Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netflix no presentará ninguna película en el festival de Cannes por segundo año consecutivo

Las tensiones entre el coloso audiovisual y el certamen todavía no han sido resueltas, después del choque frontal de 2018, según adelanta 'Variety'

Un cartel de 'Los Meyerowitz', de Netflix, en Cannes en 2017, cuando el filme participó en la competición por la Palma de Oro.
Un cartel de 'Los Meyerowitz', de Netflix, en Cannes en 2017, cuando el filme participó en la competición por la Palma de Oro. Getty Images

Netflix y el festival de Cannes se conocieron, se pelearon, intentaron entenderse pero todavía no se reconcilian. La principal plataforma audiovisual de streaming no presentará ninguna película, ni en competición ni fuera de ella, en el certamen de cine más importante del mundo, que se celebra entre el 14 y el 25 de mayo, según ha adelantado hoy lunes la revista Variety. Netflix estará ausente de Cannes por segundo año consecutivo, después de que en la edición de 2018 el festival cambiara sus reglas precisamente para excluir los filmes de la compañía. En el fondo de la polémica se halla uno de los principales debates que ocupan hoy en día la industria del cine: Netflix estrena sus filmes online y, en contadas ocasiones, en salas y presume de que ambos modelos son conjugables; Cannes, en cambio, defiende la postura de los exhibidores, que denuncian que esta estrategia está destinada a acabar con los cines y que hay que garantizar un estreno en la gran pantalla de las películas y un cierto margen de tiempo antes de que lleguen a la Red. En Francia, por ejemplo, suelen ser al menos 17 meses. Ni el certamen ni el coloso audiovisual han contestado a las preguntas de Variety.

La compañía y el festival “continúan negociando tranquilamente un acuerdo potencial frente a sus discrepancias”, destaca la revista. Y cita una fuente que asegura que, en todo caso, la plataforma no tenía “ninguna película” lista para el arranque del certamen. La revista también relata que las conversaciones se celebran en un clima "amistoso", y que Thierry Frémaux, director artístico de Cannes, y Ted Sarandos, jefe de contenidos de Netflix, cenaron juntos en Los Ángeles la semana pasada.

En 2017, la compañía presentó dos películas en la sección oficial de Cannes: Los Meyerowitz, de Noah Baumbach, y Okja, de Bong Joon-ho. Los exhibidores franceses protestaron enseguida contra la decisión, a la vez que Pedro Almodóvar, presidente del jurado de aquella edición, declaró que le parecería "una paradoja" entregar la Palma de Oro a una obra que no se viera en salas. Ni Okja ni Los Meyerowitz lograron entrar en el palmarés del certamen.

Cannes, entonces, cambió su reglamento e impuso que todos los filmes de su competición habían de estrenarse en salas en Francia. La reacción de Netflix fue retirar Roma, de Alfonso Cuarón, o el largo inacabado de Orson Welles, Al otro lado del viento, del festival. Ambas películas pasaron entonces a Venecia, donde Roma ganó el León de Oro. La película se llevó tres Oscar el pasado 25 de febrero. Mientras, Cannes y Netflix han mantenido varios encuentros en una guerra fría para la que todavía no hay solución, que quizás no convenga a nadie —la pasada edición de Cannes fue criticada por su escasa calidad a la vez que la compañía renuncia al principal festival del mundo y es atacada por su integrismo— y donde hay poderosas opiniones desplegadas en cada bando.

El director de La Mostra de Venecia, Alberto Barbera, es un aguerrido defensor de Netflix o, más en general, de cualquier avance que la propia industria introduzca. De ahí que acogiera en su última edición Roma, así como los nuevos filmes con Netflix de los hermanos Coen (La balada de Buster Scruggs), Paul Greengrass (22 de julio) o la italiana En mi propia piel. Isabel Coixet también trabajó con Netflix para Elisa y Marcela, su última película, que estrenó en la Berlinale. Ante ello, Steven Spielberg lidera el frente contrario, que considera a Netflix como el verdugo de los cines. El creador sugiere que las películas de la plataforma deberían competir por los premios de televisión y no de cine, y los medios estadounidenses han apuntado a que fue uno de los principales impulsores del Oscar a mejor filme para Green Book, en lugar de la favorita Roma.

Para evitar lo ocurrido con Roma, Frémaux dejó claro en reuniones con ejecutivos de Netflix a lo largo de los últimos meses su interés por The Irishman, nueva película de Martin Scorsese, producida por la compañía. Muchos apuntaron a que la obra podía sellar la paz entre ambos pero Variety sostiene que aún no está terminada y que su estreno más probable será, una vez más, en La Mostra de Venecia. Aun así, la revista informa de que Netflix mantiene la opción de enviar algunos representantes al festival, para participar en el mercado de Cannes, donde se realiza la mayor compraventa de cine del mundo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >