Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plácido Domingo: “Tenía una voz tan increíble que le decías: ‘Montserrat, ¿cuándo vas a respirar?”

El gran tenor español recibe "con gran tristeza" la noticia del fallecimiento de la soprano con la que compartió años de éxitos en los escenarios

Caballé y Domingo, en Nueva York. En vídeo, muere la soprano Montserrat Caballé.

Plácido Domingo estaba ya metido en la cama, en su casa de Los Ángeles, en Estados Unidos, repasando las noticias de España, cuando ha visto —“con gran sorpresa y profunda tristeza”— la de la muerte a los 85 años de la soprano Montserrat Caballé, la cantante de “voz única” con la que ha compartido tantas veces escenario en una época dorada para los intérpretes españoles. En ese momento, recibe la llamada de EL PAÍS.

“Ha sido una sorpresa. Y con gran tristeza tomamos una noticia así, la muerte de una gran cantante española, catalana, de gran calidad humana. Es una tristeza muy grande”, se lamenta Domingo.

El tenor, director de orquesta, productor y compositor, de 77 años, recuerda la última vez que vio a la soprano. “Fue hace algo más de año y medio, que fui a Barcelona y nos juntamos en el Liceo los cantantes de aquella hornada. Estábamos Jaime Argall, José Carreras, Joan Pons, Teresa Berganza…. Y la verdad es que fue una reunión muy bonita, con mucha nostalgia de una época en la que se hablaba realmente de los españoles que estábamos cantando en todos los teatros”, cuenta. Se refiere a la entrega de premios de la revista Ópera actual, celebrada a finales de abril de 2016 en el Círculo del Liceu de Barcelona, a la que también asistieron Juan Pons, José Bros, Isabel Rey, María José Montiel, Stefano Palatchi, Celso Albelo, Borja Quiza y Davinia Rodríguez.

Después de más de 3.500 funciones, en las que ha interpretado a 150 personajes, Domingo no recuerda exactamente cuál fue la primera vez que coincidió en el escenario con Caballé: tal vez fuera en México, representando una Madama Butterfly (Puccini) o quizá una Adriana Lecouvreur (Francesco Cilea) en París. Lo que sí recuerda perfectamente es su voz “tan increíble”: “Su voz era única, no se podía comparar con nadie, con un timbre único. Tenía una capacidad para unir frases, una detrás de la otra, que decías: ‘Montserrat, ¿cuándo vas a respirar?”.

A pesar de que hacía muchos años que no cantaban juntos —“El mundo de la ópera esa así, a veces te encuentras cinco veces en un año, y después no te ves por 10 años”—, recuerda todos los años en los que sus carreras fueron creciendo juntas, las aidas, los bailes de máscara, las africanas en todas las veces que coincidieron –“sobre todo el en Liceo [de Barcelona], pero también en el Metropolitan de Nueva York”– y en las que fueron “tardes de éxito y de estar orgullosos de llevar el nombre de España por otros países“.

El músico se despide reiterando su sorpresa —“Los años pasan y todos tenemos algunas cuestiones de salud, lógicos con la edad, pero la verdad es que no te lo esperas”— y su tristeza, y anunciando que llamará a la familia de Caballé en cuanto se haga de día (esta conversación se produce cuando es cerca de una de la madrugada en Los Ángeles). “Les transmitiré la tristeza y el dolor de toda mi familia”, anuncia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información