Muere Federico LuppiOpinión
i

Lo que aprendí de Federico Luppi

Rodamos 'Éxtasis' a partir de un impulso por contar la ausencia de padre, la necesidad de padre, envueltos en nuestra fascinación por Federico

Javier Bardem y Federico Luppi, en 'Éxtasis'.
Javier Bardem y Federico Luppi, en 'Éxtasis'.

Más información

Rodamos Éxtasis a partir de un impulso por contar la ausencia de padre, la necesidad de padre, envueltos en nuestra fascinación por Federico Luppi. Ahora que somos padres puede resultar ingenuo. Pero entonces, cuando solo éramos hijos, se nos iba la vida en contar aquello.

Federico, para nosotros, era una referencia. Y se lo dije: “Si tu lengua materna fuera el inglés, tendrías el reconocimiento de Gregory Peck. Pero tienes la mala suerte de hablar español”. Él alzó una ceja y me miró, como diciendo “No digas tonterías, Mariano, que ya sos mayorcito”.

En aquellos tiempos Javier, Dani, Leire y yo teníamos muy recientes las enseñanzas de la escuela de teatro. Creíamos en lo que llamábamos "libertad" del actor: los actores debían moverse a su antojo, la cámara y las luces se debían adaptar a ellos, nada se debía interponer entre el actor y el "arte"... Hasta que Federico nos explicó su concepto de libertad. "Yo en un primer plano necesito que me digas exactamente dónde tengo que poner la barbilla, en qué punto tengo que fijar los ojos, en qué milímetro me golpea la luz, en qué palabra tengo que mover la cara. Cuando me marques eso empezaré a sentirme libre para interpretar".

Los cuatro nos sentábamos a ver las tomas que había rodado Federico, a estudiarlas, como quien estudia a los clásicos. ¿Cómo era posible que un actor comunicara tanto haciendo tan poco? Luppi lo explicaba con su sonrisa irónica: "Hay cosas del trabajo que solo te las da la edad".

Para siempre quedan sus trabajos en Tiempo de revancha, Últimos días de la víctima, Un lugar en el mundo, Cronos, Lugares comunes, Nadie hablara de nosotras cuando hayamos muerto... Para todos queda una carrera brillante ligada siempre a dos lealtades: al gran Adolfo Aristarain, y a todos los directores jóvenes a los que ayudó.

Cuando estás empezando a dirigir -y uno siempre está empezando a dirigir-, te encuentras con algunos socios que te acompañarán para siempre. De Éxtasis guardo la complicidad de los actores. Javier y Dani, Leyre y Silvia. Por un tiempo que ahora nos parece eterno, Federico Luppi fue nuestro padre. Hoy lloramos todos juntos su muerte.

Mariano Barroso, vicepresidente de la Academia de Cine, dirigió a Federico Luppi en 1996 Éxtasis, con Javier Bardem, Daniel Guzmán, Leyre Berrocal y Silvia Munt.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50