Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del no vestido de Pedroche a la tradición familiar

La Nochevieja no ofreció sorpresas en la parrilla televisiva

Alberto Chicote y Cristina Pedroche con su no vestido en Antena 3.
Alberto Chicote y Cristina Pedroche con su no vestido en Antena 3.

La Nochevieja televisiva ofrece opciones para todos los gustos. Desde la más tradicional de La 1 con el particular repaso al año que ofrece el humorista José Mota y las campanadas con Ramón García y Anne Igartiburu hasta el refrito de momentos televisivos de Antena 3 y la expectación que levanta el vestido de Cristina Pedroche, pasando por la opción de pasar la Nochevieja acompañados de los colaboradores de Sálvame. Un crisol de opciones que, eso sí, no se suele salir del guion en una noche familiar y de fiesta que también se refleja, con mayor o menor fortuna, en la televisión.

La tradición es la tradición en La 1, por Natalia Marcos.

"Aquí estamos los de siempre donde siempre para hacer lo de siempre”. Así describía Ramón García lo que es la tradición y la función que cumple TVE en una noche como Nochevieja: ofrecer al espectador la opción de siempre, la tradicional. Al fin y al cabo, las Navidades no son otra cosa que una tradición tras otra.

Anne Igartiburu y Ramón García en La 1.
Anne Igartiburu y Ramón García en La 1.

La tradición marca que la Nochevieja no arranca hasta que no se ha visto el especial de José Mota. Este año, el humorista manchego usó como hilo conductor de su programa una versión particular de Bienvenido Mr. Marshall en la que los americanos se han cambiado por asiáticos, más concretamente por chinos. Como suele ocurrir con los especiales de este estilo, el resultado fue irregular, con momentos forzados y estirados pero también algunos sketches logrados, como la llamada de atención sobre las preguntas machistas a mujeres deportistas, algunos nuevos personajes, los políticos catalanes o la aparición final de Carles Puigdemont (la imitación de Mota, no el real) que no desvelaremos por si alguien aún no ha visto el especial. La programación continuó con la también clásica gala musical pregrabada en la que cantantes de estilo variado felicitan el año en un programa rodado, cuando menos, en noviembre. La magia de la Navidad es lo que tiene.

Pero si se buscaba algo tradicional, nada mejor que unas campanadas con Ramón García y Anne Igartiburu. Él suma ya 16 campanadas, 14 en La 1 y dos en Antena 3. Ella, 13. No faltó la capa de Ramontxu, los buenos deseos para 2018 y la promoción de la programación de TVE. Buen detalle, eso sí, el de García acordándose de la noticia terrible de la localización del cadáver de Diana Quer, con un mensaje contra la violencia machista que una emocionada Igartiburu agradeció en nombre de las mujeres. Y tras ellos, más gala pregrabada.

Mientras, en La 2, Cachitos ofrece una alternativa ya casi tradicional. Antes de las campanadas, se programó un especial con un falso castin para una supuesta gala de Nochevieja, lo que no era más que una excusa para ofrecer actuaciones con música en directo de grupos españoles. Sin embargo, el hilo conductor de ese supuesto casting cojeaba (sobraban esos interludios) y resultó mejor la versión más tradicional del programa, la recopilación de actuaciones de archivo que se programó después de las campanadas y que, a esas horas, era de lo mejor que se podía encontrar en los principales canales sin duda.

El vestido fue el mensaje, por Álvaro P. Ruiz de Elvira.

En Antena 3 Cristina Pedroche comenzó la noche con un vestido largo, "clásico y rojo... princesa", lo definió la presentadora, para acabar desvelando el no vestido, un mono de licra con bordados que ha ido más allá del bañador del año pasado en cuanto a su cantidad de tela y ha sido casi un calco del de hace unos años. Se ha convertido ya en un clásico, y bastante aburrido, lo del vestido de Pedroche. Comienza a ser como la capa de Ramontxu. Pero este año lo importante llegó antes, con el vestido rojo princesa y el mensaje antimachista de la presentadora. Alto y claro: "No es no, nos queremos vivas [...] Que se acabe el juicio con nuestro cuerpo". Contundente y necesario.

Antes de las Campanadas, Antena 3 tuvo a bien (para ellos mismos, no para el espectador) de recopilar lo que ellos han considerado que han sido grandes momentos de su programación. Un pastiche para los más fanáticos de los programas de la casa hilvanado por Chenoa y Jorge Fernández. Hilvanado por emplear alguna palabra. Para emitir un popurrí así ni hacía falta ponerles a mantener entre ellos conversaciones insulsas por los salones del Casino. En La Sexta, todo más moderado con Cristina Pardo e Iñaki López en las uvas tras otra recopilación, la de los mejores momentos del Intermedio. Y como no, una conexión con "las uvas del periodismo", sí, el omnipresente Ferreras, al pie de cañón por si salta la noticia en Año Nuevo.

Cría cuervos (en Cuatro y Telecinco), por Ángel S. Harguindey

No deja de ser curioso que mientras la autoridad competente reduce el aforo de la Puerta del Sol en la última noche del año por razones de seguridad, no apliquen el mismo criterio a los balcones de las televisiones. Telecinco, sin ir más lejos, decidió que su piso y balcón con vistas estuviera atiborrado: Mila Ximénez, Lydia Lozano, Terelu Campos, María Patiño y Kiko Hernández, con un look en la promoción de fiesta pija de las últimas tardes con Teresa y en la gala, de nuevos ricos, nos dieron las uvas y poco más porque en el plató estaba Jorge Javier Vázquez, y si los del balcón eran los de Sálvame Stars, en el estudio estaba el Superstar con la correspondiente cohorte de habituales de ese programa-bandera de la cadena que, además, tuvo a bien ofrecerse y ofrecernos a su divo en calzoncillos.

También resulta curioso que si las grandes cadenas decidieron apostar por sus presentadores más famosos o cuando menos más habituales, TVE no eligiera a Mariano Rajoy para dar las uvas, pero eso son decisiones de alto nivel que no tienen por qué ser compartidas con el vulgo. En todo caso, Telecinco y Cuatro unieron esfuerzos para desearnos a todos felicidad y alegría con la pléyade de salvadores o salvados, que nunca estuvo claro su papel, y unos videoclips, desde Karina a Marta Sánchez, haciéndole un evidente feo a Isabel Pantoja que había presentado las uvas en 2011. Cría cuervos... ¿Lo mejor?: el posterior concierto de Alejandro Sanz.

Más información