Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza el año que celebrará la larga vida y enorme obra de Menéndez Pidal

Exposiciones, publicaciones inéditas y conferencias rememorarán a una figura fundamental de la filología española

El presidente de la Fundación Ramón Menéndez Pidal, Jesús Antonio Cid; el director y la secretaria de la RAE, Darío Villanueva y Aurora Egido (de izquierda a derecha) bajo un retrato del filólogo e historiador.
El presidente de la Fundación Ramón Menéndez Pidal, Jesús Antonio Cid; el director y la secretaria de la RAE, Darío Villanueva y Aurora Egido (de izquierda a derecha) bajo un retrato del filólogo e historiador.

Celebrar y recordar la vastísima obra de una personalidad como Ramón Menéndez Pidal (1869-1968), filólogo e historiador, que no dejó de estudiar y escribir hasta casi el final de su siglo de vida, es la ambiciosa empresa del Bienio pidalino (2018-2019), organizado por la fundación que lleva el nombre de este sabio y presentado este lunes en el salón de actos de la Real Academia Española (RAE). El presidente de la Fundación Ramón Menéndez Pidal, Jesús Antonio Cid, ha anunciado los actos que en los próximos meses se sucederán para honrar al director de la RAE entre 1925 y 1936 y entre 1947 y 1965, autor de obras como Romancero hispánico. El bienio coincidirá con los 50 años de su fallecimiento y, en 2019, con los 150 de su nacimiento en La Coruña.

La primera cita de calado será la apertura, el 23 de mayo de 2019, de la exposición Dos españoles en la historia, en la Biblioteca Nacional, donde se confrontará a las figuras de Menéndez Pidal y el Cid. El investigador gallego, aunque se consideraba asturiano, tiene precisamente en La España del Cid una de sus obras clave. Le seguirá otra exposición, en junio, en el Instituto Cervantes, Los viajes de Ramón Menéndez Pidal: Escalas en la difusión del español, sobre su labor en la difusión del español en América. Mientras que en septiembre, los júbilos del bienio se trasladarán a Granada, para recordar en una muestra en la universidad el recorrido que Menéndez Pidal hizo por los barrios gitanos de la ciudad andaluza, acompañado de un entonces joven poeta, Federico García Lorca, para empaparse de las versiones populares de romaces.

En el acto de este lunes, que contó con las intervenciones del director de la RAE, Darío Villanueva, de los académicos Juan Gil, Inés Fernández-Ordóñez y Pedro Álvarez de Miranda, de Aurora Egido, secretaria de la institución, y finalizó con un pequeño recital del cantautor Amancio Prada, el presidente de la Fundación Ramón Menéndez Pidal dio a conocer también algunas de las publicaciones que formarán parte del bienio. Entre ellas, un volumen con la correspondencia con Américo Castro, "más de 300 cartas escritas a lo largo de 50 años, algunas muy extensas, de ocho folios, con apreciaciones sobre sus contemporáneos", y un libro inédito de Menéndez Pidal, elaborado a partir de las conferencias que pronunció sobre su maestro, el filólogo e historiador Marcelino Menéndez Pelayo, "un estudio no exento de crítica".

Por último, Cid confió en que el año largo que ahora comienza para rememorar a esta figura fundamental de la filología española sirva además para "destacar aspectos ejemplares de su labor, como el trabajo en equipo o la enseñanza de citar a los demás". Así como matizar la imagen humana de este humanista, "a veces visto como alguien severo y frío". Un sabio que, como contaba el poeta y académico Dámaso Alonso, que dirigió la RAE entre 1968 y 1982, le sorprendió un día cuando le dijo que había vuelto a comprar libros, algo que había dejado de hacer porque creía que se acercaba su hora. Menéndez Pidal no solo volvió a comprar obras que leía, pese a estar ciego de un ojo y con poca vista en el otro. Con 94 años, llegó a publicar un estudio que causó gran polémica y revuelo sobre la figura de fray Bartolomé de las Casas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >