Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón promueve un Nobel póstumo para Federico García Lorca

El abogado y la presidenta de la Fundación Saramago apadrinan la petición a la institución que concede el premio literario para que posibilite el galardón

Lorca
El exjuez Baltasar Garzón, durante su intervención de este viernes. EFE

Federico García Lorca murió asesinado a los 38 años. Si eso no hubiera ocurrido, muy probablemente habría desarrollado una carrera literaria aún más fecunda de la que tuvo. Y hubiera conseguido el premio Nobel de Literatura. Esa es la premisa para la iniciativa que se ha presentado este viernes en Granada y que solicita el galardón, a título póstumo, para el poeta granadino. El obstáculo, no obstante, es grande. Hoy, los estatutos de los Premios Nobel no permiten concederlo a nadie que esté muerto. Es así desde 1974, con la única excepción de que el fallecimiento se haya producido entre el anuncio y la entrega efectiva del premio. Hoy se tendrían que modificar los estatutos.

La iniciativa, apadrinada por el abogado y exjuez Baltasar Garzón y por Pilar del Río, presidenta de la Fundación Saramago, expone en su escrito de petición que García Lorca, “aunque muerto físicamente, es un poeta de muerte imposible”. Garzón ha explicado que “dar estos premios a título póstumo a personas y profesionales que merecieron ese premio pero que vieron truncada su vida y, por tanto, no pudieron siquiera optar al mismo, sería dignificar el Nobel. Y ahí el mejor candidato es García Lorca, por lo que hizo y por lo que ha sucedido después con su obra”.

En el 120 aniversario del poeta, los promotores de la idea han redactado un documento que dirigirán a la Academia sueca en el que piden un cambio en las normas de concesión vigentes o, en su caso, que hagan una excepción con el poeta y así “reconocer la trayectoria de una persona excepcional, símbolo inmortal del diálogo entre la literatura y la sociedad civil”. Según el escrito de petición, Lorca es un escritor que hoy por hoy “sigue traspasando fronteras y conquistando el corazón de millones de lectores. Sus asesinos nunca consiguieron acallar su voz, la voz libre de un demócrata enamorado de su pueblo y de todos los marginados de la tierra”.

Estatutos de la Academia sueca

Solo tres personas han recibido un Nobel póstumo: Dag Hammarskjöld, de la Paz (1961) y Erik Axel Karlfeldt, de Literatura (1931). En 2011 se anunció el de Medicina a Ralph Steinman, pero había fallecido tres días antes. La Fundación Nobel mantuvo el premio porque el jurado desconocía que había fallecido.

La iniciativa tiene, en realidad, tanta o más carga política y de memoria histórica que literaria. La idea surge, cuenta María José Molinero, su promotora, en un acto del Partido Comunista granadino en el barranco de Víznar (Granada). La presentación pública de este viernes ha estado a cargo, además de Garzón y del Río, de numerosos políticos de Podemos, IU, actuales e históricos. No obstante, el texto va arropado por la firma de 205 personas, en un listado en el que, junto a Garzón y del Río aparecen el exdirector general de la UNESCO Federico Mayor Zaragoza, las alcaldesas de Madrid y Barcelona Manuela Carmena y Ada Colau, la cantante Ana Belén y Maite Martín, los actores José Sacristán o Juan Diego Botto, numerosos políticos del PSOE, Podemos, IU o ERC, varios alcaldes granadinos y, también, enfermeras, limpiadoras y mecánicos. En una segunda fase, según Molinero, se abrirá a la sociedad civil y a otras instituciones. Entonces, en unos meses, se enviará a la Fundación Nobel.

El manifiesto mezcla los argumentos literarios, sociales y de memoria histórica. Así, solicita el Nobel de Literatura como poeta y dramaturgo universal “no tanto por su muerte trágica … cuanto por la calidad de su obra y su repercusión general”. El texto recuerda que “lo asesinaron hace más de ochenta años, pero sus restos aún no han aparecido” y resalta que el galardón sería también una respuesta “desde la defensa de los derechos humanos y la vida, al terrible asesinato de un ciudadano que legítimamente luchó por la Segunda República y por las ideas de progreso, comprometiendo su nombre y su carrera en actos y suscripción de manifiestos que probaban su compromiso cierto a favor de la libertad y contra el fascismo”.

En una muy breve intervención, Pilar del Río ha resumido la iniciativa: “Federico García Lorca necesita el Nobel y el Nobel necesita a Federico García Lorca”.

Más información