre en las fechas anunciadas. Somos positivos a pesar de las circunstancias. La suspensión no entra en nuestros planes”, dice a este periódico el director de la muestra, Javier Arnaiz.

Mad Cool no es el único que se mantiene. Sónar (del 18 al 20 de junio en Barcelona) se celebra, Arenal Sound (del 28 de julio al 2 de agosto en Castellón) también, Bilbao BBK Live (del 9 al 11 de julio) lo mismo… La intención de Primavera Sound (del 3 al 7 de junio en Barcelona) va en ese sentido, pero introducen un matiz: “Seguimos trabajando desde casa en la planificación de la edición, pero también estamos estudiando otras posibilidades para que pueda celebrarse este año”. La ampliación del estado de alerta sanitaria y sus consecuencias hacen temblar a los organizadores de los festivales en España, justo cuando arranca la temporada.

Todos destacan lo principal: “Garantizar la seguridad y bienestar de nuestro público, de los artistas y de todas las personas que trabajan en el festival”. A partir de ahí, la incertidumbre. Confirman que la venta de entradas se ha frenado desde hace dos semanas y ya miran el calendario en caso de que haya que posponer. “La mayoría están tranquilos, esperando acontecimientos. Con confianza en que se puedan llevar a cabo en fecha. Tampoco es fácil mover todo un cartel entero a otro mes”, explica Patricia Gabeiras, presidenta de la Asociación de Festivales de Música (FMA), donde se agrupan la mayoría. El más inmediato de los grandes, Viña Rock, que iba a celebrarse del 30 de abril al 2 de mayo, se ha pospuesto a octubre (8 a 11 de octubre), prácticamente con el mismo cartel “con algún pequeño cambio”. El Mallorca Live Festival, previsto del 14 al 16 de mayo, corre hasta octubre, del 8 al 10.

Aunque públicamente siguen manteniendo que no hay suspensión, en privado algunos ya piensan en la edición de 2021 y dan el año por perdido. “Un festival grande mueve a unos 100 empleados y se trabaja durante un año. Si se decide cancelar las pérdidas serían grandes. El roto sería enorme, incluso para plantearse una redefinición del sector”, afirma Gabeiras. El responsable de Mad Cool es de la misma opinión: “Si no se consiguen llevar adelante sería un mazazo importante. Podrían tambalearse muchísimas empresas del sector musical”.

Está la posibilidad de que en los próximos meses se flexibilicen las medidas y se permitan aforos reducidos. Arnaiz es tajante: “Las autoridades sanitarias tendrían la última palabra, pero personalmente no entendería que la solución pasase por recortar el aforo al 50% en todos los locales públicos, medios de transporte, estadios, restaurantes, festivales… Económicamente no sería viable ni sostenible tener la mitad del aforo”.

Algunos han presentado ERTES y otros aún resisten, aunque no los descartan. La situación fuera es similar. Hace unos días, Rolling Stone titulaba: “Es un caos: el negocio de la música en directo perderá millones”. Ya se han visto afectados los dos festivales más grandes del mundo, Coachella, en Estados Unidos (pospuesto a octubre) y Glastonbury, en Inglaterra (suspendido). En España todas las miradas están puestas ahora en el más cercano, Sónar.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50