Crítica | La gran mentira
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

El timo de la respetabilidad

La preciosa banda sonora, la calidad de la producción y la presencia de McKellen y Mirren sostienen durante algunos minutos más una película que iba para notable, pero acaba descarrilando

Fotograma de 'La gran mentira'. En vídeo, el tráiler de la película.

Solo cabe una pregunta tras ver La gran mentira: cómo puede tener una primera mitad tan interesante, bien trazada y narrada, y una segunda parte tan académica, ñoña, caprichosa y desviada de lo que se ha ido formulando en la mitad inicial. La respuesta debe estar en The good liar, la novela de Nicholas Searle en la que se basa la película, publicada en 2017, porque parece imposible que el adaptador del texto original, Jeffrey Hatcher, haya podido inventarse la sarta de sandeces que contiene ese trecho final.

LA GRAN MENTIRA

Dirección: Bill Condon.

Intérpretes: Helen Mirren, Ian McKellen, Russell Tovey, Jim Carter.

Género: intriga. EE UU, 2019.

Duración: 109 minutos.

Helen Mirren e Ian McKellen están en ambas mitades, pero incluso en la segunda parecen menos carismáticos ante los derroteros que toman sus personajes en su regreso a la juventud, con unos flashbacks incomprensibles y un final pretendidamente sorpresa, que se ve venir en cuanto a la personalidad del mentiroso del título y que resulta ridículamente indigerible por sus retruécanos de conducta.

Elegantes en la puesta en escena de Bill Condon, y elípticos y misteriosos en su narración y en cuanto a la relación de sus dos protagonistas, los (alrededor de) 50 minutos iniciales hablan además de temas muy interesantes. Primero, las citas a ciegas de jubilados y personas mayores viudas, de elevada formación cultural e intelectual, en busca de compañía más o menos sentimental o casual a través de páginas de internet. Y segundo, la impostura de ciertas vidas, donde una falsa fachada de respetabilidad puede esconder la más turbia de las intenciones.

Sin embargo, desde el viaje a Berlín y la llegada de los saltos atrás, las secuencias en recuerdo de la juventud de ambos, todo se desmadra hacia el ridículo. La preciosa banda sonora de Carter Burwell, la calidad de la producción y la presencia de McKellen y Mirren sostienen durante algunos minutos más una película que iba para notable, pero acaba descarrilando por su empeño en tratar a la platea de idiota en un juego del gato y el ratón no tanto con sus personajes como con el propio espectador. Puede que al novelista le apeteciera ser Patricia Highsmith, pero su historia tiene demasiados apuntes de literatura de aeropuerto y de novela histórica barata como para llegarle a la suela del zapato.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Sobre la firma

Javier Ocaña

Crítico de cine de EL PAÍS desde 2003. Profesor de cine para la Junta de Colegios Mayores de Madrid. Colaborador de 'Hoy por hoy', en la SER y de 'Historia de nuestro cine', en La2 de TVE. Autor de 'De Blancanieves a Kurosawa: La aventura de ver cine con los hijos'. Una vida disfrutando de las películas; media vida intentando desentrañar su arte.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS