Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Foster y Moneo competirán por la reforma del Bellas Artes de Bilbao

Nieto Sobejano, Bjarke Ingels Group, el noruego Snohetta y el japonés Sanaa Jimusho, les acompañan en la carrera

Miguel Zugaza, a la derecha, este miércoles tras la presentación del nuevo plan estratégico del Museo de Bellas Artes de Bilbao.
Miguel Zugaza, a la derecha, este miércoles tras la presentación del nuevo plan estratégico del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

La parrilla ya está conformada. Seis grandes de la arquitectura, entre ellos los Premios Pritzker Norman Foster y Rafael Moneo, tienen ahora tres meses para diseñar la ampliación del museo de Bellas Artes de Bilbao, que quiere afrontar el futuro con un espacio renovado, y 8.000 metros más. La reforma pasa por la adquisición de un edificio auxiliar de 3.000 metros y la ampliación de otros 5.000 metros de la sede actual, que reordenará sus accesos para integrarse de forma más decidida en la plaza Euskadi, donde se ubica La Torre Iberdrola.

El Bellas Artes quiere aprovechar las ventajas de estar situado a apenas 250 metros del otro museo que ha propiciado la transformación urbanística de Bilbao, el Guggenheim. Al nuevo edificio auxiliar, situado fuera del actual emplazamiento, se trasladaría el depósito de obras de arte, el archivo, la biblioteca y un nuevo Centro de Estudios y de Documentación de Arte Vasco, denominado Arteder. La idea ganadora será proclamada entre el 22 y 29 de julio.

El jurado encargado de seleccionar a los estudios de arquitectura se ha reunido este lunes bajo la presidencia del director de la centenaria pinacoteca, Miguel Zugaza, y ha hecho pública la selección entre los 57 aspirantes. El estudio del reconocido arquitecto británico y Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2009, Norman Foster, el autor del Metro de Bilbao en la década de los 90 del pasado siglo competirá con el internacionalmente galardonado arquitecto navarro Rafael Moneo, Premio Pritzker (equivalente al Nobel de Arquitectura) en 1996. Moneo, como Foster, tiene experiencia en Bilbao, donde ha dejado su sello en la zona de Abandoibarra. En la ribera de la Ría levantó la Biblioteca de la Universidad de Deusto. Foster se presenta en una UTE con Partners Ltd y LMUriarte Arkitectura SLP.

Rafael Moneo se presenta, sin embargo, en solitario al concurso, al igual que el estudio del arquitecto madrileño Nieto Sobejano, premiado con la medalla Alvar Aalto, concedida por el Museo dedicado al famoso diseñador finlandés, y autor, entre otros proyectos, del Palacio de Congresos de Zaragoza y el Centro de Creación Contemporánea de Andalucía.

El estudio ganador se llevará un premio de 30.000 euros, mientras que los otros 5 finalistas recibirán una contraprestación económica de 20.000 euros cada uno por su participación. La redacción final del proyecto estará dotada con unos honorarios de 1.577.000 euros. Según el calendario que maneja el Museo, se prevé que las obras de reforma y ampliación comiencen entre marzo y abril de 2021, que tengan una duración estimada de 18 meses y que estén concluidas y se puedan inaugurar entre septiembre y octubre de 2022. El proyecto de ampliación cuenta con un presupuesto total de 18 millones de euros.

Los otros tres estudios internacionales elegidos son el Bjarke Ingels Group, más conocido por sus siglas BIG, fundado en 2005 y dirigido por el arquitecto danés Bjarke Ingels. Suyos son los proyectos acabados del Pabellón de Dinamarca en la Expo 2010 de Shangai (China), la torre Beach and Howe de Vancouver (Canadá) y en construcción del Nuevo Museo Tamayo, de Ciudad de México, la Biblioteca Nacional de Astana (Kazajistán) y la Kaufhauskanal, Hamburgo (Alemania).

El quinto estudio internacional elegido es el noruego Snohetta, fundado en 1989 por Inge Dahlman, Berit Hartveit, Johan Johan Ostengen, Alf Haukeland y Vanko Varbanov, entre otros profesionales noruegos. Se trata de una reconocida firma internacional de arquitectura, paisajismo y diseño con sede en Oslo, responsable, entre otras obras, de la Biblioteca de Alejandría, en Egipto; la Opera de Oslo, en Noruega; el Museo de Arte Moderno de San Francisco y un restaurante sumergido en Lindesnes (Noruega).

El último estudio elegido es el japonés Sanaa Jimusho, fundado por la arquitecta Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa, quienes han sido distinguidos con el Premio Pritzker de Arquitectura en 2010. Este estudio japonés es responsable del proyecto de ampliación o reforma de numerosas instituciones museísticas como el Instituto Valenciano de Arte Moderno, el de Arte Contemporáneo de Sidney (Australia), el de Arte Moderno de Nueva York y la instalación del Pabellón de Japón para la Bienal de Venecia en el año 2000.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >