Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nuevos apóstoles de Santiago son poetas

El genio de Seamus Heaney y Luz Pozo Garza inaugura en la capital gallega un santuario literario donde se plantarán piedras con versos inéditos donados por 40 escritores

La poeta gallega Luz Pozo Garza descubre la piedra con sus versos inéditos en el Xardín das Palabras que Falan.
La poeta gallega Luz Pozo Garza descubre la piedra con sus versos inéditos en el Xardín das Palabras que Falan.

La primera vez que los ojos de Seamus Heaney se tropezaron con la plaza del Obradoiro de Santiago, en el conmovido rostro del poeta se dibujó una expresión que su viuda no volvió a ver en sus 52 años de vida en común. “Jamás olvidaré ese momento. Él amaba profundamente este lugar”, ha confesado bajo la lluvia Mary Heaney, también poeta, mientras inauguraba, a pocos metros de la Catedral compostelana, un santuario lírico que aspira a convertirse en una nueva meca del peregrinaje literario.

El genio del Premio Nobel irlandés y de las gallegas Rosalía de Castro y Luz Pozo Garza son los primeros en echar raíces en el bautizado como Xardín das Pedras que Falan (Jardín de las Piedras que Hablan). Tres piedras de granito con versos de estos tres autores grabados en su superficie han sido plantadas en el jardín trasero del palacio de Fonseca de la Universidad de Santiago, construido en el siglo XIX como botánico. A ellas se unirán progresivamente, formando una espiral, las losas de otros 40 escritores de diversos países e idiomas, que donarán creaciones inéditas con el compromiso de que no serán publicadas al menos en vida. El 4 de junio Antonio Gamoneda, Premio Cervantes de 2006, estará en Santiago para enclavar su legado en el santuario como representante de la poesía en lengua castellana.

Suso de Toro, el hombre que imaginó este espacio ahora ejecutado por el diseñador Pepe Barro, cuenta que el proyecto lleva girando en su cabeza más de una década. “En ese tiempo traté con el poeta irlandés Seamus Heaney, que estaba interesado en inaugurarlo. Como Seamus falleció hace unos años, su viuda y su hija han cedido unos versos”, relata el escritor gallego sobre quien recibió el Premio Nobel de Literatura en 1995.

La aportación al jardín compostelano del autor del poema Digging (Cavar), representante de la lengua inglesa, no ha podido ser inédita porque toda su obra ha sido publicada ya: "The dotted line my father’s ashplant made / On Sandymount Strand / Is something else tide won’t wash away" (“La línea de puntos que hacía el bastón de fresno de mi padre en la playa de Sandymount / es algo que la marea no borrará”, se puede leer sobre su monolito. 

“Toda Galicia son piedras que hablan, Galicia es una piedra habladora”, ha proclamado durante el acto la venerable Luz Pozo Garza, apoyada en un bastón y en sus 96 años, aludiendo así a los versos que ella misma ha donado en lengua gallega: “Son pedra faladoira. / Deixo palabras na tribo. / Luz, Amor. / Vida. Morte” (“Soy piedra habladora. / Dejo palabras en la tribu. / Luz, Amor. / Vida. Muerte”).

El nuevo espacio es para sus promotores una reflexión sobre la “palabra como signo incorpóreo”, sobre la “cosa única no reproducible”, sobre la idea de “duración de la palabra literaria” y la “posteridad que pretenden los autores”, que aspira a convertirse en un rincón para venerar la literatura, otro templo compostelano al que peregrinar. “En una ciudad repleta de coordenadas simbólicas esta es una más”, ha destacado el alcalde de Santiago, Martiño Noriega.

Desde hoy, el jardín de Fonseca es para la concejala de Acción Cultural, Branca Novoneyra, escritora e hija del poeta Uxío Novoneyra, "un lugar de culto a la palabra y a la diversidad de lenguas", que en boca del rector de la Universidad de Santiago, Juan Viaño, "guarda algo de cementerio, de legado para la posteridad”. Los versos de Rosalía elegidos para abrir la espiral son también una llamada a peregrinar: "Dende aquí vexo un camiño / que non sei a donde vai; / polo mismo que n’o sei / quixera o poder andar" ("Desde aquí veo un camino / que no sé a donde va, / por lo mismo que no lo sé / lo quisiera poder andar").