Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia impondrá una tasa a Netflix y YouTube para financiar su cine

El impuesto se aplicará a plataformas de Internet que ofrecen servicios audiovisuales de pago o se sufragan con publicidad

Cartel publicitario de la serie 'Narcos', producida por Netflix, en la Puerta del Sol de Madrid.
Cartel publicitario de la serie 'Narcos', producida por Netflix, en la Puerta del Sol de Madrid.

Francia quiere que las plataformas extranjeras de distribución audiovisual por Internet de pago o que viven de la publicidad, como Netflix o YouTube, ayuden a sufragar su cine, el medio más afectado por la competencia de estos servicios online. Para ello, el Gobierno de Emmanuel Macron impondrá una tasa a estas empresas mediante un decreto que se anunciará “en los próximos días”, según ha adelantado este miércoles la ministra de Cultura gala, Françoise Nyssen. El dinero recaudado irá a las arcas del Centro Nacional de Cinematografía (CNC), el organismo encargado de las políticas de apoyo al cine, el sector audiovisual, el vídeo y el multimedia, incluidos los videojuegos.

El objetivo es que “estos actores entren en el círculo virtuoso de la financiación de la creación”, ha explicado la ministra en una entrevista con el diario económico Les Echos. Se trata, agrega, de una “señal fuerte” a estas plataformas. A esta tasa se añadirán “pronto” las medidas que se derivan de una directiva europea que prevé que esos sitios deben ajustarse a la reglamentación de los países de destino, acota.

El momento elegido para este anuncio no es casual. En el marco de los ajustes presupuestarios que se apresta a anunciar el Gobierno para el año que viene, también el sector audiovisual tendrá que apretarse algo el cinturón. Según ha adelantado el ejecutivo, a pesar de las promesas en sentido contrario del anterior gobierno, el presupuesto de 2018 contendrá 36 millones de euros menos que el de este año para los grupos audiovisuales. Una decisión que, pese a la inquietud del sector, no es negociable, subraya Nyssen, en vista de “la situación presupuestaria degradada” que se encontró el equipo de Macron al asumir el poder. La ministra recuerda que el recorte previsto no llega al 1% del presupuesto total al sector (4.500 millones de euros para todos los grupos audiovisuales públicos) y que sigue siendo superior a lo percibido por estos en 2015 y 2016.

Netflix ya protagonizó otra polémica en Francia, el pasado mayo: el festival de Cannes, presionado por los exhibidores nacionales, aprobó un cambio de su reglamento que castiga precisamente al coloso estadounidense. A partir de la edición 2018 del certamen, no podrán optar a la Palma de Oro filmes que no tengan garantizado su estreno en salas comerciales de Francia. Netflix, que compitió con dos largos este año en Cannes, da prioridad absoluta al lanzamiento online de sus obras, y solo en contadas ocasiones sus películas debutan también en las salas.

La piratería 'online', un “flagelo”

Además de la tasa a plataformas como Netflix, el Gobierno francés está poniendo también en marcha un "plan de acción contra el pirateo”, dentro del cual se enmarca el acuerdo suscrito ayer entre Google —propietario de YouTube— y la Asociación Francesa de Lucha contra la Piratería Audiovisual (ALPA). En virtud de ese convenio, Google establecerá una mejor cooperación entre su plataforma YouTube y los tenedores de derechos de autor de obras audiovisuales que se quejan de las pérdidas por el pirateo. “No queremos que los estafadores utilicen más nuestras plataformas en detrimento de los creadores”, dijo el presidente de Google en Europa, Oriente Medio y África, Carlo D’Asaro Biondo, durante la ceremonia, a la que también asistió Nyssen, quien manifestó su deseo de que este solo sea un primer paso en el marco de acuerdos con otras plataformas similares.

Como antigua editora —hasta que Macron la nombró ministra, Nyssen estaba al frente de la reputada editorial Actes Sud— la titular de Cultura dice ser muy consciente “del trabajo que representa el acto de crear” y de la importancia de que “una obra sea remunerada, para que pueda seguir existiendo”. “El mito de todo gratis no es defendible”, subraya en Les Echos.

En este sentido, considera la piratería “un flagelo” a combatir en todas las esferas. Por ello, además de acuerdos como el alcanzado con Google la víspera, Nyssen resalta la importancia no solo de luchar contra los productos falsificados, sino también de concienciar desde pronto a los ciudadanos de los peligros de la piratería. “Hace falta que los niños comprendan que si piratean, habrá muchos medios que dejarán de existir cuando ellos lleguen a la edad laboral”, advierte.

Los franceses, los más cinéfilos de Europa

Francia es, en Europa, el paraíso del cine. Con 213 millones de entradas vendidas, los cines galos fueron en 2016 los visitantes más asiduos a las salas de cine en todo el viejo continente, muy por delante de Reino Unido (168 millones) y Alemania (121 millones), según datos del CNC.

Más información