LIBROS

La industria del libro estima que sufrirá pérdidas de más de 1.000 millones de euros

La Federación de Cámaras del Libro envía al Ministerio de Cultura su propuesta de medidas de urgencia, que incluye la apertura de las librerías y un bono cultural

La Libreria Somnegre en Barcelona.
La Libreria Somnegre en Barcelona.JUAN BARBOSA

La Federación de Cámaras del Libro (FEDECALI) se ha reunido esta mañana para valorar el impacto que a crisis del Covid-19 tendrá en el sector del libro —el área, dentro de las actividades culturales, que más aporta al PIB español—, y ha calculado unas pérdidas por encima de los 1.000 millones de euros. Es una estimación que parte de los datos consolidados el pasado año y preve un “fuerte impacto en marzo y abril y una lenta recuperación hasta verano”, como se indica en el informe al que ha tenido acceso EL PAÍS. La caída en el comercio interior del libro, que equivaldría a un cuatrimestre de pérdidas, ascendería 811 millones de euros. Las pérdidas en el comercio exterior del libro, FEDECALI señala, alcanzarían los 200 millones de euros, es decir, una pérdida del 80% de un semestre.

El sector incluye librerías, editoriales, distribuidoras y autores y es el que más aporta dentro del ámbito cultural al PIB español, y sus pérdidas también serán las más elevadas.

“Hemos tomado en cuenta dos factores: por una parte, la pérdida derivada de las ferias ya canceladas y, por otra, el comportamiento de los dos primeros meses del año, donde febrero ha sido especialmente negativo”, explican desde la organización. Con esos factores han extrapolado las cifras de 2019 y han evaluado las pérdidas. Estaríamos ante el sector cultural más dañado de todos, que incluye librerías, editoriales, distribuidoras y autores. Ante esta perspectiva se han planteado una serie de medidas “compensatorias y vitalizadoras”, con el objetivo de que sean trasladadas por el Ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, al decisivo Consejo de Ministros que se celebrará mañana, martes. Desde el Ministerio se apunta que se está en contacto con el sector y “todas las medidas propuestas se están trasladando al seno del Gobierno”.

El sector del libro pretende que se mantenga y se permita “la apertura de las librerías”. El libro es presentado como “un producto de primera necesidad cultural”, y la lectura como “actividad esencial para la recomendación de aislamiento”. lamentan desde FEDECALI que “en Madrid se han excluido del cierre, establecimientos como tiendas de informática o papelerías, sin considerar a las librerías”. Entre las medidas que proponen para que no se clausure el comercio de libros está la posibilidad de recogida y despacho sobre pedido previo para “evitar el contacto social”.

FEDECALI pide también la suspensión de la cotización de la Seguridad Social de las empresas y trabajadores autónomos mientras duren las medidas restrictivas de emergencia. Además, proponen agilizar los procesos de ERTE en tanto dure dicha situación. Y piden la apertura de línea de crédito con ICO o CESCE de 50 millones de euros, sin intereses, y dos años de carencia para librerías, distribuidoras y pequeñas y medianas editoriales “para afrontar el futuro en un contexto de profunda crisis económica”.

El presidente de FEDECALI, Miguel Barrero, y el secretario general, Antonio María Ávila, proponen para compensar las pérdidas económicas del comercio exterior crear un fondo especial para VIAPRO, que permita estimular las misiones comerciales y la asistencia a ferias internacionales. Piden el incentivo de la promoción de autores en los dos próximos años, aprovechando la feria de Fráncfort en la que España será país invitado en 2021, para proteger la venta de derechos internacionales. También reclaman ayudas para el pago del alquiler o hipotecas durante los meses en que los comercios se vean afectados por la crisis sanitaria.

Apuntan igualmente medidas fiscales, como la rebaja del al 4% del IVA del libro digital (prevista en los Presupuestos Generales del Estado); la desgravación fiscal a las familias por la compra de libros de texto (supondría un coste de 20 millones de euros, según sus cálculos); desgravaciones del 20% para la modernización los establecimientos de las librerías y distribuidores; fomento de la compra de libros mediante sistemas como el “bono cultura”; la suspensión del IBI a las librerías en todo el país durante todo el año fiscal de 2020.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50