Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lorca ya tiene un pie en Granada

Los primeros manuscritos, dibujos e incluso indumentaria del poeta están ya en la ciudad para quedarse

Descarga de los objetos del poeta en el centro García Lorca de Granada, este lunes.
Descarga de los objetos del poeta en el centro García Lorca de Granada, este lunes.

Federico García Lorca amaba Granada pero, a la vez, la ciudad le asfixiaba y se le hacía difícil volver a casa. Eran viajes tan complicados como el de su propio legado, que ha tardado más de 15 años en llegar a la ciudad. Ayer ocurrió por fin: los primeros materiales del legado lorquiano recorrieron el trayecto entre la Residencia de Estudiantes de Madrid y la ciudad del poeta para quedarse. En Madrid han estado desde 1986. Ahora se expondrán en una muestra bajo el título Una habitación propia. Federico García Lorca en la Residencia de Estudiantes, 1919-1936, que se ha visto en Madrid y que el próximo viernes se inaugura en el centro Federico García Lorca.

La llegada del material fue discreta, sin nadie que recibiera el legado más allá de los periodistas y la policía local. Ni siquiera curiosos. Valorada en 18 millones de euros, está conformada por unos 19.000 objetos de toda clase —manuscritos, dibujos, libros, muebles, fotografías—, de los que 5.000 documentos llegarán al centro Lorca antes de este verano, según el acuerdo firmado entre la familia García Lorca (a través de la Fundación García Lorca, con sede en la Residencia de Estudiantes) y las Administraciones que dirigen el centro granadino mediante un consorcio en el que participan el Ministerio de Cultura, la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento y la Diputación de Granada.

El traslado de este legado se remonta a los primeros años de este siglo, cuando la familia el malogrado poeta pensó trasladarlo desde la Residencia de Estudiantes de Madrid al antiguo edificio del Banco de España en Granada, ahora sede de la Fiscalía Superior de Andalucía. Posteriormente, esa idea se descartó en beneficio del actual centro García Lorca, inaugurado en 2015 tras una trabajosa construcción y, finalmente, sin el contenido que se esperaba —el legado lorquiano—. En los últimos meses, las partes implicadas llegaron a un acuerdo y la llegada de este primer avance parece poner fin a esas dificultades.

El material lo componen unas 200 piezas, entre ellas el mono azul con el que Federico aparece en numerosas fotografías como miembro del grupo teatral La Barraca.

La peor burguesía

La muestra ha sido comisariada por Andrés Soria Olmedo, catedrático de Literatura española de la Universidad de Granada, y revisa la relación del poeta con la Residencia de Estudiantes, a la que llegó en 1919. Federico encontró allí su lugar en la España de la época, lejos de Granada, la ciudad que, según decía, tenía “la peor burguesía de España”. Allí conoció o se relacionó con los ilustres residentes Salvador Dalí, Luis Buñuel, Pepín Bello y prácticamente toda la Generación del 27.

La exposición mostrará, además de objetos personales del poeta —por ejemplo, la carta en la que Lorca le pide en 1922 a Adolfo Salazar, un musicólogo amigo, que interceda por él para asegurarse una plaza en la residencia— tres cuadros de Salvador Dalí cedidos por el Museo Reina Sofía. Y se expondrán cuadros de Rafael Barradas, Benjamín Palencia, Manuel Ángeles Ortiz o José Caballero.

Con la llegada de este material a Granada, Miguel Ángel Vázquez, consejero de Cultura de la Junta de Andalucía y presidente del consorcio que gestiona el Centro García Lorca, considera que “se va cumpliendo la hoja de ruta trazada tras la firma del convenio que nos permitirá traer el legado a su ciudad antes del 30 de junio. Granada recupera así, aún más, la memoria de Federico García Lorca”.