Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macron quiere un ‘mecanismo de cooperación’ para el patrimonio europeo en peligro

El Gobierno francés invitará a París a los ministros de Cultura y Exteriores de la UE para coordinar una ayuda común

Incendio de la catedral de Notre Dame el lunes 15 de abril
Incendio de la catedral de Notre Dame el lunes 15 de abril AP

El presidente francés, Emmanuel Macron, quiere aprovechar la oleada de solidaridad internacional que ha desatado el incendio de la catedral parisina de Notre Dame para desarrollar una iniciativa europea de protección del patrimonio en el continente. Razones no faltan: en toda la Unión Europea, son numerosas las iglesias y otros monumentos, en ocasiones patrimonio mundial, en un estado de conservación mejorable. Para discutir el formato, el mandatario francés quiere reunir el 3 de mayo en París a los ministros de Cultura y de Relaciones Exteriores europeos, adelanta el dominical Journal du Dimanche.

El objetivo es “crear un mecanismo de cooperación para el patrimonio europeo en peligro”, explicó al rotativo la secretaria de Estado de Asuntos Europeos, Amélie de Montchalin. Dicho mecanismo serviría para “dar asistencia, compartir competencias y capacidades”, así como para “reflexionar juntos sobre la prevención de riesgos”.

El funcionamiento sería similar al que desata por ejemplo un gran incendio en algún lugar de Europa, que puede llevar a que otros países presten material como aviones cisterna. “Para el patrimonio, podríamos imaginar una red de expertos que se pongan a disposición en función de las necesidades”, apuntó De Montchalin. Una vez que un país miembro de la UE avise de sus necesidades en torno a un monumento de su patrimonio, dicha red se movilizaría. Francia se plantea también “hacer evolucionar” los fondos europeos de cohesión, actualmente destinados al desarrollo económico de las regiones, para que también puedan utilizarse en casos determinados para salvar el patrimonio, indicó.

El incendio de Notre Dame y los planes de reconstrucción acelerada —Macron ha puesto una fecha límite de cinco años— han puesto de relieve otra falencia en Francia que también podría afectar al resto de Europa: la falta de artesanos especializados en algunos tipos de restauración muy específica que requiere la rehabilitación de un monumento de más de ocho siglos de historia como es la catedral de París. Los ministros de Cultura, Franck Riester, de Educación, Jean-Michel Blanquer, y de Trabajo, Muriel Pénicaud, lanzaron esta semana una iniciativa para alentar a los jóvenes hacia formaciones profesionales en este campo. Una idea, señaló Riester en el JDD, que podría también hacerse a nivel europeo “apoyándose en el programa Erasmus”.

Notre Dame, “casi salvada”

Cada día que pasa, es una nueva batalla ganada a la adversidad. El ministro de Cultura afirmó la noche del sábado que la catedral está ya “casi salvada”, tras las primeras horas y días en que se temió lo peor. “Todos los puntos sensibles que quedaban, el frontón norte, el occidental, entre los dos campanarios de la fachada y el campanario sur, que estaba amenazado, han sido asegurados, estabilizados. Es una noticia formidable”, dijo Riester en la cadena France 2.

Lo que más sigue inquietando, a casi una semana del incendio, es la bóveda, donde todavía hay “algunos puntos sensibles”. Según explicó, “los equipos del Ministerio de Cultura, las empresas, están trabajando para retirar los escombros que están todavía en la bóveda y cubrirla progresivamente”. La idea es cubrirla con una lona que la proteja de la lluvia y otras inclemencias. “En ese momento, podremos decir que Notre Dame de París está a salvo”, agregó en declaraciones desde el Hotel de los Inválidos, en el centro de París, donde se celebró un gran concierto en honor de la catedral.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información