EN CORTO

José Ignacio Valenzuela: “Mis libros tratan de temas incómodos para la literatura infantil”

El escritor chileno, conocido como 'Chascas' por su público más joven, presenta en España 'Mi tío Pachunga' y se somete al carrusel de preguntas de este diario.

El escritor chileno, José Ignacio Valenzuela, conocido como 'Chascas'.
El escritor chileno, José Ignacio Valenzuela, conocido como 'Chascas'.Rod Pinto-Hoffmann

Excéntrico y misterioso. Así es Antonio, el protagonista del Mi tío Pachunga, que se suma a la serie de familiares atípicos, que ha creado José Ignacio Valenzuela ‘Chascas’ (Santiago, 1972) para llevar al terreno de sus lectores más jóvenes realidades como la muerte o la homosexualidad. “Mis libros tratan temas incómodos para (lo que es) la literatura infantil, asegura el autor que presenta esta semana el libro en Barcelona (España). Valenzuela es un torrente de creatividad al que le da “pánico repetirse”, por eso cambia de formatos y géneros, y alterna cine, guiones de series, novelas... Hace ocho años que entró en la literatura infantil y sus personajes son un fenómeno. “Son textos que exploran temas que habitualmente se esquivan como el bulling, la búsqueda de la identidad... pero que se tratan desde la diversión, el humor, lo desfachatado... y eso es lo que los hace tan cercanos”.

De pequeño quería ser...

Más información

Siempre quise ser escritor.

¿Qué libro le cambió la vida?

Cónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez. Me lo regaló mi abuela cuando cumplí 13 años, me acuerdo perfectamente, y descubrí lo que se podía llegar a hacer con las palabras. 

¿Cuál es su rutina de trabajo?

Tengo una rutina férrea, soy un obrero absoluto de las letras. Decidí no creer en la inspiración para no tener que esperarla. A las 9.00 ya estoy sentado a la computadora, en las primeras horas de la mañana tengo alguna entrevista, me pongo con las cartas de los lectores; luego se apagan los teléfonos. Hago una pausa para almorzar y me sumerjo hasta que termine mi meta para el día. 

¿Algún lugar que le inspire?

Hay algunos lugares que por su sola presencia me energizan y me destapan el cerebro. Uno de ellos en Nueva York, otro Barcelona y París. Son ciudades que de alguna manera me electrizan y me hacen bullir las neuronas.

¿Qué influencias ha tenido en su literatura?

El mundo audiovisual ha tenido un impacto muy fuerte, es algo a lo que también me dedico. Simultáneamente estoy presentando telenovelas o películas y libros. Durante mucho tiempo fue una sensación un poco esquizofrénica.

¿Qué es para usted ser escritor?

Tener la posibilidad de anticiparse 30 segundos a lo que va a pasar. Un buen escritor escribe de lo que va a suceder, no de lo que está sucediendo. Un escritor es aquel que es capaz de olfatear aquello que está naciendo y que aún el resto no puede ver.

¿Qué libro le regalaría a un niño para introducirle a la lectura?

Hay libros que construyen lectores, hay otros que son grandes joyas de la literatura , pero no generan lectores. Harry Potter es un libro que crea lectores, porque un niño que comienza con esta lectura y le gusta, es muy probable que luego siga con Las Crónicas de Narnia, con El señor de los Anillos y más adelante, por ejemplo, a García Márquez.

Respecto a su trabajo, ¿de qué está más orgulloso?

De seguir teniendo el mismo nervio, incertidumbre e inseguridad que el día que escribí mi primer cuento. No he llegado nunca a sentirme en una zona de confort a nivel literario o audiovisual y, en ese sentido, es motivo de orgullo porque me siento tan primerizo que tengo la capacidad de asombro para poder escribir con la misma fascinación de siempre.

Si pudiera cambiar algo de sí mismo…

Tal vez, mi acercamiento al mundo en mi adolescencia. Tengo la sensación de que no viví la adolescencia como me tocaba… me instalé en un futuro que todavía no me tocaba. 

¿Cuál es el mejor consejo que le dio alguno de sus padres?

Mi mamá me dijo: ’si no te pasa, invéntalo’. Es una frase que me quedó para siempre y creo que fue uno de los detonantes por los que me convertí en escritor.

¿Hay algo que le deje sin dormir?

Sí, este giro intolerante que el mundo está asumiendo. Como hombre gay que soy, y activo dentro de la comunidad. recuerdo con una emoción enorme cuando por fin pude casarme [en EE UU] después de 15 años de relación y, pensar, dos años atrás cuando ganó [Donald] Trump, qué ingenuo fui en creer que los derechos adquiridos que uno tiene son permanentes.

¿Cuándo fue más feliz?

Recuerdo haber sido tremendamente feliz la primera vez que me subí a un avión y después de siete horas de viaje llegué a lo que yo consideraba que era el otro lado del mundo, que era México. Tve la sensación de que nada es imposible.

¿Qué libro le hubiera gustado escribir?

El guardián entre el centeno. Es un libro que me emociona y todavía no descubro por qué. Es un libro que lo leo con las sensaciones, no con el intelecto. Es un libro que me emociona cada vez que lo leo, que admiro y envidio enormemente.

¿Con quién querría quedarse atrapado en un ascensor?

Con el autor francés Michel Houellebecq. Le admiro profundamente como escritor, pero al mismo tiempo me produce desprecio. No concuerdo con su postura frente al islam, las minorías, las mujeres... Me cuesta reconciliar lo que me provoca él con su literatura versus lo que me provoca como ser humano. Me encantaría confrontarlo y poder dilucidar este problema que me genera.

¿Cómo ve el futuro de Chile?

Chile es un adolescente rabioso que cobró conciencia de quién es. Durante mucho tiempo nos hicieron creer que éramos un país muy justo, estable, sin corrupción, donde era mejor no cuestionar las cosas porque eso era lo que nos hacía estables. Hoy tenemos la certeza de que somos un país muy desigual, injusto, donde un puñado de familias son dueñas del patrimonio nacional, la corrupción ha mermado las instituciones; donde las minorías y los pueblos originarios todavía no tienen una voz que les represente y tengan acceso a sus derechos más fundamentales. Somos un país que se está revelando y yo lo aplaudo.

¿Qué le diría al presidente de Chile, Sebastián Piñera?

Su postura es una postura que hace mucho daño, es una postura conservadora, retrógrada, oportunista, que está asumiendo un poco a la luz de lo que está pasando en el mundo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50