Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INCENDIO NOTRE DAME OPINIÓN i

No culpen a la madera

La gravedad del incendio no significa que haya que eliminar las estructuras de este material

En vídeo, el momento en que el pináculo de la catedral se viene abajo este lunes. FP | Vídeo: EPV

El incendio de Notre Dame no se debió a la estructura de madera. Esa estructura llevaba ahí, pacíficamente colocada, muchos años y, probablemente, habría seguido otros muchos más si no se hubiera interpuesto un descuido en una obra de restauración. Que se haya producido un incendio de esa gravedad no quiere decir que haya que eliminar las estructuras de madera o evitar las restauraciones.

Quizás lo que más nos llama la atención de los edificios históricos es su aspecto exterior, su ornato, la labra de la piedra, su tamaño, la audacia en su construcción. El gótico nos resulta muy atractivo porque guarda un extraño misterio de ingeniería —que es arquitectura—, pero nadie, o casi nadie, repara en el trasdós de las bóvedas, ese lugar que probablemente fuera el hogar de Quasimodo, el Jorobado de Notre Dame.

Las pequeñas y las grandes iglesias, los edificios abovedados y los que no lo son, esconden un lejano espacio, definido por ese trasdós y por la estructura de cubierta, útil para ir dejando restos: cortinajes, cascotes, elementos diversos puntualmente innecesarios y pronto olvidados y, a menudo, convertidos en yesca.

Las estructuras de madera han dado soporte a casi todas las techumbres de nuestros edificios, sean estas de piedra, de zinc, de plomo o de teja; también a los techos y artesonados. Son estructuras ligeras, provienen de un recurso renovable que aporta riqueza paisajística, además de oxígeno a la atmósfera. Son auténticos ejercicios de ingeniería. Las de los edificios góticos suelen ser enormemente complejas, casi como la estructura de una embarcación y…arden en muy pocos casos.

Aun así, los bomberos saben que, en general, las estructuras de madera soportan más tiempo un incendio que las de metal o, incluso, las de hormigón armado. La madera no arde sola por combustión espontánea si no está sometida a temperaturas superiores a los 400 grados durante un cierto periodo de tiempo.

Notre Dame estaba orgullosa de su estructura y la mostraba con todo esplendor valor patrimonial y cultural como un bien magnífico en su web. La catedral lleva vistiendo madera unos 800 años. Viollet-le-Duc, hace más de siglo y medio, aportó la necesaria renovación sin sustituir el sistema. Notre Dame confiaba en ella. Lo sucedido el lunes es un fallo en el protocolo de seguridad de las obras de restauración ha ocasionado un resultado catastrófico.

Pero no, el problema no ha sido la madera.

Cabe preguntarse si han sido la prisa, la ligereza o la desidia las causas del siniestro. Y como el mejor remedio es la prevención, habrá que revisar los protocolos internacionales para que algo así no vuelva a suceder. Icomos, el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, a cuya junta directiva pertenezco en España, se pone al tajo.

Idoia Camiruaga es arquitecta, experta en restauración.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información