Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia blinda por ley la reconstrucción de Notre Dame

La normativa fija desgravaciones de hasta un 75% para las donaciones

La fase de protección de Notre Dame no ha concluido a tres meses del incendio de la catedral parisina
La fase de protección de Notre Dame no ha concluido a tres meses del incendio de la catedral parisina AFP

Al menos en el plano legal, nada se opone ya a la reconstrucción de Notre Dame. Otra cosa es la todavía muy lenta llegada de fondos o, a tres meses del incendio que destruyó buena parte de la catedral gótica de París, la falta de consenso —y de planes— sobre cómo devolverle su antiguo esplendor. En cualquier caso, Francia cuenta ya con una ley elaborada exclusivamente para regular “la obra del siglo”, como la definió una legisladora, para restaurar el emblemático templo parisino. La normativa, aprobada este martes de forma definitiva por la Asamblea Nacional, busca posibilitar la orden dada por el presidente, Emmanuel Macron, tras la catástrofe del 15 de abril: reconstruir Notre Dame en cinco años.

La “ley para la conservación y la restauración de la catedral de Notre Dame de París” fue aprobada por 91 votos a favor, 8 en contra y 33 abstenciones, un reflejo de las críticas de diputados de la oposición que, entre otros, cuestionaron la capacidad que le da al Gobierno de tomar algunas decisiones sobre su reconstrucción por decreto. También protestaron por la “precipitación” para aprobar el texto. Una rapidez que los críticos achacan a la intención de Macron de que Notre Dame pueda empezar a recibir a turistas de nuevo, aunque solo sea de forma parcial, en cinco años, es decir, en coincidencia con la celebración de los Juegos Olímpicos en París en 2024. El ministro de Cultura, Franck Riester, rechazó sin embargo esas alegaciones y afirmó que la ley era necesaria para estar “a la altura” de las multimillonarias donaciones.

“No teníamos otra opción, teníamos que estar a la altura del impulso de generosidad para Notre Dame”, sostuvo Riester antes de la votación. “Había que ir muy rápido para crear un marco para recibir las donaciones, alentarlas y garantizar a los cientos de miles de donantes que su dinero no acabará en otro sitio más que en Notre Dame. Ese es el único sentido de la ley”, aseveró y prometió que la restauración de Notre Dame será “ejemplar”.

El grueso de los nueve artículos que componen ya había sido adelantado en los pasados meses. La normativa confirma la “suscripción nacional” abierta el 16 de abril, un día después del incendio que destruyó la cubierta de la catedral, hundió su flecha y provocó graves daños en la bóveda y en la nave central del templo, para recaudar fondos para su reconstrucción. También estipula, como se había prometido, que todo el dinero recopilado será “destinado exclusivamente” a la financiación de las obras de recuperación del templo o, en todo caso, a la formación de los profesionales que disponen de las “competencias particulares” que requieren una obra histórica de este tipo. La ley fija asimismo que los pequeños donantes gozarán, hasta el próximo 31 de diciembre, de una deducción fiscal excepcional del 75% para las donaciones de hasta mil euros (normalmente es del 66%).

En vista de la gran cantidad de fondos que se va a manejar —las promesas de donaciones superan los 850 millones de euros, si bien hasta la fecha la cantidad efectivamente entregada no llega al 10% de esa cifra— la nueva ley aprueba también la creación de un comité excepcional de control más allá de los organismos tradicionalmente encargados de velar por las cuentas. El nuevo comité estará compuesto por el primer presidente del Tribunal de Cuentas y los presidentes de las comisiones de Finanzas y de Cultura de las dos cámaras del Parlamento, y deberá publicar anualmente un informe detallando cuánto dinero se ha recaudado, su origen y cómo está siendo empleado.

“Garantiza la transparencia del uso de los fondos ante los donantes. Les dice, ‘no seréis traicionados, vuestras donaciones irán bien a Notre Dame’”, subrayó el ministro de Cultura durante el debate final.

La ley de Notre Dame prevé también la creación de una “institución pública de carácter administrativo” que estará bajo tutela del Ministro de Cultura, Franck Riester, y que tendrá como misión “garantizar la coordinación y realización de estudios y operaciones que lleven a la conservación y restauración de la catedral”.

Muestra de lo difícil que será, con ley o sin ley, la tarea pendiente es el hecho de que, tres meses después del incendio, los trabajos para asegurar la catedral no han finalizado aún ni tienen visos de hacerlo. “La fase de protección durará todavía largos meses”, dijo a la cadena France2 el director de la Fundación Notre-Dame, Christophe Rousselot. La plaza ante la fachada sigue cerrada al público, a pesar de que se preveía su reapertura a mediados de junio, coincidiendo con los dos meses desde la catástrofe, que se conmemoraron con la celebración de la primera misa en la catedral, con una treintena de participantes que tuvieron que ponerse un casco de obra durante toda la ceremonia. “Lo más duro está aún por delante”, confirmó Riester ante los diputados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información