Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comedia española se traslada a Vietnam

El tándem Carmen Machi y Rovira vuelve a la gran pantalla con 'Thi Mai. Rumbo a Vietnam', una película con humor y drama a partes iguales

Dani Rovira y Carmen Machi, en el Hotel Fenix Meliá en Madrid, presentan la pelicula 'Thi Mai. Rumbo a Vietnam'.
Dani Rovira y Carmen Machi, en el Hotel Fenix Meliá en Madrid, presentan la pelicula 'Thi Mai. Rumbo a Vietnam'.

El cine español ha cambiado de escenarios. Por primera vez, una película se ha grabado enteramente en Vietnam sin utilizar otras localizaciones asiáticas para representar el país. Para ello, Carmen Machi y Dani Rovira, el tándem de cómicos que ya compartieron planos en la exitosa Ocho apellidos vascos y su secuela, Ocho apellidos catalanes, se han trasladado a Hanoi durante dos meses. "Vivimos la ciudad como se ve en la película, por primera vez, y eso hace que las situaciones sean muy reales. Es un lugar muy estresante, muy caótico, con mucha contaminación, mucho ruido, mucho vietnamita y mucha comida callejera", declara Machi. El resultado de esta aventura dentro y fuera de las pantallas es Thi Mai. Rumbo a Vietnam, una película con humor y drama a partes iguales, dirigirida por Patricia Ferreira y que se estrena este viernes.

La actriz se pone en la piel de Carmen, una pamplonesa que pierde a su única hija en un accidente y viaja hasta Vietnam para buscar a la hija adoptiva que le habían concedido antes de la tragedia. Pero no lo hará sola. Aitana Sánchez-Gijón y Adriana Ozores, en el papel de Elvira y Rosa respectivamente, que nunca han salido de España, la acompañarán. "Ha sido un reto para nosotros porque es una película que muestra una serie de emociones con las que aún no habíamos trabajado ninguno de los dos", apunta el actor Dani Rovira.

En esta ocasión, Rovira juega un papel secundario, algo poco habitual, ya que suele llevar el peso de sus películas. "Esta vez pude jugar con el personaje", confiesa. El artista se convierte en Andrés, un madrileño homosexual que viaja hasta la capital vietnamita para reencontrarse con su pareja cuando se topa con que este ya ha rehecho su vida. Desesperado y sin dinero para volver, se encuentra sumergido en una serie de despropósitos ideados por la protagonista para conseguir que le den a Thi Mai, la niña adoptiva de su hija. "Demuestra que la hombría se puede medir con otro tipo de valores como la empatía, la emoción, la sensibilidad... estamos en una sociedad en la que el hombre se tiene que medir por la anchura del pecho o por lo plateada que es su espalda", apunta.

Tras un año atípico en el que no hay un título español super taquillero, sino que varias películas han obtenido cierto éxito, esta comedia se bate en las salas con películas como La librería, de Isabel Coixet, El autor, de Manuel Martín Cuenca o Perfectos desconocidos, de Álex de la Iglesia. "El cine español está adquiriendo una pluralidad enorme y empieza a encontrar su sitio. Es tremendamente esperanzador ver como una película pequeña como la Isabel (Coixet), está obteniendo tanto éxito", declara Machi.

La sombra de Harvey Weinstein es alargada

“Lo que está ocurriendo en Hollywood con el acoso sexual que lleva años silenciado es extraordinario, pero hemos tardado mucho en hablar de ello”, confiesa Carmen Machi y añade que es interesante que la gente de a pie vea que las grandes estrellas, la gente que parece intocable, también ha sufrido como ser humano y como mujer.

A poco menos de un mes de la gala de los Premios Goya, ambos artistas anuncian que no van a acudir a la ceremonia por lo que no se plantean acudir de negro o realizar alguna acción parecida a la acontecida durante los Globos de Oro como protesta. “No creo que haya que basar una ceremonia cinematográfica en eso. Se puede aprovechar el momento para decirlo, pero no tiene que estar todo empañado de ello”, sostiene la actriz.

Por su parte, Dani Rovira, que ha sido presentador durante los tres últimos años, cree que cualquier cosa que ocurra durante la próxima gala va a ser criticada. “La ceremonia es una ventana para hablar de injusticias sociales, corrupción política o abusos sexuales, entre otras cosas, pero me niego a que el cine quede relegado por ese motivo”, apunta.

Ante la pregunta de si en España se podría destapar un caso tan sonado como el del productor de Hollywood Harvey Weinstein, Machi admite que lo desconoce por completo pero que no le costaría creerlo.

Más información