Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Milo Lockett | Artista plástico argentino

Milo Lockett: “Los argentinos queremos ser París pero estamos en el culo del mundo”

El artista chaqueño cree que la falta de reglas claras en Argentina ha perjudicado al mercado local, frente a otros como el brasileño y el colombiano

Milo Lockett en su galería de Palermo.
Milo Lockett en su galería de Palermo.

En Buenos Aires, en una esquina del barrio hipster de Palermo Hollywood, Milo Lockett pinta, da órdenes a sus colaboradores, mantiene reuniones y saluda a fans que se acercan a contemplar los cuadros expuestos en su galería. Nacido en 1967 en Chaco, una provincia norteña, Lockett saltó de la industria textil al mundo artístico en plena crisis de 2001 y se ha convertido en uno de los creadores más conocidos por el gran público. Él sostiene que "el concepto del artista escondido es de otra época, de hace 50 años" y opta por un contacto cercano con el público a través de espectáculos de pintura en vivo y charlas. El artista plástico, que ha logrado proyección internacional, celebra que el gobierno facilite la exportación de obras de arte, pero cree que debe crecer también el mercado interno.

Pregunta. ¿Cómo ve el arte argentino ahora?

Respuesta. Bien, hay artistas buenísimos. Lo que nos falta es comunicación, encuentro, armar ese famoso mercado que no existe. ¿Cómo te va a comprar la gente si no te encuentra?

P. Pero en Argentina sí hay gente con dinero que compran arte.

R. Pensá en la cantidad de artistas que hay en Argentina, 10.000 quizás, y cuántos compradores, ¿200? 200 compradores para 10.000 artistas. Es un problema serio si tenemos que esperar que nos compren solo los coleccionistas. Mi mercado es el público en general.

"Los artistas argentinos no vendemos acá y queremos vender en Shanghai"

P. ¿Por qué su obra tiene tanta conexión con los niños? ¿Tienen una relación especial con el arte?

R. Son menos prejuiciosos y más directos: me gusta, no me gusta. Nosotros tenemos mucha complejidad. Mañana hay un boludo que dice que fulano es la esperanza en el arte y tenés a lo mejor a 50 tipos contemplando algo que no les gusta pero que están ahí porque quieren pertenecer. Los chicos son más directos, les gusta el color, la forma, una palabra que pusiste y listo. Me pasa que hay chicos que me dicen: "yo dibujo mejor que usted" y me muestran un dibujo y es más lindo. A mí me parece una genialidad, otro artista capaz se cortaría las venas.

P. ¿Qué consecuencias tendrá que se facilite la exportación de arte?

R. Vamos a empezar a ver argentinos fuera. Hasta ahora era imposible. Hacer una exportación era muy engorroso, con mucho trámite y tienes que hacer la exportación como si lo estuvieras vendiendo.

P. ¿Han influido esos obstáculos a que el arte argentino esté por detrás de otros sudamericanos, como el brasileño y el colombiano?

“El concepto del artista escondido es de hace 50 años”

R. Esos países tienen las reglas más claras. ¿Quién va a venir a comprar arte a Argentina si no puede sacarlo? Me pasó en noviembre con coleccionistas rusos. Quieren llevarse cuadros grandes, pero después el flete, la aduana, el trámite, no hay nada que lo facilite para que salgan. Si yo quiero exponer en Suiza tengo que ir a trabajar a Suiza, para exponer en Barcelona voy y trabajo en Barcelona porque es más fácil eso que sacar la obra de mi país. En Uruguay tengo más de 200 cuadros que hoy para traerlos necesito hacer una importación, es ridículo, qué se queden ahí, ¿cómo no voy a poder circular con mi trabajo?

P. A los países les suele gustar que los artistas expongan su arte en el exterior.

R. Sí, pero nosotros siempre vamos al revés del mundo. Acá se cotiza en dólares, cuando durante años no se pudieron comprar dólares. Vivimos mucho de la apariencia. Los argentinos queremos ser París, decimos que Buenos Aires es la París de Sudamérica y no. Argentina está en el culo del mundo y es Argentina, un país más de Latinoamérica. Si fuéramos como Europa no tendríamos problema en exportar obras de arte.

P. ¿Hay pasión por el arte en este país?

"Los niños son menos prejuiciosos y más directos con el arte"

R. Fui a Miramar hace unos días donde pinté en vivo, conté cómo pinto y todas esas cosas te acercan a la gente. El concepto del artista escondido es de otra época, de hace 50 años. Hasta nosotros estábamos impresionados. En Miramar la gente tuvo que entrar por tandas, ¿no es increíble?

P. ¿Por qué se cerró la exportación?

R. En 2001, la publicidad del aeropuerto empezó "con esta máscara sí, con esta no, con este dinosaurio sí, con este no". Se robaba mucho patrimonio y por eso las leyes se pusieron más duras. Yo estoy de acuerdo en que no salga una obra de 1800, pero otra cosa es un artista de 20 años que quiere vender en Chile, en Paraguay, o que tiene un amigo en España que le puede organizar una muestra. Yo me moví un poco más, pero no puedes hacer una carrera fuera porque no tenés constancia. ¿Cómo vas a hacer una carrera fuera si no sabés si vas a pasar la aduana?

P. ¿Le ha pasado?

R. En la última muestra en Uruguay para la que exporté, en 2011, me pidieron obra en la aduana. Tenía un paquete de 80 cuadros y resulta que a uno de los capos le gustó algo y dijo: "Me quedo con este cuadro". No, no te quedás, ¿cómo te vas a quedar? Entonces si te negás, tu expediente, pagando los impuestos y todo, lo ponen a lo último y mis cuadros en vez de estar 20 días antes estaban el día antes de la muestra.

P. ¿Ha llevado cuadros en la valija, para evitar controles?

R. Sí, hice muchísimo eso. Es loco, porque no puedo sacar nada legalmente pero lo saco en una valija y nadie me pregunta qué llevo. Argentina es muy especial. Estamos llenos de leyes, pero no cumplimos ninguna.

P. ¿Es usted optimista con el Gobierno de Macri? ¿Cree que se va normalizar la situación?

R. Creo que sí, que se va a normalizar pero no el año que viene. Nos tenemos que hacer muchas preguntas, dejar de ser tan hipócritas, mirarnos al espejo y ser sinceros. Y tenemos que aprovechar si cambian las reglas para movernos. Pero no sólo fuera, el arte también se tiene que mover en Argentina, que es el gran problema nuestro. No vendemos acá y queremos vender en Shanghai. No me conoce nadie acá y me quiero ir a Nueva York. Nuestra cultura es esa. Acá la gente lo quiere todo en un año, en cuatro meses, pasar de mendigo a millonario.

Fe de errores


Más información