Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acaramelar el miedo

En esta competente, pero muy inferior secuela, el toque Amblin sigue ahí como en la primera, reforzado con ecos de 'Stranger Things'

Pesadillas 2: noche de Halloween
Imagen de 'Pesadillas 2: noche de Halloween'.

“No hay terror más imponente que el de la página en blanco”, afirma Jack Black en la piel del prolífico escritor R. L. Stine en Pesadillas 2: noche de Halloween, y seguro que la némesis del popular autor, Stephen King, no le quitaría la razón en esto, toda vez que el bloqueo del literato ha recorrido como un tema obsesivo buena parte de su también cuantiosa producción. Stephen King y R. L. Stine, el maestro de la literatura de terror contemporánea y su contrapartida en el ámbito de la ficción juvenil, son dos estajonivistas escapando del horror vacui que, en su huida hacia adelante, no han dejado ni arquetipo, ni tema heredado de la tradición sin abordar.

PESADILLAS 2: LA NOCHE DE HALLOWEEN

Dirección: Ari Sandel.

Intérpretes: Wendi McLendon-Covey, Madison Iseman. Jeremy Ray Taylor, Caleel Harris.

Género: terror. Estados Unidos, 2018.

Duración: 90 minutos.

Con Pesadillas (2015), de Rob Letterman, la fundación de una nueva franquicia basada en la popular serie de libros de Stine adoptó una interesante estrategia autorreflexiva; convertir el escritor en un personaje más, atravesado de narcisismo, golpeado por su complejo de inferioridad con respecto a King, mientras la producción revivía en clave nostálgica el espíritu del cine Amblin de los ochenta. En esta competente, pero muy inferior secuela, el toque Amblin sigue ahí, reforzado con ecos de Stranger Things, aunque aquí Jack Black/Stine se ve condenado a una aparición meramente testimonial. Una araña gigante construida con globos y una legión de feroces ositos de gominola aportan a esta entrega sus imágenes más representativas. En el fondo, el espíritu de la serie Pesadillas –y del propio Halloween- fue siempre ese: acaramelar el miedo, neutralizarlo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >