Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mundo de la cultura acoge con sorpresa el nombramiento de Màxim Huerta

Entidades de gestión y asociaciones del cine, el libro, el teatro y la música aplauden la recuperación del Ministerio de Cultura y piden una lucha más intensa contra la piratería

Màxim Huerta delivers tras la toma de posesión de su cartera.

Sorprendidos y esperanzados. Así se puede resumir el espíritu del mundo cultural español tras el nombramiento de Màxim Huerta como ministro del sector. Con las críticas dirigidas fundamentalmente a su nula experiencia como gestor, académicos, editores y libreros, la SGAE y los productores y promotores musicales y cinematográficos piden que Huerta asuma su carácter de autor para impulsar ahora desde el Ministerio la lucha contra la piratería y por los derechos de los creadores.

Desde el mundo del libro hacen valer que este sector representa el 40% de la industria cultural española, como insiste en recalcar Antonio María Dávila, director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España. “Más allá de que haya publicado libros o no ha sido una sorpresa que nos deja un poco fríos. No lo conocemos y no sabemos cuáles son sus proyectos y sus recursos. Ahora, nos llama la atención el perfil porque no parece que hayan elegido a alguien con experiencia en la gestión, aspecto que en otros ministerios se ha tenido en cuenta”, asegura.

Mientras, la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) miran “con esperanza” que se haya elegido a un "periodista y escritor que conoce el mundo del libro” y le piden que insista en la creación de una ley de mecenazgo.

Mensajes desde el mundo del cine

Estela Artacho, presidenta de Fedicine, la federación que agrupa a las grandes empresas distribuidoras de cine, quiere también darle un tiempo a Màxim Huerta, y después... “Que llegue el anunciado descenso del IVA en las entradas de cine, que se ha quedado en el aire con la tramitación de los Presupuestos Generales en el Senado”. Iñaki Guevara, secretario General de la Unión de Actores y Actrices cree que "no tiene un perfil tan potente como los otros ministros, con lo que parecería que no se valora a la Cultura como a los otros ministerios, aunque es muy positivo que se desgaje de Educación", punto en el que coincide casi todo el sector.

No tiene un perfil tan potente como los otros ministros, con lo que parecería que no se valora a la Cultura como a los otros ministerios

Iñaki Guevara

Por su parte, Pilar Benito, presidenta de la Asociación Estatal de Cine, la principal asociación del sector, critica la atención que recibe el cine, se muestra cauta ante el nombramiento y da 100 días al nuevo ministro. "Nos gustaría sentarnos con el ministro y plantearnos el futuro de la industria del cine, que aporta mucho en empleos, en impuestos y en la marca España. Que una película en español con reparto español haya inaugurado este año el festival de Cannes y que no hubiera autoridades allí, ni con esa ni con las otras películas, es terrible. Tenemos que dejar atrás nuestro eterno parcheo, superar la precariedad”.

Mariano Barroso, presidente en funciones de la Academia de Cine, cuenta, justo tras la toma de posesión del ministro, que en el saludo "Huerta se ha declarado una apasionado del cine, y nos ha dcho que la semana que viene quiere reunirse con la Academia del cine urgentemente". El cineasta quiere darle "los 100 días de rigor" al ministro para que encare el sector.

La música, con la piratería en el punto de mira

¿Le falta perfil de gestor? Seguramente, pero gestores hay muchos. Lo que hacía falta era una cabeza con sensibilidad

José Miguel Fernández Sastrón

El sector más afectado por la transformación digital y el uso ilegal de los contenidos protegidos por los derechos de autor ha incidido en la piratería como prioridad para el nuevo ministro. Marcela San Martín (Vicepresidenta de la Asociación de Mujeres de la Industria de la Música) pide más mujeres en puestos importantes y lanza un dardo contra la SGAE: "Lo que sí pediría es que aparte de la piratería, metiera mano a la SGAE. Hacer una sociedad general de autores que realmente sea de autores y que el reparto sea real y justo para todos, no para ese grupito que se ha creado para forrarse a costa de nosotros". Albert Salmerón, presidente de la Asociación de Promotores Musicales, asegura: "No sé lo que me parece este nombramiento… Si te soy sincero, de momento no tengo una opinión formada. Nos gustaría que fuera un gobierno que tuviera una sensibilidad con la cultura y acerca de la música y de la música en directo. Y que sea considerada realmente un hecho cultural y se la proteja".

Antonio Guisasola, presidente de Promusicae (la asociación que agrupa a los productores de música), subraya que lo importante es que haya ministerio de Cultura. "A partir de ahí, que le dejen trabajar". En su sector, Guisasola espera que Huerta encare la reforma de la Ley de la Propiedad Intelectual. "Hay un consenso entre partidos y esperamos que saque una ley transversal que dure muchos años", explica Guisasola. "Quedan muchas cosas por hacer en este terreno".

Carlota Navarrete, de la Coalición de Creadores, ha pedido la creación de una Secretaría de Cultura para gestionar "unas competencias amplísimas que requieren un alto grado de especialización". "Respecto a la cuestión de la piratería, el nuevo ministro es una persona sensibilizada con ella, dado que en el sector en el que trabaja (literatura y televisión, entre otras cosas) se percibe el impacto que genera la difusión ilegal de contenidos. En ese sentido tenemos un espacio ganado", afirma.

Desde la SGAE, su presidente, José Miguel Fernández Sastrón, quiere ver un punto positivo: "La primera buena noticia fue la de que vuelva a existir el Ministerio de Cultura. Respecto a Màxim Huerta: conoce este entorno, y lo conoce como autor, con lo que comprende nuestro punto de vista. ¿Le falta perfil de gestor? Seguramente, pero gestores hay muchos. Lo que hacía falta era una cabeza con la sensibilidad para comprender los mecanismos del mundo cultural".

En cuanto a los representantes de entidades de gestión de derechos de artistas y escritores, la soprano, compositora y directora de orquesta Pilar Jurado, de la Sociedad de Artistas Intérpretes o Ejecutantes de España (AIE), considera “importante que se recuperen muchas cosas que se han deshecho en los últimos años”, aunque no dio detalles, y pide que desde Cultura se “apueste por la creación contemporánea, por lo que se está haciendo en este siglo”.

El director general del Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO), Jorge Corrales, ha insistido en la necesidad de poder compatibilizar el cobro de derechos de autor con la jubilación. El poeta Manuel Rico, presidente de la Asociación Colegial de Escritores (ACE), fue más allá, al solicitar que ese derecho “tenga carácter retroactivo, para los escritores que han tenido que pagar multas o devolver dinero de su pensión por no cumplir la compatibilidad”. Y Beatriz Panadés, de la Visual Entidad de Gestión de Artistas Plásticos (VEGAP), pidió ayuda para las negociaciones de su colectivo en la defensa de derechos “ante los operadores de televisión”.

Las artes escénicas

Jesús Cimarro, presidente de la Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza (Faeteda), explica: "Es una muy buena noticia la recuperación del Ministerio de Cultura. Lo que nos ha sorprendido es la persona a la que se ha nombrado: esperábamos un perfil con más experiencia en la gestión cultural. Pero bueno, como a todo, hay que darle un margen de tiempo. Sobre las urgencias del sector, esperamos que se apruebe por fin una Ley de Mecenazgo de verdad y que el nuevo ministro pida al presidente del Gobierno un 1% del presupuesto para la cultura".

Jacobo Pallarés, presidente de la Red de Teatros Alternativos, apunta como problema la precariedad: "Sobre el ministro elegido, está bien que sea un profesional de la cultura: el ministerio está lleno de buenos gestores que saben hacer muy bien su trabajo, por lo que no importa que el titular de la cartera no tenga experiencia en ese terreno. La principal urgencia se sitúa en salir de la precariedad. Supuestamente hemos salido de la crisis, pero no se nota en los presupuestos dedicados a las artes escénicas. Acaban de salir las ayudas del INAEM con cantidades similares a las de hace seis o siete años".

La lucha de Forges

César Antonio Molina, exministro de Cultura socialista con José Luis Rodríguez Zapatero entre 2007 y 2009, en el marco del I Congreso Internacional sobre los Derechos de Autor y la Propiedad Intelectual, que se celebra en el Retiro, de Madrid, ha puesto las siguientes tareas al nuevo cargo: “Que resuelva, sobre todo, aquello por lo que luchó y murió el dibujante Forges: que los creadores puedan compatibilizar cobrar derechos de autor sin límite y su pensión cuando se jubilen”. Ahora, en la legislación española, si un creador sobrepasa los 10.000 euros brutos en un año en derechos de autor, “puede ser multado de forma severa, como ya ha ocurrido. Eso no sucede en ningún país de nuestro entorno”. El segundo asunto del que le pide que se ocupe es la piratería, “que no se soluciona solo con medidas punitivas, sino también con educación en colegios y universidades". Y tercero, que se implique "en cómo se van a regir los derechos de autor en las nuevas tecnologías”.

Por su parte, el director de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva, ha dicho que, aunque con la recuperación del Ministerio de Cultura las reales academias pasan a depender de Educación, le parece “una buena decisión” la creación de este departamento. “La cultura es una pilar de la sociedad, también en términos económicos”, indicó Villanueva, y por ello el nuevo ministro debe tener en cuenta “que el español es una lengua global, cosmopolita, no solo de España”. El director de la institución tricentenaria reclamó que “la cultura no sea una maría en Gobierno, sino que esté en la agenda de todos los ministros y del presidente, por su valor transversal, toca todas las actividades”