Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mujeres y Madrid: el binomio propicio para la lectura

El 40% de la población no se asoma a un libro en todo el año

“Un 40% de la población sigue inmune a los encantos del libro”. Con esta frase, el presidente de la Federación del Gremio de Editores, Daniel Fernández, presentó ayer el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros 2017,patrocinado por el Ministerio de Cultura. Ni un solo libro al año en el tiempo libre. El dato es prácticamente el mismo que en 2012 (40,9%) año de la última encuesta: “Los resultados me dejan un sabor agridulce”, dijo Fernández.

Las respuestas de 5.000 personas de todas las edades sobre la frecuencia lectora arroja una enorme profusión de cifras. No son alarmantes, según los editores, puesto que hasta un 94,7% lee algo al menos una vez al trimestre ya sean libros, periódicos, webs o redes sociales. Entre ellos, el 65,8% declara que se trata de libros. Son un 2,8% más que en 2012, sí, pero el 34,2% de estos lectores trimestrales reconoce no leer ninguno.

“El índice de lectura debería ser un factor tan importante como la prima de riesgo para medir el desarrollo de un país”, abundó Fernández, quien señaló que “aunque ha mejorado levemente, han disminuido también aquellas personas que leen a diario libros”, pasando del 31,2% al 29,9%. “Creo que vamos hacia un tipo de lectura menos reposada porque se están leyendo otras cosas en otros dispositivos”, añadió.

¿Cuáles son los motivos para no leer? La falta de tiempo, dice un 47,7%. Un 35,1% reconoce, simplemente, que ni le interesa ni le gusta. El precio de los libros solo lo cita como inconveniente un 0,7%.

“El sistema educativo para la lectura es básico”, insistió Antonio María Ávila, director ejecutivo de la federación. Precisamente, ayer Óscar Sáez, director general del Libro, ofreció datos sobre el Plan de Fomento de la Lectura del Gobierno con la inversión de 30 millones de euros hasta 2020. “Que haya ese porcentaje de no lectores es horrendo”, manifestó.

El informe arroja datos que permiten construir un perfil del lector en España: mujer, entre 45 y 54 años y con estudios universitarios. De hecho, las cifras por edad y sexo son muy significativas. Entre los 14 y 24 años el índice de lectura es alto tanto en mujeres (72,3%) como en hombres (69,3%). Después comienza una bajada en la pasión lectora que, sin embargo, las mujeres recuperan a partir de los 35 años, no así ellos. Y se produce una brecha entre los 45 y los 54 años de 21 puntos a favor de las mujeres (73,1% frente a 51,8%). “Es un dato que debería llevarnos a la reflexión sobre qué ocurre con los hombres a esas edades. No sé si será el fútbol o qué, pero algo pasa”, señaló de forma jocosa Fernández.

Los parados

La ocupación también es relevante a la hora de la lectura. Los estudiantes, como sucedía en 2012, son los más lectores (75,7%), pero en estos cinco años los parados han superado a la población ocupada, ya que ahora suponen el 63,2% frente al 61,5% de lectores habituales con empleo. Por comunidades, Madrid encabeza la tabla (71,4%) de los que leen al menos una vez al trimestre, aunque desde 2012 los mayores incrementos se han dado en Navarra, con un 14% más, Castilla-La Mancha (+12,2%) y Andalucía (+10,1%). Cae en Extremadura, donde además solo el 52,6% se declara lector trimestral.

Del 76,3% de los que leen en formato digital, un 27,2% lee libros y el resto todo tipo de documentos. El formato en papel sigue siendo el favorito de los lectores pero estos concluyen 11,6 volúmenes al año mientras que los que utilizan indiferentemente papel y digital aumentan esa marca: 16,8 libros al año.

Por último, el informe destaca que en España se compra una media de 8,6 libros al año. Los navarros son los más compradores (12,7) y los castellanoleoneses los menos (5,5).