Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Premios Goya

La Academia pide igualdad, pero con tibieza

El discurso en la gala de los responsables de la institución diluye una mayor inclusión de las mujeres en el cine español entre otros muchos asuntos

Albert Rivera, Alberto Garzón, Mariano Barroso,  Nora Navas, Pablo Iglesias y Pedro Sanchez.
Albert Rivera, Alberto Garzón, Mariano Barroso, Nora Navas, Pablo Iglesias y Pedro Sanchez.

En la alfombra roja solo se hablaba de un tema: la escasa presencia de mujeres en el cine español. El tradicional discurso de la Academia también se refirió a ello. Pero tarde, y de forma tibia. Solo el 27% de las nominaciones recayeron en mujeres; apenas un 7% de filmes tiene directoras. Pero los responsables de la institución optaron primero por presumir de la variedad del cine español, de su recaudación, de cómo les da voz a los que no la tienen, recordaron a los trabajadores en la sombra y volvieron a renovar la demanda de que baje el IVA (el cine es el único arte castigado con el 21%). Por lo menos, los vicepresidentes Mariano Barroso y Nora Navas -la presidenta, Yvonne Blake, se encuentra recuperándose de un ictus- dedicaron la segunda parte de un discurso muy institucional y poco aguerrido a la lucha contra la desigualdad en dirección, guion, papeles y prácticamente toda la industria. Recibieron muchos aplausos y entonces la sala se inundó de abanicos rojos con el lema #másmujeres.

“Desde hoy y para siempre la Academia de Cine va a ser una referencia en términos de igualdad, respeto y oportunidad. Queremos transmitir a esos y esas adolescentes que hoy van al cine y sueñan con dedicarse a este oficio que no hay límites. Y que no basta con ponerse delante de una cámara. Que también necesitamos directoras, montadoras, guionistas, sonidistas, directoras de fotografía, scripts, compositoras... en igualdad de número que los hombres”, aseguró Navas. Y prometió un compromiso firme de la institución para que las cifras dejen de ser tan sangrantes. Otro ejemplo: solo el 38% de los personajes de la gran pantalla son femeninos, según un estudio realizado entre 2014 y 2016 por Aisge y la Unión de Actores.

Navas recordó el Oscar que ganó Blake por diseñar el vestuario de Nicolás y Alejandra, en 1971, para refrescar la memoria al público y señalar que las estatuillas ganadas por actores dejan mucha más huella. “Queremos demostrar a todas las personas, hombres y mujeres que quieran dedicarse al cine, que la Academia defiende la igualdad profesional de oportunidades. Solo así haremos que nuestra industria deje de perder el talento que aportan las mujeres para llegar más lejos”, agregó la vicepresidenta segunda. Para el acoso sexual y la desigualdad salarial hubo apenas un par de menciones, aunque Navas animó a “derrotar el monstruo de la violencia” contra las mujeres. Y llamó a la unión, porque la batalla por la igualdad es también cosa de hombres: “Debemos lograrlo todos juntos. Todas, juntas”.

Por lo demás, Barroso destacó que el cine español junta todas “las tendencias políticas, sociales e ideológicas”. Todo un ejemplo de “encuentro” en una sociedad que, según la Academia, tiende a dividirse y separar. No por nada Navas también destacó que las películas nominadas este año mezclan castellano, catalán, euskera e inglés y que esa etiqueta despectiva de “cine español” que pretendía acomunar a todos los filmes nacionales tiene cada vez menos sentido. También sostuvo que “la bajada del IVA será una bajada en los precios de las entradas que pagan los espectadores”. Habrá que ver qué opinan los exhibidores. Y si se aprueba, claro.

Al fin y al cabo, buena parte del discurso se centró en reivindicar sueños y esperanzas. “Esa adolescente de Verónica, paralizada por el miedo a crecer. Ese gigante con corazón de niño de Handia. Esa niña de Verano 1993 que descubre que la muerte es parte de la vida. Ese 'hombre cualquiera' de El autor, que no puede vivir sin su pulsión creativa. O esa mujer empeñada en mantener La librería a cualquier precio, a pesar de tenerlo todo en contra. ¿Qué sería de todos ellos si no les diéramos la oportunidad de hablar en una película?”, aseguró Barroso.

Y Navas cerró con una declaración optimista: “Nos queda mucho por hacer, mucho por conseguir, pero sabemos cuál es el camino. A dónde queremos llegar. Y no vamos a rendirnos porque somos muchos, muy tozudos y muy resistentes. Y no nos cansamos de soñar”. Es hora, sin embargo, de que la igualdad sea una realidad.

Goya 2018

La Academia pide igualdad, pero con tibieza

Toda la información sobre los Goya 2018: los protagonistas, la gala, los premiados, la alfombra roja...