Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¡Está vivo! 200 años conviviendo con el monstruo de Frankenstein

Todo comenzó durante una noche de tormenta del verano de 1816. Un grupo de amigos literatos se había reunido para leer cuentos de fantasmas en casa de Lord Byron

El origen de la vida, los límites éticos de la Ciencia o incluso la búsqueda de una figura paterna desconocida. 200 años después de su nacimiento literario, el monstruo de Frankenstein sigue lanzando interrogantes a lectores y espectadores, fascinando y aterrorizando por igual a todo tipo de públicos. Lo pueden comprobar los espectadores de TCM, que este mes dedica su programación de los lunes a este inolvidable personaje.

Todo comenzó en Suiza durante una noche de tormenta del verano de 1816. Un grupo de amigos literatos se había reunido para leer cuentos de fantasmas en casa de Lord Byron. “Cada uno de nosotros escribirá una historia de terror”, propuso el poeta inglés. Una de las invitadas, Mary Shelley, tuvo esa noche un extraño sueño: un horrible ser que daba señales de vida y se agitaba con movimientos torpes, casi vitales. Finalmente, casi dos años después de aquella pesadilla veraniega, el 11 de marzo de 1818, la escritora publicaba Frankenstein o el moderno Prometeo, considerada la primera novela de ciencia ficción de la historia. En ella, Víctor Frankenstein, un estudiante de medicina, conseguía dar vida a un cuerpo formado por fragmentos de diferentes cadáveres.

Muy pronto el monstruo de Frankenstein saltó de las páginas de la novela de Mary Shelley a los escenarios teatrales y, más tarde, a un nuevo invento llamado cinematógrafo. Se rodaron algunas versiones mudas, pero fue en la década de los años 30 cuando la Universal produjo dos filmes dirigidos por James Whale, El doctor Frankenstein y La novia de Frankenstein, que acabaron convirtiendo a esa siniestra criatura en un verdadero mito del cine. A ello contribuyó su expresionista puesta en escena, mezclando el horror con la poesía; el legendario maquillaje de Jack P. Pierce y, por supuesto, la estupenda interpretación de Boris Karloff.

A finales de los 50 y comienzos de los 60, la compañía inglesa Hammer, especializada en el género de terror, produjo otra saga sobre Frankenstein, más macabra y descarnada, protagonizada en esta ocasión por nombres como Christopher Lee y Peter Cushing, y que dio lugar a títulos como La venganza de Frankenstein; La maldición de Frankenstein y La maldad de Frankenstein. Tampoco han faltado las representaciones cómicas del monstruo, como Abbott y Costello contra los fantasmas o la mítica El jovencito Frankenstein de Mel Brooks.

En 1994 Kenneth Branagh estrenó Frankenstein de Mary Shelley, un film protagonizado por él mismo, Robert de Niro, Helena Bonham Carter y Tom Hulce, probablemente la adaptación más fiel al libro que se publicó hace dos siglos.

Gracias a todas estas adaptaciones, esta criatura, a la vez entrañable y terrorífica, sigue viva a pesar de haber cumplido nada más que 200 años.