Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marwan y Boa Mistura: palabras con color madrileño en México

El cantautor y el colectivo de artistas callejeros viajan a la Feria de Guadalajara como símbolos de la fuerza creativa de la capital

En algún momento del pasado, mientras Marwan mamaba como adolescente letras de Sabina y Serrat para afianzar el tronco de su desarraigo, los cinco componentes de Boa Mistura embellecían con sus sprays la extraña anarquía estética de los suburbios. Retaban dispersos por Madrid el desafío de sus talentos nacientes para la poesía, para la música, para el arte... Llegó el 15-M y, al abrigo de una multitud cómplice, tomaron la calle. Hoy, ya trascienden las aceras de su ciudad. Son artistas consagrados internacionalmente y como tales se presentan este noviembre en la Feria del Libro de Guadalajara (la FIL de México), uno de los acontecimientos más importantes de la cultura en español a nivel mundial.

Este año se centra en la fuerza creativa de Madrid. Y ambos desembarcan junto a una hueste de escritores, músicos, artistas plásticos, gentes de la escena, bajo el lema Ganarás la luz, en homenaje a León Felipe, e impulsado por el Ayuntamiento de Manuela Carmena. Antes de salir, en el cuartel de Boa Mistura, por la zona de Conde Duque, Pablo Purón, uno de sus cinco componentes, enseña a Marwan los planos del barrio que van a intervenir en Guadalajara. El cantante y poeta, por su parte, entona Puede ser que la conozcas, la canción dedicada a la ciudad donde viven.

Los Boa Mistura llegarán a la capital del estado de Jalisco a mediados de noviembre. Allí se instalarán en la colonia Infonavit Independencia, una colmena azotada por las garras de la delincuencia y el narco, para decorar suelo y fachadas. No será sin permiso. Antes, los vecinos de este lugar han votado el diseño que más les gusta. “Casi mil personas participaron en la decisión. La propuesta ganó por tres votos”, comenta Purón. Así que a partir de 2018, entre los vivos colores de sus casas destacarán estas palabras: fui, soy y seré.

Para ello engarzan con el mantra de la cultura Wixárika: “Representan el concepto de comunidad a través del tiempo. Todo lo que son y han sido está conectado. Así es como entienden y conciben el mundo”, afirma el componente de Boa Mistura. Y así es como ellos han mezclado la fuerza de tres colores fundamentales para embellecer el barrio: “El azul que es el creador, el rojo dios del fuego y el verde, que representa a la abuela tierra”.

El desembarco de Madrid en la FIL

Acorde con el gigante cultural que es la Feria de Guadalajara en México –más de 800.000 visitantes en 2016 y 2.000 editoriales de 47 países invitados-, Madrid, ciudad protagonista este año, prepara su desembarco. Entre el 25 de noviembre y el 3 de diciembre próximos, la capital de Jalisco aliviará mucho esa nostalgia de chotis que le dedicó Agustín Lara. Eso de en México se piensa mucho en ti, se transformará por en México se espera mucho de ti gracias al programa de actos que protagonizarán los 200 artistas y autores invitados a la FIL. Serán los encargados de mostrar el músculo creativo de la ciudad en literatura, artes escénicas, música, cine y artes plásticas.

Lo harán en comunidad. Frente a un equipo de 20 personas en las que hay 10 estudiantes de la Universidad de Guadalajara y con quien quiera apuntarse voluntariamente, siempre bienvenido para rematar la faena con varios brochazos en una superficie total de 5.000 metros cuadrados. “Probablemente se trata de la obra de más envergadura que hayamos hecho”, comenta Purón. ¿El objetivo? “Embellecer los espacios”. Tatuar otra ciudad, como les gusta decir a ellos.

Marwan lleva la guitarra para que conjugue con el verbo de su voz poética. México es una de sus plazas. Le esperan algunos conversatorios en público, una actuación en un teatro que se llenará con 5.000 localidades y algún acto en el que recitará y contará historias con su hermano Samir, también escritor e inspirador de alguna de sus canciones. Los nombres se los deben a la parte palestina, heredada de su padre, un antiguo estudiante de medicina, casado con una soriana, que se instaló en Aluche. En ese barrio creció Marwan, acunado por una nana de cantautores que sonaban constantemente por la casa.

Luego vino la lectura, más concretamente, la poesía. Con los representantes de la corriente de la experiencia como maestros: Luis García Montero, Benjamín Prado, Karmelo G. Iribarren, alternados con Vicente Gallego, Manuel Vilas o los ecos clásicos de Miguel Hernández. Han sido su semilla, su alimento, se considera discípulo de ellos en complicidades. Y guarda mucho en los cajones, por consejo de Prado: “Benjamín me enseñó que una cosa es lo que se escribe y otra lo que se publica”.

Lo que en Guadalajara quedará a la vista, tanto de él como de Boa Mistura, sin duda, es ese el nervio creativo de un territorio cosmopolita como el presente Madrid. “El mejor lugar del mundo para vivir, la ciudad más abierta, este gran barrio en el que a nadie se le expulsa por su procedencia”, comenta Marwan.