Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El éxito del Montalbano televisivo que ‘cena’ con los italianos

La serie sobre las novelas de Camilleri lleva 20 años emitiéndose en Italia y ha influido en la vida cotidiana del país

Fotograma de un capítulo de la serie 'El comisario Montalbano' que muestra al personaje interpretado por Nicola Zingaretti.
Fotograma de un capítulo de la serie 'El comisario Montalbano' que muestra al personaje interpretado por Nicola Zingaretti.

El placer de las visitas suele resultar molesto cuando transforman la sorpresa en reincidencia. Pero el comisario Montalbano, un hombre elegante y discreto, se sentó a cenar en la mesa de cientos de miles de familias italianas durante dos décadas sin que nadie pusiera mala cara. La serie de la obra más famosa de Andrea Camilleri, producida y emitida en la Rai desde 1999, un producto televisivo que este año ha afrontado su decimotercera temporada, es la más influyente y longeva en antena de Italia. Su abrumador éxito la ha convertido también en la más seguida de la historia del país, un fenómeno social y televisivo que permitió a la productora venderla a 60 países y propagar la leyenda del famoso inspector por todo el mundo. En algunos lugares, como el Reino Unido, incluso se ha colado entre los 20 programas más vistos.

Camilleri, un hombre de una humildad y sencillez insólitas entre los autores que alcanzan el consenso comercial y crítico, nunca logró descifrar o aceptar el éxito de sus novelas ni de la serie, ambientada en la ciudad imaginaria de Vigatà, pero rodada en parte en pueblos sicilianos de la provincia de Ragusa como Scicli (ahí está la famosa farmacia). Las ventas millonarias de la saga y los royalties de su versión televisiva le permitieron, entre otras cosas, dedicarse sin presión comercial a una de sus grandes pasiones: la novela histórica. "Es un chantaje asqueroso", bromeaba el escritor al explicar por qué le perseguiría hasta el último día de vida su personaje.

El comisario Montalbano, por cuyos capítulos ha desfilado temas de actualidad como la corrupción o el problema de la migración, es tan famoso en Italia que incluso puede contribuir a ganar unas elecciones primarias. El recién elegido secretario general del PD, Nicola Zingaretti, un hombre sin excesivo carisma ni magnetismo, es el hermano del protagonista de la serie (Luca Zingaretti). Además del apellido, guardan un parecido asombroso y muchos el pasado marzo, cuando se impuso a sus rivales internos en los comicios socialdemócratas, creyeron apreciar un empujón extra a su carrera de la mano del comisario: en Ragusa, tierras montalbanescas, Zingaretti se llevó el 90% de los votos.

La influencia de la serie, sin embargo, también tenía impacto sobre el propio Camilleri y su manera de afrontar el trabajo diario (en los últimos tiempos tenía que dictar a causa de su ceguera). El autor siempre decía que corría el riesgo de que las imágenes y las tramas del producto televisivo modificasen su manera de enfocar los libros, su acercamiento original a las nuevas historias. El autor tenía una excelente relación con el protagonista de la serie, que le ha dedicado una larga y sentida despedida en sus redes sociales. “Te echaré de menos, sobre todo, porque en estos años en los que he cruzado mi vida con la del comisario has sido un amigo. He tenido la sensación de que bastaba un trazo de tu lápiz para cambiar mi vida. He vivido junto a ti lo que habías creado. He aprendido mucho, el respeto por las personas, por todas ellas por sí mismas, y por las más débiles. […] Adiós, maestro, amigo que la tierra te sea leve. Tuyo, Luca”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información