Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fher Olvera: “Maná ha sido el vocero de Latinoamérica”

El grupo de rock mexicano, con más de 30 años de música, recibirá un homenaje por toda su carrera en los Grammy Latinos 2018

De izquierda a derecha, Alex González, Fher Olvera, Juan Calleros y Sergio Vallín, componentes de Maná. Ampliar foto
De izquierda a derecha, Alex González, Fher Olvera, Juan Calleros y Sergio Vallín, componentes de Maná. AP

Estos no son días para preguntarle a Fher Olvera por un disco nuevo o una gira nueva. El momento pide que eche la vista atrás y diga qué ha significado Maná en la música latina. “El rock ha sido vocero de lo que pasa y de cómo se siente Latinoamérica”, contesta Olvera por teléfono. “Es un continente con muchos sueños compartidos. Venimos de una misma identidad, un mismo origen cultural del español y el portugués. También con los mismos problemas de mierda, ¿eh?, como la corrupción. Nosotros hemos sido un poco los voceros de esto”. Es momento de reflexiones porque, después de más de tres décadas de carrera, Maná será el primer grupo en recibir el homenaje de la industria de la música latina que cada año entrega los Grammy Latinos.

La Academia de los Grammy de la música latina anunció este miércoles que el grupo mexicano es el elegido para recibir el concierto homenaje que en los últimos años ha sido para Alejandro Sanz, Marc Anthony, Joan Manuel Serrat o Roberto Carlos. Es la primera vez que el premio Persona del Año se otorga a un grupo y no a un solista. “Fue una sorpresa”, dice Olvera. “No lo había insinuado ni la compañía ni nadie. Me da mucho gusto después de picar tata piedra por tantos años. Las bandas de rock no son reconocidas de esta manera, lo suelen hacer con solistas. Estamos encantados. Es un gran honor”. El homenaje se realizará el próximo 14 de noviembre en Las Vegas.

Maná nació en 1986 en Guadalajara, Jalisco. Álex González, Fher Olvera, Juan Calleros y Sergio Vallín querían ser U2, Queen o The Police, como cualquiera en aquellos años. “En un principio el rock mexicano era muy anglo”, reflexiona Olvera. “Luego nos empezamos todos a latinizar. La propuesta de Maná fue desde el principio fusión con la música latina. Yo creo que nos empezamos a especializar más en Latinoamérica”.

De camino a ser una banda de rock se encontraron con la música de todo el continente latinoamericano. “Cuando nos gustaban bandas como Queen o la Creedence, estaba muy bien, muy chingón y muy cool, pero no podemos crecer como artistas a la sombra de un árbol más grande que nosotros, tendríamos que mudar nuestro corazón creativo hacia otro lado”. Ese otro lado fue “la música latina, el reggae, la música caribeña, la veracruzana, la cubana”, explica Olvera. “Entonces empiezas a mezclar”.

“Yo me hice amante de muchas corrientes”, continúa. Cita como sus “maestros de composición” a Silvio Rodríguez, Pablo Milanés o Serrat. “Y luego sabes por Dylan o U2 que puedes cantar cosas que muevan la conciencia de la gente. Buscábamos ciertos elementos del rock and roll, que es potente, contundente y visceral, con elementos de la música latina, que es como un río maravilloso. Con esta mezcla queríamos hacer una ensalada nueva. El sonido de Maná es esto”. Música latina montada en el vehículo del rock.

Esa combinación explotó en la primera mitad de los noventa con tres discos, Falta Amor (1990), ¿Dónde jugarán los niños? (1992) y Cuando los ángeles lloran (1995) que hicieron global el sonido de Maná y del rock mexicano. De ahí salieron Rayando el sol, Vivir sin aire, De pies a cabeza, Oye mi amor, Te lloré un río. Dos años después, En el muelle de San Blas. La voz de Fher Olvera es una de las más reconocibles de la música en español en el mundo.

Después de millones de discos vendidos esas mismas canciones acumulan hoy decenas de millones de reproducciones en streaming y siguen ganando fans. Maná tiene una estrella en Hollywood Boulevard y ha tocado en la Casa Blanca. Es seguramente el grupo de rock latinoamericano más famoso en el mundo. “Hemos tratado de desprender el ego. Ser el más famoso tampoco significa ser el más bueno”, se ríe Olvera al teléfono. “No nos gusta mucho asumir eso de los más. Eso es una cuestión de ego. Esto no es una competencia de tenis ni una carrera de autos. No es una etiqueta que nos guste asumir porque no es algo meritorio”.

Desde que alcanzó la fama, Maná se ha implicado en causas sociales y de derechos humanos. Últimamente no han sido ajenos a la situación en Estados Unidos. En su actuación en los Grammy Latinos de 2015 salieron con una pancarta que pedía a los latinos que no votaran a “racistas”. Durante aquel año se implicaron a fondo en pedir que los latinos votaran. Hoy las cosas “se pusieron peor para los latinos”, reconoce Olvera. “Hay muchos latinos que están siendo discriminados y ya no saben si son legales o ilegales. Los latinos lo están viendo complicado por su raza. Porque en el fondo es eso, brother. Pero nada es para siempre. Vienen elecciones, así es la democracia. Voten”.

Más información