Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Lliure aduce razones éticas para cancelar una obra de Fabre

El creador de ‘Mount Olympus’ está acusado de acoso sexual por miembros de su compañía

Jan Fabre
El artista y director de teatro belga, Jan Fabre, en una foto de archivo. AFP

El nuevo director del Teatre Lliure de Barcelona, Juan Carlos Martel, ya lo había avisado: si no lo impedían razones contractuales cancelaría el maratoniano y transgresor espectáculo Mount Olympus de Jan Fabre, creador belga acusado por varios miembros de su compañía de acoso sexual. Esa ha sido una de sus primeras medidas, anunciada ayer. La obra, que estaba programada para el 15 de junio, finalmente no se representará.

El Lliure anunció ayer que la Junta de gobierno del teatro ha aprobado la cancelación a propuesta de Martel. La medida se justifica “en consonancia con las líneas programáticas incluidas en el proyecto de la nueva dirección, expresadas en la voluntad de un teatro en que la redistribución de recursos y la concepción de un cambio de modelo social pueda realizarse de la manera más ética artistica y humanamente”. El importe de las entradas vendidas se devolverá en los próximos días.

En realidad, para la nueva dirección del Lliure era una verdadera patata caliente tener programado a Fabre, un creador que vive un caso similar, salvando las distancias, al del anterior director del teatro catalán, Lluís Pasqual, acusado de maltrato por una actriz. El nuevo ideario que ha puesto en marcha Martel, obsesionado con el control del gasto (Mount Olympus es un espectáculo internacional caro), con la dimensión social del Lliure, con el apaciguamiento interno y la huida del conflicto, y con marcar distancias de Pasqual (que fue quien programó a Fabre), hacía imposible que el provocador y cuestionado belga siguiera en la programación, a no ser que retirarlo causara problemas legales y un prejuicio económico demasiado grave.

Sin embargo, Martel, en su afán por satisfacer a los sectores que han propiciado la salida de Pasqual, puede encontrarse con que haya gente que no comparta que se castigue a un director de teatro sobre cuyo caso aún no se ha pronunciado la justicia de su país. Varios directores europeos ya han advertido que en el caso Fabre, como en todos, hay que respetar la presunción de inocencia. También habría que tener en cuenta a los espectadores que querían ver la obra.

La junta de Gobierno del Lliure aprobó ayer también otras medidas en consonancia con el proyecto de Martel. Entre ellas, establecer unos límites a la retribución que cobren los creadores que intervengan en las creaciones propias de la programación del Lliure. La marcha de Pasqual no ha impedido que se siga criticando desde distintas instancias su sueldo. La nueva dirección del Lliure ha anunciado también que a partir de ahora publicará la información de las cuentas anuales del teatro, “incluidas las retribuciones, dietas e indemnizaciones de sus cargos directivos”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información