Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leonardo da Vinci, en la versión ‘Pasapalabra’ de Christian Gálvez

El presentador del popular concurso compone como comisario una exposición sobre el genio florentino, “un retrato humano y en vaqueros”

Una versión gigante del famoso cubo de Rubik recibe al visitante en el vestíbulo del Palacio de las Alhajas, de Madrid. En cada cara se puede ver una imagen atribuida o atribuible a Leonardo da Vinci o su entorno. Es el comienzo de la polémica exposición que, a base de reproducciones, mucha realidad virtual y un supuesto autorretrato original (la Tavola Lucana) se extiende por el edificio y se prolonga hasta la Biblioteca Nacional, donde se exhiben dos joyas indiscutibles del genio florentino: los Códices Madrid I y Madrid II, acompañados de recreaciones de algunos de los artilugios inventados por el prolífico pintor de La Gioconda.

Todo forma parte de la doble muestra Leonardo da Vinci. Los rostros del genio, que bajo el paraguas de la BNE organiza la empresa Iniciativas y Exposiciones. El presentador del concurso de televisión Pasapalabra, Christian Gálvez, es el comisario de la parte que se muestra en el Palacio de las Alhajas y de las piezas que rodean a los códices desde el vestíbulo de la BNE. La responsable de la pequeña muestra de la Biblioteca es la catedrática Elisa Ruiz. La exposición se puede ver desde este jueves hasta el 19 de mayo por 14,50 euros la entrada. Gratis en la BNE.

En un ambiente insólito respecto a lo que suele ser la presentación de las grandes exposiciones, minutos antes de la presentación Gálvez daba instrucciones sin parar al equipo de Mediaset, empresa en la que trabaja y que colabora con la muestra. Entraban y salían por los diferentes apartados en los que se recrean lo que él considera que son los grandes momentos en la vida de Leonardo, "un artista disléxico, zurdo y bipolar que fracasó en Roma y Florencia y que murió como un perdedor. Hay que revisar muchas etiquetas y yo estoy dispuesto a hacerlo”, aseguraba el comisario, contraviniendo a autores como Walter Isaacson, que en su monumental biografía habla de un reconocimiento más que temprano del artista florentino.

Pero antes de que Gálvez se explayara, intervino en la presentación el director de La Casa de las Alhajas, Cristóbal Sánchez. Este afirmó que su participación se limitaba a alquilar el espacio a la empresa organizadora. Ana Santos, directora de la Biblioteca Nacional, añadió que no habían podido sustraerse a la propuesta de Gálvez para participar en el 500 aniversario de Leonardo con la exposición de los Códices, "que son como Las Meninas). Preguntada por las aportaciones  científicas de la iniciativa, reconoció que no había poder ver todavía el contenido de lo que estaba inaugurando formalmente. "Creo que es bueno que las instituciones se unan para proyectos de este calibre y entiendo que esta parte está destinada a despertar la curiosidad de la gente ante un personaje como Leonardo, lo cual es bueno. En nuestra sede, Elisa Ruiz ha contextualizado los códices con auténticas joyas de la Biblioteca. Le acompañan por las escalinatas 33 reproducciones de objetos financiadas por Christian Gálvez", explicó la directora.

El comisario empezó reconociendo que se arriesga a recibir "muchos palos o vítores", pero que su objetivo es dar a conocer un "Leonardo en pantalones vaqueros, al que la gente pueda acceder y del que pueda enamorarse. Más que el artista, me interesa el hombre de verdad, quién estaba detrás de las obras conocidas por todos".

Una de las obras de la exposición 'Leonardo da Vinci. Los Rostros del Genio'
Una de las obras de la exposición 'Leonardo da Vinci. Los Rostros del Genio'

La exposición se cierra con una pieza que, en palabras de Gálvez, es un autorretrato de Leonardo en un 99,9%. Se trata de la pintura conocida como la Tavola Lucana, descubierta por el historiador Nicola Barbatelli en 2009 y de la que hay expertos, incluidos en el comité científico que avalan la exposición, que aseguran que representa al maestro florentino. Barbatelli dice que la obra no está en venta, porque lo impediría el Gobierno italiano y que no se siente capacitado de apuntar una cifra sobre su valor en el mercado. "Pero pensemos en Salvator Mundi (adjudicada por 450 millones de dólares, 380 millones de euros, a un príncipe saudí) y nos haremos una idea aproximada", remató el descubridor y también propietario del retrato.

Sobre el coste de la exposición, Gálvez respondió que hay un acuerdo de confidencialidad por el que no se puede hablar de dinero, aunque anunció que sus honorarios como comisario se destinarán a la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER). Los ingresos por entradas, libros como La Gioconda descodificada (Aguilar) y otros eventos vinculados al proyecto, serán para la empresa organizadora.

En la Biblioteca, Elisa Ruiz hace una lectura menos arriesgada de la vida de Leonardo y recuerda su vida en unos paneles que hablan de un reconocimiento temprano en su Florencia de origen, en Milán después, o en Venecia. Sobre los códices originales, que se exhibirán los días que determine el equipo de conservación, recuerda que tanto por sus imágenes como por sus textos explicativos son una fuente indispensable para conocer el funcionamiento de una mente prodigiosa y para aproximarse al genio del Renacimiento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información