Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

12 visiones de Cuba tras el espejismo de Obama

Un libro reúne una docena de crónicas, bajo la coordinación de Leila Guerriero

Fueron cuatro meses que pasaron como un vendaval. Un día aterrizó el Air Force One presidencial. Obama se bajó y apareció en la tele para jugar al dominó. El huracán descargó también la tormenta eléctrica de Mick Jagger contorneándose como Fausto junto a los Rolling Stones. Al rato, un perfume de Chanel quedó entre la espuma del malecón tras un desfile de sus modelos y, para colmo, rodaron en la isla la enésima secuela de The Fast and the Furious…

Luego llegó Donald Trump y acabó la fiesta. Regresaron a la casilla de salida, pero algo quedó. Entre otras cosas Cuba en la encrucijada (Debate), un compendio de 12 crónicas coordinadas por la periodista Leila Guerriero para dar cuenta de aquello.

Cuba explotaba, pero nadie sabía cómo se pagarían los destrozos ni la inundación. "Quizás porque es el único país que se rebela contra el principio de Arquímedes", comenta Mauricio Vicent, corresponsal de EL PAÍS allí durante 20 años: "Desplaza mucho más agua de la que se presume por su ínfimo volumen". Como dice una amiga suya, que prefiere dejar en el anonimato: "Otro golpe de éxito así no lo resistiremos".

O quizás porque, como sostiene Manuel Gutiérrez Aragón, ese cubano nacido en Torrelavega, "el futuro está más o menos claro, lo que representa una incógnita son otras cosas. En el socialismo, los dirigentes nunca saben bien qué pasado les espera". Los dos, junto al actor y escritor Vladimir Cruz, presentaron ayer en la librería Ocho y Medio de Madrid el libro que surgió después de aquel intenso Bienvenido Mr Marshall caribeño.

Una radiografía de un país en el que, según Cruz, "tenemos muy poco margen para equivocarnos". El actor escribe una historia personal del cine de la isla, mientras que Vicent se ocupa de otro hecho diferencial: la santería, esa gran religión de un país oficialmente ateo. Leonardo Padura, Iván de la Nuez, Wendy Guerra, Carlos Manuel Álvarez, Patricia Engel o Rubén Gallo, entre otros, colaboran en el volumen, un paseo por la isla peculiar, pintoresca, en palabras de Gutiérrez Aragón, "donde todo anda en permanente cambio a pesar de su apariencia estática".