Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La RAE aplaza al próximo Pleno el debate sobre el lenguaje inclusivo de la Constitución

La institución se divide entre partidarios y contrarios de revisar "párrafo a párrafo" el informe elaborado por cuatro académicos

lenguaje inclusivo
Salón de plenos de la RAE.

El primer Pleno de la Real Academia Española (RAE) que debatió, ayer jueves, si hay que cambiar la Constitución para adaptarla a un lenguaje más inclusivo, más igualitario con las mujeres, no entró en materia, han informado a EL PAÍS dos fuentes presentes en la reunión. El motivo es que de lo que se habló en realidad fue de cómo abordar el texto, de unos 30 folios, que todos los académicos tienen entre manos; el informe elaborado y consensuado en otoño de 2018 por los cuatro académicos designados para ello por el anterior director de la RAE, Darío Villanueva: Pedro Álvarez de Miranda, Paz Battaner, Ignacio Bosque e Inés Fernández-Ordóñez.

Tres personas consultadas por este periódico confirman que no hubo enfrentamiento en el Pleno. Lo que sí se puso de manifiesto fueron dos posiciones discrepantes que, además están, más o menos, equilibradas entre los 25 académicos que acudieron a la sede de la RAE. Por un lado, los partidarios de mínimos retoques al informe, titulado Lenguaje inclusivo y Constitución, porque consideran que el texto está ya suficientemente peinado, toda vez que una comisión delegada de 10 académicos revisó en noviembre de 2018 el trabajo de sus cuatro colegas, y solo le hizo entonces pequeñas modificaciones.

El otro grupo lo integran los académicos que quieren revisar la ponencia "párrafo a párrafo, con objeciones de detalle”, según uno de los presentes, lo que retrasaría considerablemente su aprobación. Ante estas dos posturas y dado que hubo "bastantes sugerencias puntuales", según una fuente, el director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, decidió que quienes tengan objeciones al texto, las hagan por escrito para ser analizadas por el próximo Pleno, el del 19 de diciembre, la última cita del año en la RAE. Lo que sí coinciden dos de los presentes es que el texto "gustó en general y que está bien formulado y preparado".

El texto en discusión se basa en la denominada "doctrina Bosque", llamada así por el informe que redactó este académico, Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer, aprobado por todos sus colegas presentes en el Pleno del 1 de marzo de 2012. Ignacio Bosque analizó nueve guías de lenguaje no sexista publicadas desde comienzos de este siglo en España. Según este doctor en Filología Hispánica y catedrático de Lengua Española, la mayoría de estas guías “contienen recomendaciones que contravienen no solo normas de la RAE, sino también de varias gramáticas normativas”. También señalaba que las guías "conculcan aspectos gramaticales o léxicos firmemente asentados en el sistema lingüístico".

Por ello, tanto el anterior director de la RAE como el actual han insistido en que el informe final apenas se desviará de la doctrina Bosque, y que por lo tanto los posibles cambios en el texto Constitucional serían mínimos. La RAE no es partidaria, en general, de los desdoblamientos porque en la lengua española “el masculino es el género inclusivo, que permite hablar de las personas de ambos sexos”.

La petición de elaboración de este informe arranca en julio de 2018, cuando Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno socialista de Pedro Sánchez, dijo que había que adecuar la Ley Fundamental “a un lenguaje inclusivo, correcto, verdadero y acorde a la realidad de una democracia que transita entre hombres y mujeres”. Calvo aseguraba entonces que había pedido un informe a la RAE, aunque la petición oficial no llegó hasta unos días después y por carta.

Villanueva encargó el informe a los cuatro académicos citados, que luego revisó la comisión delegada. Sin embargo, en diciembre de 2018 se produjo el relevo en la dirección de la institución, que recayó en Santiago Muñoz Machado. Desde entonces, en el contexto de un Gobierno provisional y dos elecciones generales en 2019, el informe permaneció a la espera, hasta que en una visita de Calvo a la RAE, el pasado 24 de octubre, la vicepresidenta volvió a preguntar por él. Ello hizo que la RAE volviera a sacar el informe del cajón para un debate que probablemente se prolongará hasta mediados de enero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >