Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae al 32,8% el porcentaje de españoles que no lee nunca

Hay también un 12,5% de lectores ocasionales no consolidados. El índice de lectura entre los jóvenes se sitúa un poco por encima de la media europea

El Barómetro de hábitos de lectura y compra de libros de 2018, realizado por la Federación de Gremios de editores de España (FGEE) y el Ministerio de Cultura y Deporte, indica un leve crecimiento de la población que lee con frecuencia, que llega al 49,3 %. El crecimiento minúsculo de los encuestados (algo más de 5.000) que dicen leer va acompañado de un retroceso de las personas que dicen no leer nunca o casi nunca: han pasado del 40,1% al 32,8% de la población española. Y un 12,5% de lectores ocasionales “poco consolidados”.

Deberíamos plantearnos en serio no sólo cuánto se lee, sino cómo se lee. Debemos intentar que la gente lea más y mejor

José Guirao

El ministro de Cultura y Deportes, José Guirao, ha dicho que “es un problema muy grave que haya un 32,8 % de lectores que nunca lee”. A pesar de ello, ha explicado que la “encuesta es positiva”, porque el hábito de lectura aumenta en todos los soportes. Los motivos que alegan los no lectores son la falta de tiempo (un 49,3%) y que no les gusta leer (32,3%). “Los lectores frecuentes no han parado de ascender siete puntos en los últimos siete años”, ha explicado el secretario de la FGEE, Antonio María Ávila. Entre los lectores en tiempo libre destacan las mujeres (67,2%) frente a los hombres (56,2%).

Descargas ilegales

Guirao está especialmente contento con que haya más lectores jóvenes, índice que se sitúa un poco por encima de la media europea. Sin embargo, le llama la atención la caída de la lectura a los 15 años de edad y se compromete a trabajar para acabar con ello. “Deberíamos plantearnos en serio no solo cuánto se lee, sino cómo se lee. Debemos intentar que la gente lea más y mejor”, ha analizado el ministro. Además, se ha comprometido en esforzarse por llegar a las capas de no lectores para rescatarlos a la lectura. Indica que quizá se deba a la diferencia entre población rural y urbana, porque hay que acercar los libros a quienes no tengan acceso a ellos. 

El 78,3 % de los españoles lee contenidos en soporte digital y se mantiene en ascenso. “Lo importante es que el lector digital es un lector frecuente”, dice Antonio María Ávila. “Se está produciendo una transferencia del papel al soporte digital. Pero esto no está ampliando el volumen de lectores españoles. Por cierto, notable ascenso de lectura en móviles: en 2012 era solo el 1,1% y ahora llegamos al 6,7%”, añade. El 61 % de los lectores descarga contenido gratuito, “en su mayoría son descargas ilegales”, apunta Ávila. Y se ha preguntado por primera vez por los audiolibros, que es más escuchado por los hombres que las mujeres. Sólo un 2,4 % de los encuestados dice usar audiolibros.

El 43% de la población lectora dice comprar en librerías y el 14,2% a través de internet, donde Amazon reina: casi el 79% de la compra online es por la multinacional. “Los riesgos tecnológicos nunca son una amenaza. Son oportunidades. El sector no lo está viviendo como una amenaza, siempre y cuando se respete el precio fijo del libro. Una encrucijada como Amazon es una oportunidad, no una amenaza”, ha dicho Antonio María Ávila.

Miguel Barrero, el presidente de la FGEE, ha pedido que se hagan políticas destinadas a determinados segmentos de la población, como los jóvenes de 15 años, cuando abandonan la lectura. “Tenemos datos para dar inteligencia a las políticas del fomento a la lectura”, dice el nuevo responsable gremial de los editores, que señala el incremento “moderado” de lectores frecuentes. “En España la lectura no está consolidada, el país tiene un nivel de lectura inferior a su progreso. No es un problema de los editores, es un problema del país. No es un problema que tenga que arreglar la Administración, sino todos, desde las asociaciones a las bibliotecas y familias”, ha añadido para pedir el fomento de la lectura. También ha señalado los “fortísimos cambios” derivados de la sociedad digital para tratar de competir con medios que no tienen narrativas similares. “Hay que poner en valor el libro y la lectura frente a otros hábitos como el videojuego”, ha indicado Barrero.

Guirao también ha destacado la importancia de la reducción del IVA electrónico del 21% al 4%, sobre todo, para la prensa digital. “Nuestra prensa está viviendo un momento en el que el papel disminuye su tirada y aumenta el acceso a las noticias a las páginas web de los periódicos. Pero lo que es gratuito está bien nutrido de noticias, pero falto de tratamiento en profundidad de esas noticias", ha dicho el ministro, que ha justificado así la rebaja del IVA para que los lectores puedan tener mejor acceso a la información de calidad.

“La lectura es un hábito que se alimenta a sí mismo y a muchos aspectos de la vida. La lectura nos hace más felices. Si en un mundo, cada vez más complicado, la lectura nos hace más felices, hay que tenerlo en cuenta. Alimentamos pasiones bastante poco interesantes y hay que insistir en la lectura”, ha apuntado el ministro, que ha aprovechado para recordar que en los Presupuestos Generales hay una partida de 3,5 millones de euros destinada a las bibliotecas. Ha inventado el término “librodiversidad” para hablar de la protección de todos los géneros literarios y ha celebrado el muy leve aumento de los lectores de ensayo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >