Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Supergrupo de escritores británicos contra el Brexit

Ken Follett, Jojo Moyes, Kate Mosse y Lee Child abren en Milán una gira en la que recorrerán varios países para protestar por la salida del Reino Unido de la UE

Desde la izquierda, Kate Mosse, Ken Follet, Lee Child y Jojo Moyes, en Milán.
Desde la izquierda, Kate Mosse, Ken Follet, Lee Child y Jojo Moyes, en Milán. BCM19

Cuatro pesos pesados de la literatura británica más comercial se movilizan desde ayer contra esa fatalidad llamada Brexit. Los escritores Ken Follett, Jojo Moyes, Kate Mosse y Lee Child, autores de conocidos superventas vendidos por millones en todo el mundo, dieron el pistoletazo de salida a The Friendship Tour, una gira europea pensada para declarar su amor incondicional por Europa a través de distintos encuentros con sus lectores en las principales capitales del continente. Quedó abierto ayer con un acto multitudinario en el festival Bookcity de Milán, delante de unas 1.500 personas. Mañana repetirán la función en la Fundación Telefónica de Madrid, antes de recalar en Berlín, el próximo sábado, y en París, el lunes que viene.

La idea surgió de la mente inquieta de Follett. El autor de Los pilares de la Tierra, que ha vendido 160 millones de volúmenes en todo el mundo, logró que sus tres camaradas se sumaran a esta excursión continental, pensada para protestar contra la salida del Reino Unido de la Unión Europea. A unas semanas de las elecciones británicas del 12 de diciembre y a pocos meses de la nueva fecha límite para el Brexit, fijada en el 31 de enero de 2020, estas cuatro estrellas literarias recordaron que el 48% de sus conciudadanos, como mínimo, se opone a esa perspectiva. Si la ruptura política les parece irreversible, salvo victoria improbable de los laboristas, los cuatro opinan que la fractura cultural aún puede ser esquivada.

“Algo terrible ha sucedido en mi país”, arrancaba Follett al salir al escenario del Teatro Carcano de Milán, una de las salas históricas de la ciudad, donde en otro tiempo triunfaron todo tipo de genios, de Paganini a Dario Fo. “Digan lo que digan nuestros políticos, nosotros nos seguimos sintiendo europeos. Este vínculo de amistad debe seguir existiendo”, le secundaba Moyes, reina indiscutible de la novela romántica, coronada con títulos como Yo antes de ti. Lee Child, británico exiliado en Nueva York, tomó entonces la palabra. “Cuando nací, el primer ministro se llamaba Churchill, un hombre que pasó gran parte de su vida defendiendo la supremacía británica”, declamó. “Pero incluso él creía que necesitábamos unos Estados Unidos de Europa. Ahora, ese proyecto ha descarrilado y ni Jack Reacher es lo suficientemente poderoso para resolverlo”. Se refería así al protagonista de la saga del mismo nombre, con la que Child ha vendido más de 100 millones de ejemplares. Por su parte, Mosse aportó el contexto histórico, como acostumbra a hacer en sus novelas. “En todos los lugares y momentos históricos, cuando la situación política se complica, los líderes siempre han buscado enemigos externos”, expresó la autora de El laberinto, traducida a 38 idiomas.

Singularidad británica

Preguntados sobre la singularidad de la literatura británica de hoy, los autores dieron respuestas distintas. “Nos distingue nuestro interés en el sistema de clases desde hace 300 años. Es divertido escribir sobre él, aunque lo es menos vivirlo en tus carnes…”, bromeó Moyes. Child analizó la disparidad en la recepción de sus novelas, más conocidas en el mundo anglosajón que en otras latitudes. “Mi estilo es difícil de reproducir en las lenguas románicas. ¿No podrían ponerse a aprender inglés?”, ironizó con esa legendaria flema. Mosse admitió que existen diferencias ligadas al origen geográfico. “Pero son menores que las que nos separan de quienes no leen”, sostuvo.

¿Influye el actual clima político a la hora de ponerse a escribir? Ninguno de los cuatro se ha sumado, por ahora, al llamado Brexlit, el reflejo de este traumático abandono en la ficción británica más reciente, de la que dan fe las últimas obras de Jonathan Coe (El corazón de Inglaterra, que ha publicado Anagrama) o Ian McEwan (The Cockroach, donde un insecto se convierte en primer ministro, que llegará a España en febrero de 2020). “Sea como sea, el ambiente te influye de forma inconsciente”, rebatía Moyes, que acaba de lanzar Te regalaré las estrellas (Suma). “Es mi libro más político, aunque no lo parezca”, dijo sobre esta historia protagonizada por bibliotecarias en el Kentucky de la Gran Depresión. “En realidad, habla de la importancia del conocimiento, de la necesidad de luchar contra la ignorancia y de aceptar al forastero. Aunque no trate directamente del Brexit, los escritores somos seres porosos y absorbemos por ósmosis todo lo que nos rodea”.

Para cerrar el encuentro, Follett instó a sus compañeros a escoger un objeto que representase la esencia de la UE. El propio autor eligió una botella del dominio de Pingus, el cotizado vino de Ribera del Duero que elabora el viticultor Peter Sisseck, implantado en España desde 1993. “Pertenece a un danés que aprendió a hacer vino en Francia y que elabora el mejor tinto de toda España”, resumió. “Este vino cuesta un millar de euros. Al final de este tour de la amistad bridaremos con él”, prometió el escritor. A ratos, esta gira naciente parecía una excusa más para comer y beber entre amigos. O bien una operación encubierta para no alienar a los cientos de miles de lectores que les siguen en el mercado común. Aunque las dos cosas constituyan, al fin y al cabo, una parte fundamental del proyecto europeo.

“Si España gira a la derecha, tal vez Cataluña se vaya”

Los cuatro escritores también criticaron el nivel intelectual de los líderes de hoy. “El mundo sería mejor si los políticos leyeran más. Una novela te enseña lo que es la empatía, porque te obliga a meterte en la piel de otra persona. Los nuevos líderes se enorgullecen de no leer. No estoy segura de que Trump haya leído sus propios libros”, dijo Jojo Moyes minutos antes del encuentro. Lee Child prefirió distinguir a esa minoría de políticos con conocidos hábitos lectores, como Barack Obama o Bill Clinton. “El primero solía distribuir listas de recomendaciones literarias con mucho nivel. Y el segundo, que es muy aficionado al thriller, presentó mi última novela en Nueva York”, recordó.

Ken Follett advirtió de que el Brexit puede ser el primero de una serie de procesos políticos que terminen desmembrando Europa. “El Reino Unido podría dividirse, porque Escocia e Irlanda se querrán marchar. Si España gira más a la derecha, tal vez Cataluña también se vaya. Y en Italia me hablan de una división entre el norte y el sur…”, enumeró el escritor. “En Europa podría emerger un núcleo de países liberales y ricos, rodeados por una periferia formada por otros de corte populista”, pronosticó Follett.

Fe de errores

En una primera edición se calificaba al grupo de ingleses, cuando en realidad son británicos: Ken Follett nació en Cardiff (Gales).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >